Front page

Menu

Volar sobre La Paz

 La primera vez que visité la ciudad de La Paz fue hace 16 años en mi primer viaje fuera de Argentina. Sin entender mucho de qué se trataba esto de viajar, me tomé un avión desde Buenos Aires a La Paz y llegué así a Bolivia con ganas de recorrer un pedacito de Latinoamérica. Claro, era el año 2000 y las cosas no iba nada bien en Bolivia y en muchos otros países de la región. Eran tiempos de gobiernos neoliberales y las privatizaciones se apoderaban de la agenda de política pública. En Bolivia, el ímpetu privatizador llegó hasta un extremo impensado: el agua. Con el impulso del Banco Mundial, el gobierno del presidente –y dictador- Banzer, firmó un convenio con la multinacional Bechtel para privatizar el suministro de agua a la ciudad de Cochabamba, la más poblada del país. Con la privatización vino el aumento de las tarifas y ahí las protestas se multiplicaron, la gente tomó las calles y el gobierno declaró la ley marcial para intentar frenar los disturbios. En ese contexto llegué a La Paz por primera vez.

Luego volví en el año 2003. La cosa no había cambiado mucho. El clima de conflicto parecía ser la constante de este país. El 2003 fue el año de la llamada “guerra del gas”. La guerra del gas fue el nombre que se dieron a los conflictos desarrollados durante 2003, relacionados con la exportación de gas natural de Bolivia a Estados Unidos y México a través de Chile. Las principales demanda que originó la protesta social era a la no exportación del gas natural hasta que existiera una política para abastecer el mercado interno, de la misma manera por los precios bajos (considerados casi de regalo) a los que se pretendía exportar el gas. La gente tomó las calles y fue imposible eludir los cortes de ruta: La Paz estaba sitiada. Fue por más de una semana que no pude salir, incluso cuando salí fue de noche, en un bus ilegal y camino a Coroico, el único lugar habilitado para literalmente huir del lugar.

DSC_0270 DSC_0265 DSC_0258

Esta vez fue radicalmente distinto. Luego de más de 15 años de mi primera vez en La Paz, la encontré totalmente distinta. Bueno, no todo cambió, sigue teniendo sus mercados, sus cholitas con las ropas tradicionales, sus puestitos de comida callejera y su incesante tráfico de combis. Pero está más ordenada, más entendible, y sí… más bonita. No quiero hacer un post cargado de política ni meterme en temas controversiales (o sí) pero la verdad es que en el último tiempo la Paz (y Bolivia en general) han cambiado mucho. Se nota en las rutas, se nota en la infraestructura turística disponible y pero también se nota en el acceso a servicios públicos para las personas: por todos lados se han levantado escuelas, colegios, hospitales y salas de primeros auxilios. La calidad de vida de Bolivia cambió, y se nota. No hace falta hacer un listado exhaustivo, se nota en la calle, se nota en la gente, en los viajeros y en los locales, Bolivia está distinta. El gobierno de Evo la cambió. Ya en sus primeros discursos, Evo Morales declaró la necesidad de nacionalizar los hidrocarburos, que se encontraban en manos de empresas transnacionales. Y con estos recursos que pasaron a formar parte del estado, el gobierno del MAS armó una mega campaña de alfabetización que permitió el acceso a la lecto-escritura a más de un millón y medio de bolivianos. Por eso digo que está distinta. Está más bonita pero también, tiene más dignidad al reconocer su auténtico origen. La declaración de la nueva república como Estado Plurinacional fue un momento histórico. Luego de siglos de sumisión y despejo, por primera vez los pueblos originarios del país tomaban visibilidad. Tuvo que llegar un presidente indígena para que esto pase.

Entre tantos cambios que ocurrieron en Bolivia y particularmente, en La Paz, hubo uno que particularmente me llamó la atención: la construcción de un teleférico que une diferentes puntos de la ciudad de La Paz, con la periférica ciudad de El Alto, ubicadas una sobre otra. El teleférico no es un simple atractivo turístico para que los visitantes de la ciudad paseen. No. Se trata de una complejísima obra de ingeniería que costó varios miles de millones pero le cambió la vida al ciudadano común. Antes, ir a comprar a los mercados populares de El Alto suponía un viaje de una hora por una serpenteante carretera bordeando el precipicio hasta escalar casi los 4.000 msnm. En el sentido opuesto, para cualquier habitante de El Alto, llegar a las instituciones públicas, escuelas y hospitales ubicados en el centro de La Paz suponía, en el mejor de los casos, más de una hora en un interminable descenso por laberintos callejeros que culminaban en la tradicional Av. El Prado. Hoy esto cambió rotundamente. En diferentes puntos del sur, centro y norte de la ciudad se puede acceder a estaciones del teleférico que en apenas un puñado de minutos conectan La Paz y el Alto y viceversa.

 DSC_0472 DSC_0485 DSC_0479 DSC_0477 DSC_0471

Es realmente difícil transmitir la sensación mágica que se siente al sobrevolar una ciudad como La Paz. El teleférico realmente se eleva a una altura considerable y eso permite apreciar, desde lo alto, el mar de casas que se expande hacia cada punto del valle y como trepan, las casas, las colinas de los cerros que rodean la ciudad. Parece que la ciudad no termina nunca, las casitas se extienden hasta el horizonte y se pierden en lo alto de los cerros. Actualmente hay tres líneas de teleférico en funcionamiento, con unas 400 cabinas para 10 pasajeros cada uno que funcionan durante 17 horas por día haciendo un trayecto de unos 4 kilómetros en promedio. Esto supone que el teleférico tiene la capacidad de transportar 6000 pasajeros diarios por cada línea. Es una obra realmente impresionante y está en marcha la construcción de 5 líneas más. Enfatizo algo: no vi turistas viajando en el teleférico. Esta obra cumple claramente una función social. Vi a la gente común usarlo, a los pibes que van y vienen de la escuela, a las madres que llevan a los hijos al hospital y a hombre y mujeres que van a trabajar a la ciudad o a vender sus cosas en las ferias el alto. Es realmente a primera vez que veo un teleférico al servicio de la gente. Vale como el boleto de un colectivo y no une lugares turísticos: une lugares a donde la gente de a pie necesita llegar. Grande Evo!

DSC_0486 DSC_0487 DSC_0490

DSC_0499 DSC_0520DSC_0512DSC_0503

Si quieren comentar, sugerir algo o hacer una crítica sobre este lugar, no duden en dejar su comentario. Está bueno poder hacer algo interactivo entre el blog y los lectores así todos aprendemos.

A los que les ha gustado este post, los invito a sumarse con un “Me Gusta” en la página de FACEBOOK o a suscribirse al blog para que les lleguen las novedades en su correo electrónico. Gracia

, , , , ,

14 Responses to Volar sobre La Paz

  1. Viagem Cult 03/21/2016 at 17:49 #

    Pablits, anduvimos en los 3 telefericos de La Paz y la verdad que las vistas son increíbles. Me encantó y se lo recomiendo a todos! Abrazotes

    • polviajero 03/22/2016 at 00:36 #

      Seee! impresionante! yo me quedé con las ganas de subir de noche porque lo dejé para el último día y me sentía mal… pero bue, una buena excusa para volver!!! saludos y que siga esa honeymoon a full!

  2. María Alfaro Mosca 02/28/2016 at 20:38 #

    Muy interesantes tus comentarios y tus fotos. No conozco Bolivia pero, tal vez sea. Creo que Bolivia a progresado mucho con el gobierno de Evo y las reformas que hicieron si la gente se apropia de ellas continuarán. De todos modos pienso que los gobernantes deben alternarse en las primeras magistraturas como garantía de la democracia. Si los partidos políticos están bien contituídos se puede. Perdón, me extendí demasiado. Abrazo!

    • polviajero 02/28/2016 at 23:42 #

      Complementamente de acuerdo, la alternancia es muy buena, sino los políticos se enquistan en el Estado y se creen dueños. Bolivia votó y dijo que no a la reelección de Evo. Eso supone un gran desafío para el MAS, su partido, si quiere seguir en el poder. Veremos… mientras, a seguir viajando!

  3. maria teresa shanahan 02/24/2016 at 09:18 #

    hola, gracias por mostrarme La Paz, yo estuve allí antes de Evo. No pudimos recorrerla pues me apuné y nos fuimos a , Copacabana rápido. La congestión de vehículos nos asustó un poco,. Al no haber camping, se nos complicaba la búsqueda de hotel con cochera alta para una Sprinter M.Benz. Mucha desconfianza para dejarte estacionar y dormir en la estaciones de servicio, y también nos llamó la atención el personal policial tan “armado”. Somos padrinos de una niña boliviana y se fueron de Argentina para regresar a su país. Evo lo cambió, para beneficio de su gente. Gracias por seguir compartiendo tus experiencias y fotos.

    • polviajero 02/24/2016 at 11:50 #

      Que lindo lo del padrinazgo! Se nota el cambio en Bolivia. Como siempre, falta mucho… pero la vida ahora es diferente.
      SAludos y a volver a La Paz con la excusa de visitar a la ahijada! Saludos!

  4. Marchu 02/21/2016 at 20:37 #

    Interesantes las fotos de Boliviano. Es tu blog y podes opinar lo que se te ocurra, pero el pluralismo político que es un pilar de la democracia, no va con Morales que no cumple con la constitución de su nación y obliga a un referéndum para cambiarla y así perdurar hasta 2025 más los 10 años que lleva en el poder, son casi 20 años!! Y sin comentar los hechos de corrupción q salpican su gestión. Perdona pero siempre bregó por el libertad de pensamiento y la renovación de personajes de la política, porque siempre hice de la libertad una forma de vida. Cada cual ve de la realidad lo que le gusta, pero hay verdades q no se pueden tapar, tal como al sol con un dedo.!!!

    • polviajero 02/21/2016 at 23:21 #

      Muy de acuerdo con la importancia de la libertad… por eso hoy Bolivia está votando. Y a esta altura de la noche, le está diciendo que NO a Evo… viste? es así la democracia, a veces se gana y a veces se pierde. Igual, insisto: aguante Evo!

  5. trayectoriasenviajecom 02/20/2016 at 22:56 #

    ¡Hola Pablo! Nosotros hace unos 10 días que estamos en La Paz y este miércoles conocimos El Alto y el teleférico, y nos encantó volar sobre la ciudad. Ya lo habíamos vivido en Medellín, donde incluso allí quienes viven en las zonas altas no pagan el pasaje, como vos decís al servicio de la gente.
    Es la primera vez que estamos en la ciudad así que no podemos sentir el cambio. Igualmente este domingo 21 es el referendo así que la ciudad está un poco convulsionada. Nos vamos a quedar un mes así que seguiremos descubriendo detalles de la ciudad. ¡Saludos!

    • polviajero 02/21/2016 at 02:22 #

      Está muy bien cuando estas obras se hacen al servicio del que vive en la zona… es cierto, el clima político en Bolivia está cambiando. Mañana será un día clave! yo le tengo fe a Evo 😉 abrazo y que siga el buen viaje!

  6. Nahuel 02/20/2016 at 16:47 #

    Las vistas desde el telesferico son increibles! a mi me causo mucha impresion que en cierto punto se vea una mancha color naranja con puntitos negros. Es muy recomendado el paseo y la vista desde El Alto tambien es muy impresionante!!

    • polviajero 02/20/2016 at 17:31 #

      Si, la vista desde el Alto también es para recomenar! impresionante la paz… no se qué es eso de la mahca color naranja con puntitos negros… sabesque era? yo no la vi.

  7. Noelia 02/20/2016 at 12:01 #

    Que bueno lo del teleférico, lo veré en la próxima visita a La Paz =D
    Estuve allí en 2012 y en 2014, y el clima ya no era el que viviste vos en el 2000 y en el 2003. Particularmente, creo que la gente de Bolivia es de la más amable que he conocido en la vida, y espero volver a ir muchas más veces, y que cada vez estén mejor.
    ¿Hasta cuándo estás en Argentina?¿Cuál es tu próximo destino? ¡Contanos!

    • polviajero 02/20/2016 at 14:02 #

      Buenas! puede ser, yo no he tenido malas experiencias con la gente de Bolivia, mucho peor me caen los norteamericanos jejejej… pero bueno, depende mucho de quien se cruza uno en el camino no? Por un par de meses estaré en Buenos Aires, luego sigo por Latinoamérica con el trabajo para la tesis! abrazo noe!

Leave a Reply to Marchu Cancel reply

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes