Front page

Menu

Amor a Valparaíso

AMO, Valparaíso, cuanto encierras, y cuanto irradias, novia del océano, hasta más lejos de tu nimbo sordo. Amo la luz violeta con que acudes al marinero en la noche del mar, y entonces eres -rosa de azahares- luminosa y desnuda, fuego y niebla. Que nadie venga con un martillo turbio a golpear lo que amo, a defenderte: nadie sino mi ser por tus secretos: nadie sino mi voz por tus abiertas hileras de rocío, por tus escalones en donde la maternidad salobre del mar te besa, nadie sino mis labios en tu corona fría de sirena, elevada en el aire de la altura, oceánico amor, Valparaíso, reina de todas las costas del mundo, verdadera central de olas y barcos (…)

Fragmento de Amo, Valparaíso, cuanto encierras… – Poema de Pablo Neruda

Amé Valparaíso, sin dudas. Y fue un amor a primera vista. Llegué desde el sur, desde la región del Maule, con un paso fugaz por Santiago solo para cambiar de autobus. Y sin darme cuenta, estaba pasando desde una región de valles y viñedos al mismísimo océano.

Valparaíso es una bella ciudad puerto, sumamente fotogénica, que creció mirando al Oceáno Pacífico. Su historia se remonta a principios del siglos XVI por lo cual se trata de una de las primeras ciudades de Chile. Su desarrollo urbano fue expandiéndose modelado por la particular topografía de la zona. La ciudad sube y baja al ritmo de los más de 40 cerros sobre los que se asienta. Ciudad de callecitas estrechas y empinadas, repleta de subidas, bajadas, ascensores, balcones y callejones, Valpo creo que debe ser una de las ciudades más pintorescas de Chile.

DSC_0331 (Copiar)

Arte urbano en las paredes de Valpo

DSC_0340 (Copiar)

Suben y bajan las calles de Valpo

DSC_0336 (Copiar)

Arte urbano en las paredes de Valpo

DSC_0337 (Copiar)

Empanadas…

DSC_0334 (Copiar)

La historia de Valpo se fue construyendo al ritmo de la inmigración, sobre todo europea. Particularmente fue un lugar muy elegido por ingleses para establecerse en Chile (primero fueron los piratas que asaltaron barcos y saquearon viviendas y luego, en el siglo XIX, los industriales, comerciantes, banqueros y navieros que convirtieron a la ciudad en el cosmopolita epicentro de la vida económica nacional). Cuenta la historia que incluso el famoso pirata Francis Drake habría llegado hasta aquí en 1578 persiguiendo a un barco cargado de oro puro. Pero luego, la independencia y el desarrollo del país en el siglo XIX, atrajeron a miles de europeos, especialmente británicos quienes se dedicaron al comercio, ya sea en forma independiente o como representantes de firmas británicas. Desde la Plaza Sotomayor, frente al muelle Prat, se conformó el centro financiero de la ciudad, con edificios de gran valor como el del Ex Banco de Londres, que se conserva hasta hoy y cuyos revestimientos de bronce y mármol fueron traídos directamente desde Inglaterra. En 1854 se construyó, en la calle Templeman, la iglesia anglicana de Saint Paul, de estilo gótico y sin torre, cuyo órgano fue donado en 1903 por la Reina Victoria. Con tan importante desarrollo, las familias de mercaderes ingleses instaladas en el Cerro Alegre se convirtieron en la vanguardia de la emergente burguesía regional. Así, en el siglo XIX el aire inglés impregna la ciudad. Los niños y jóvenes concurren a colegios con nombres ingleses, las señoras pasan sus tardes en los salones de té que se multiplican en la ciudad y los hombre acuden a sus trabajos luego de leer el Times.

Algo de todo esto permanece en el aire de Valaparaíso, ya no se escucha hablar inglés a los locales pero sí siguen presente en apellidos de ilustres familias y en los toldos de las tiendas. Pero claro, Valparaíso ha cambiado mucho en el último tiempo. Actualmente podríamos afirmar que se encuentra dividida en dos grandes partes: el Plan y los cerros. El Plan está conformado por el trazado original de la ciudad en la zona del puerto, bares y hoteles que nacieron para acoger originariamente a marineros y familias de inmigrantes, las grandes sedes bancarias y decenas de edificios públicos. Hay que recordar que Valpo es la capital legislativa de Chile por lo cual aquí se ubica el Congreso Nacional y decenas de oficinas de parlamentarios.

Por su parte, los cerros conforman un entramado de poblaciones que dan forma a un gran espacio residencial en la ciudad. Hay desde casillas de chapas a palacetes de los más variados estilos arquitectónicos y tamaños, cementerios, paseos peatonales con imponentes vistas del puerto y del océano, hoteles boutiques emplazados en casonas antiguas, restaurantes, tiendas o galerías de arte. Cada cerro posee características urbanas y sociales diferentes. Tiene sus propias calles y escaleras de acceso y muchos tuvieron o tienen el ascensor que los une al plan. Además cada cerro posee sus propias tiendas y sus agrupaciones comunitarias conformando un verdadero referente de identidad para las personas.

DSC_0341 (Copiar)

Arte urbano en las paredes de Valpo

DSC_0343 (Copiar)

Usá la bici… sí, dale!

DSC_0352 (Copiar)

Arte urbano en las paredes de Valpo

DSC_0357 (Copiar)

Los coloridos frentes de Valpo

DSC_0354 (Copiar)

Particularmente me alojé en un hostal ubicado en el Cerro Alegre de Valparaíso, uno de los más transitados por los viajeros que llegan a recorrer la ciudad. Junto con el Cerro Concepción, el Cerro Alegre alberga gran parte del patrimonio histórico de la ciudad. Ambos conservan su trazado original y su pasado aristocrático ha dejado decenas de palacetes y casas de varias plantas hoy convertidas en hoteles boutique o restaurantes de varios cubiertos. No hay mejor cosa para hacer en el Cerro Alegre que caminar. Sus calles ondulantes están repletas de rincones para fotografiar. Las antiguas casas de la oligarquía se intercalan con viviendas modestas de chapa, todas muy coloridas y cubiertas de gratifis en sus paredes. Hay tres ascensores declarados Monumento Histórico: El Peral, Reina Victoria y Concepción, y otros dos edificios en la misma categoría: la Iglesia Anglicana de San Pablo (que fue construida en 1858) y el Palacio Baburizza, de principios del siglo XX, actual Museo de Bellas Artes. Los mejores lugares para disfrutar de la vida del cerro y sus alrededores son algunos de los paseos peatonales con vista a la bahía que hay en la zona: el paseo Yugoslavo, cercano al museo de Bellas Artes, el Paseo Gervasoni y el Paseo Atkinson, donde se suelen encontrar artistas callejeros pintando escenas de la bahía.

DSC_0411 (Copiar)

Vista de la Bahía desde uno de los paseos

DSC_0386 (Copiar) DSC_0387 (Copiar) DSC_0389 (Copiar) DSC_0405 (Copiar) DSC_0398 (Copiar)

 Bonus de Valpo: la Sebastiana

Siento el cansancio de Santiago. Quiero hallar en Valparaíso una casita para vivir y escribir tranquilo. Tiene que poseer algunas condiciones. No puede estar ni muy arriba ni muy abajo. Debe ser solitaria, pero no en exceso. Vecinos, ojala invisibles. No deben verse ni escucharse. Original, pero no incómoda. Muy alada, pero firme. Ni muy grande ni muy chica. Lejos de todo pero cerca de la movilización. Independiente, pero con comercio cerca. Además tiene que ser muy barata ¿Crees que podré encontrar una casa así en Valparaíso?”.

Éste fue el encargo que el poeta chileno Pablo Neruda les había hecho, en 1959, a sus amigas Sara Vial y Marie Martner. Parecía difícil encontrar una casa que satisficiera las aspiraciones del poeta, pero después de mucho buscar apareció un caserón en obra, ubicado en el cerro Florida. Era una construcción del español Sebastián Collado, quien murió dejando la casa inconclusa y a quien se debe el nombre con el que Neruda bautizó a su hogar en Valparaíso. La decoró con claraboyas, fotos del puerto y objetos traídos de todo el mundo. La casa se inauguró el 18 de septiembre de 1961 con una fiesta memorable. Cada uno de los invitados fue incluido además en una “Lista por méritos inolvidables”, donde se destacaba la ayuda que habían prestado para convertir esa casa abandonada, en “La Sebastiana”.   

DSC_0552 (Copiar)

Estatua a Neruda en la Plaza de los Poetas

DSC_0528 (Copiar)

La Sebastiana, la casa de Neruda en Valpoi

DSC_0542 (Copiar)

Vista de Valpo desde el living de La Sebastiana

DSC_0541 (Copiar)

El cuarto de Neruda con una vista inmejorable

Valparaíso es una ciudad para disfrutar, para recorrer tranquilo de forma tal que se puedan descubrir sus detalles. Los murales que decoran sus paredes coloridas merecen una mención especial. Le dan a la ciudad un toque distinto a cualquier otra. Si bien Valparaíso está repleta de galerías de arte, creo que la mayor obra de arte la conforman el conjunto de sus muros pintados por auténticos artistas callejeros.

Nota de orientación práctica: Lo mejor que uno puede hacer en Valparaíso es perderse por sus callecitas, animarse a recorrer sus rincones y sorprenderse cada vez que uno da la vuelta a una esquina. Total, es fácil: si uno baja, llega al mar. Si quiere volver al cerro, sube… o se toma un ascensor y listo. Puede volver a comenzar.

DSC_0570 (Copiar)

Feria de Arte en el Downtown de Valpo

 

DSC_0558 (Copiar)

El centro de Valpo

DSC_0571 (Copiar)

Los históricos ascensores para subir a los cerros

DSC_0591 (Copiar)

La Armada de Chile en el puerto de Valparaíso

DSC_0595 (Copiar)

El Puerto de Valparaíso

DSC_0601 (Copiar)

El Puerto de Valparaíso

Si quieren comentar, sugerir algo o hacer una crítica sobre este post, no duden en dejar su comentario. Está bueno poder hacer algo interactivo entre el blog y los lectores así todos aprendemos.

A los que les ha gustado este post, los invito a sumarse con un “Me Gusta” en la página de FACEBOOK o a suscribirse al blog para que les lleguen las novedades en su correo electrónico. Gracias!

, , , ,

8 Responses to Amor a Valparaíso

  1. Llun Lin Lay 11/09/2015 at 20:06 #

    Faltó en los Tips: hay que llevar zapatos planos. Hay unas subidas ….y uno se pregunta cómo lo hace la gente en forma rutinaria, todo los días….

    • polviajero 11/11/2015 at 21:21 #

      Tal cual! yo lo meditaba varias veces antes de subir al hostel jejejej con tal de no tener que bajar y volver a subir! Y eso que estaba de vacaciones!!!!! abrazo Llun!

  2. Llun Lin Lay 11/08/2015 at 18:27 #

    Hola:

    Buenas fotos!. La primera vez que fuí al Vaparaíso llevaba un plan para conocer y no pude completar. Tal cómo dices, siempre encuentras algo a la vuelta de la esquina que te llama la atención/interesa. He ido dos veces posteriormente y nunca he podido conocer todo. Lo más adecuado es dejarse llevar por las calles, sin tanta estructura. Llama la atención las pinturas en las fachadas de las casas, cual de todas más ingeniosa, como el de la bicicleta. Y las diferentes arquitectura de las casas, algunas literalmente colgadas del cerro.

    Ya que estás en Viña del Mar, te cuento que hay varios palacios y castillos. Sí castillos, no del tamaño que has visto, pero castillos en miniatura. Hay uno, el castillo Wulff que está centrico.En el interior hay una zona que tiene el piso de vidrio, se puede ver el mar y las rocas. Desde allí, el 31 de Diciembre, la autoridad de esa ciudad, da el “vamos” a los fuegos artificiales de fin de año. Aunque Valparaíso es la más antigua, desde hace varios años, Valparaíso, Viña del Mar y Concón, se unen y dan la partida al mismo tiempo a los fuegos artificiales en el mar para celebrar el nuevo año. Un lindo espectáculo, en que no hay que estresarse por una buena ubicación. Se ve desde cualquier punto.

    Saludos

    Llun Lin Lay

    • polviajero 11/09/2015 at 11:16 #

      Buenas!!! Tal cual, nada mejor que perderse en esas callecitas y disfrutar de la ciudad… incluso de las subidas! Viña me gustó mucho también, ya vendrá post al respecto. nos recibió con nubarrones pero igual la disfrutamos. Mucha caminata, mucha playa! un lugar muy lindo para relajarse y disfrutar. Abrazo y saludos desde Copiapó, acabamos de llegar!

  3. Graciela Elina 11/08/2015 at 14:06 #

    Amo Valparaiso!!!

    • polviajero 11/08/2015 at 16:53 #

      Tal cual! amor a esta ciudad!!! saludos Graciela!

  4. Marchu 11/08/2015 at 11:58 #

    Que interesante post!! Que gratos recuerdos traes de Valparaiso!!! Conozco la casa del poeta la Sebastianá, pero si podes anda a la de Isla Negra…alucina. Éxitos en tus proyectos! Saludos 😁😁 y 👍👍

    • polviajero 11/08/2015 at 16:52 #

      Gracias Marchu, este finde estamos en Viña pero bueno, no vamos a Isla Negra, nos quedamos acá en la ciudad disfrutando de la costanera… en fin, dejamos una excusa para volver! saludos y un abrazo desde Chile!

Si querés, dejá tu comentario...

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes