Front page

Menu

[De viaje por EUROPA] // El valle del Loire

Vuelvo a escribir sobre Europa. El viaje por Asia terminó por lo cual vuelvo a la rutina de digitalizar antiguos diarios de viaje, de las épocas en las que el blog no existía (al menos para mí) y las notas de los viajes las tomaba en cuadernos que hoy se amontonan en la biblioteca. Primero fui viajero y luego empecé a escribir sobre mis viajes… ese fue mi orden. Comparto con ustedes algunos relatos de los días recorriendo Francia.

Estando en Francia sabía que uno de los destinos más lindos para recorrer era el Valle del Loire. El Loire es un río que recorre el valle central de Francia y al costado de su lecho se han construido los castillos más bellos de Francia. Las imágenes del medioevo francés resaltan en el Valle del Loire como el vivo recuerdo de una época dorada. La campiña, las aldeas, los campos sembrados, las fortalezas, los puentes son solo la antesala del gran atractivo de la región: los grandes Castillos.

Me desperté temprano en Paris con ganas de llegar al Valle del Loire y una lista enorme de lugares para recorrer en un par de días. El plan era ambicioso y como todo plan ambicioso hay posibilidades de que falle: el que mucho abarca poco aprieta dice el refrán y se aplica a los viajes. Fui hacia la terminal de SNFC (la compañía de trenes de Francia), tomé el tren hacia el sur de París pero como decimos en Argentina, era el “lechero” y paró en todos los pueblitos habidos y por haber. Tardé mil horas en llegar a Orleans y en realidad, no llegué: me bajé en Amboise donde encontré el primero de los castillos del Valle del Loire.

P1170006P1170007P1170010

Amboise es un pueblo muy pintoresco que se ubica a la sombra de un gran castrillo. El castillo de Amboise fue construido alrededor del año 1500 por el Rey Carlos VIII. En la villa que se fundó en los alrededores del castillo vivió durante años el gran Leonardo Da Vinci y su espíritu se mantiene vivo en las decenas y decenas de casas de arte que hoy en día hay en la aldea. El río, la campiña, el castillo y la nieve sobre el campo hacían de aquellos paisajes un marco ideal. Me senté sobre unas piedras, largué la mochila al pasto y me quedé disfrutando del paisaje, nada más.

Recorrí la aldea, no pude entrar al castillo porque justo era el día que estaba cerrado a las visitas por lo cual me quedé caminando por las callejuelas que rodean a la enorme mole de piedra. Estaba fascinado con la sola idea de caminar alrededor de un castillo medieval. Me hubiese quedado horas dando vueltas pero me tenía que ir, a Tours.

P1170014P1170022P1170024

Tours es un pueblo mucho más grande que Amboise, es un pueblo vibrante, creciente y con una enorme Universidad que lo llena de ida durante toda la semana. El centro de su vida social es la plaza Jean Juares pero hay muchos rincones bonitos para visitar, entre ellos la Catedral de Saint Gatien, del siglo XIII y la Basílica de San Martin (por eso el nombre de San Martin de Tours). Mi idea cuando llegué a Tours era recorrer los castillos que rodean la ciudad pero la verdad que los precios de las excursiones me quitaron esta idea de la cabeza. Recorrí un poco la ciudad, di algunas vueltas por el centro histórico y particularmente me quedé un largo rato recorriendo la Basílica de Saint Martin.

Cuando comenzó a anochecer me tomé el tren a Burdeos, donde había reservado hostel para esta noche. Fueron unas 2 horas y media de viaje por lo cual, antes de la medianoche estaba caminando por las congeladas callecitas de Burdeos. No iba a ponerme a recorrer nada a esa hora, solo quería llegar al hostel después de estar todo el día dando vueltas con la mochila a cuestas. El Albergue de Jaunesse (sí, albergue de la juventud) estaba relativamente cerca de la estación de tren por lo que me fui caminando. Obviamente, llegar a una ciudad de noche no es lo mejor, el sentido de orientación es nulo y se complica cuando, en pleno invierno francés, no hay gente en la calle. Y en este contexto, como era de esperarse, me perdí. Pero retomé el rumbo pronto aunque para eso tuve que desandar mis pasos hasta la estación de tren y volver a iniciar la caminata al hostel. Fin del día: me tiré sobre la cama y dormí hasta que el olor de las medialunas del desayuno del día siguiente me despertaron.

 P1170059P1170060

Amboise

Amboise es un pueblito medieval (hablando con propiedad, es una ciudad) que se ubica en la región central de Francia, sobre la margen del Río Loire. La ciudad es famosa por la mansión de Clos Lucé donde vivió Leonardo Da Vinci invitado por el rey Francisco I de Francia. Las casitas de madera del pueblo mantienen vivo el clima de época. Además en las afueras de la ciudad, a pocos kilómetros, hay una Pagoda China, la pagoda de Chanteloup, una pagoda de más de 40 metros de alto construida por el Duque de Choiseul. Es una pagoda de 7 pisos, cada uno de ellos un poco más chico a medida que se acercan a la cima.

Nota: quiero ponerme a escribir sobre Europa y no puedo despegarme de Asia, solo en el primer posteo sobre Francia ya tuve que mencionar que había una pagoda. No comments.

 

El castillo de Amboise

El Castillo de Amboise es una verdadera fortaleza medieval ubicada en la margen del río Loire, a medio kilómetro de la ciudad de Amboise. Fue construido en el siglo XV y sufrió a lo largo de su historia los ataques de los normandos hasta caer en manos de los reyes de Francia. El rey Carlos VIII, nacido en Amboise, lo mandó a cosntruir para enaltecer su ciudad natal. Dentro de la fortaleza se destacan la capilla de Saint-Hubert, con estilo gótico, donde se halla la tumba de Leonardo Da Vinci (aunque en la actualidad la tumba está vacía dado que fue profanada durante la revuelta de los hugonotes). Además de esta capilla, se destacan en la construcción dos enormes torres circulares con rampas para el ingreso de caballos y carretas desde el río. La parte más moderna del castillo fue construida años más tarde por Luis XII, con estilo renacentista.

Actualmente la entrada al castillo es de Euros 10.7 (y con audio guía Euros 14,7) y el castillo está abierto de 9 a 12:30 en invierno (diciembre, enero y febrero) y de 9 a 19 hs durante el resto del año.

 P1170015P1170009

Tours

La ciudad de Tours es la capital del departamento de Loire y a menudo suele nombrársela como “el jardín de Francia”. Su origen se remonta a la época de los galos (a los que habitan esta zona se los llamaba turones) y desde el siglo III se convirtió en un sitio importante para la cristiandad dado que en ella se construyó la Catedral de Saint Gatien. Una de las personalidades que nacieron en esta ciudad fue Martín de Tours quien estando al servicio del ejército romano compartió su manto con un mendigo. A partir de la importancia que tomó el santo para la cristiandad , la ciudad se convirtió en una de las paradas en el camino francés hacia Santiago de Compostela. Luego durante el reinado de Luis XI Tours fue la capital de Francia.

P1170043P1170048

La Basílica de San Martín de Tours.

La Basílica que se encuentra hoy en Tours no es la original que fue destruida en los tiempos de la revolución francesa. La nueva basílica fue construida entre 1886 y 1924 con un estilo neobizantino muy distinto al estilo medieval de la original de la cual solo quedan unas pocas ruinas y una torre. Las reliquias del santo se ubican en la cripta de la Basílica, en su sótano, repleto de mensajes tallados por los creyentes.

P1170053P1170054P1170057

Si quieren seguir leyendo sobre este viaje por Europa pueden visitar las siguientes entradas:

– Para recorrer algo de Alemania… ALEMANIA

– Para conocer Holanda… HOLANDA

-Para seguir viajando por Bélgica…  BELGICA

– Para seguir viajando por Francia… FRANCIA

A los que les haya gustado este post, los invito a sumarse con un “Me Gusta” en la página de FACEBOOK o a suscribirse al blog para que les lleguen las novedades en su correo electrónico. Gracias!

, , , , , ,

No comments yet.

Si querés, dejá tu comentario...

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes