Front page

Menu

Una escuela para el futuro de Quisapincha (Ecuador)

Durante la entrevista al rector de una escuela en el centro de la ciudad de Baños escuché hablar por primera vez de las Unidades Educativas del Milenio. Luego, conversando con otros docentes de la zona, todos me recomendaron visitar alguna de ellas. Era enero y en las sierras ecuatorianas, el ciclo escolar recién había comenzado por lo que mientras mis amigos se dedicaban a recorrer el circuito de las cascadas de la zona, aproveché para ir a conocer las escuelas  “del milenio”. Viajé en autobús desde Baños a Ambato, una ciudad con mucha historia, ubicada en la sierra central del Ecuador y rodeada de volcanes con nieves eternas. Tuve que cambiar de terminal de autobuses para conseguir una camioneta que me lleve hasta la comunidad de Quisapincha, ubicada justo en la cima de un cerro, a unos 15 kilómetros de la ciudad. Se llega luego de una ruta que no para de ascender serpenteando alrededor del cerro mientras la ciudad Ambato va quedando chiquita abajo hasta que se pierde en la bruma.

La Parroquia San Antonio de Quisapincha es una comunidad también con mucha historia, fundada por el pueblo Quisapincha antes de la llegada de los españoles, con varias generaciones de expertos en la cría de animales y el tratamiento del cuero. Hoy Quisapincha no pasa por su mejor momento y muchos jóvenes eligen irse a las ciudades o a otros países en busca de un futuro mejor. El mercado, sigue siendo el punto de reunión social cada día y justo allí me dejó la camioneta. Claro! todos los que van a Quisapincha van al mercado, pero yo no… yo buscaba la escuela. Cuando empiezo a preguntar a la gente por la Escuela del Milenio, todos me indican que estaba lejos, que consiga a alguien que me lleve porque era más arriba en el cerro.  Fui hasta la oficina de la policía frente a la Plaza principal para ver si me podían indicar cómo llegar a la escuela y por suerte, uno de los oficiales se ofreció a llevarme porque era muy lejos y no podía ir caminando.

Subo a la camioneta de la policía junto con otro oficial que tenía que llevar unos papeles a otra parroquia. Mientras recorremos el camino hasta la escuela (y paramos para sacar algunas fotos) me cuentan un poco de la historia del lugar. Resulta que muchos jóvenes ecuatorianos, sobre todo los de origen campesino e indígena, encuentran pocas alternativas en su tierra para progresar y deciden migrar. Intentan llegar a Estados Unidos como sea y varios son los que mueren en el camino. Así fue la historia de Elvia Pasochoa y Magdalena Tipantaxi, dos adolescentes de la comunidad de Quisapincha que siguiendo el camino transitado por muchos otros jóvenes, abandonaron la comunidad en búsqueda de su sueños de un futuro mejor. La tragedia las encontró primero en México y fueron asesinadas por un grupo paramilitar dedicado a la “caza” de inmigrantes. Su caso tomó fama mundial dado que formaron parte de los cuerpos que encontraron enterrados en un galpón en  la  Masacre de Tamaulipas, al sur de México. Esta noticia estremeció al país y cuando los cuerpos fueron repatriados el presidente prometió a la comunidad de Quisapincha que construiría allí la mejor escuela para que nadie más tenga que abandonar su tierra para progresar. Mientras me cuentan esta historia, llegamos a la Unidad Educativa del Milenio de Quisapincha.

El edificio impresiona desde lejos. Estamos a unos 3 mil metros s.n.m., rodeados de cerros y volcanes y la escuela se alza blanca, impecable en frente nuestro. Una enorme bandera indígena flamea junto a la bandera del Ecuador y en sus muros blancos está pintada la bandera del buen vivir, símbolo de uno de los últimos derechos derechos incorporados a la constitución ecuatoriana: el derecho a vivir bien. Me despido de mis amigos policías e ingreso a la escuela por su portón de acceso principal. La escuela está compuesta por varios edificios, uno dedicado a las oficinas propias de la gestión, otro para las aulas del nivel inicial, otro para el nivel primario y otro para el bachillerato. Un poco más atrás está el enorme comedor, los laboratorios, algunas canchas de fútbol y entre medio, enormes jardines repletos de flores. La escuela es enorme y debo reconocer que nunca imaginé que iba a encontrar una escuela tan grande en medio de los cerros. Luego el rector me contaría que  la decisión política fue fusionar cuatro pequeñas escuelas con escasísimos recursos en una gran unidad educativa que atienda a toda la población de las comunidades aledañas.

Las Unidades Educativas del Milenio forman parte de una política desarrollada por el Ministerio de Educación ecuatoriano que busca focalizar la inversión en educación en los sectores más marginales. Para ello se han construido nuevas unidades educativas en los municipios con mayores necesidades sociales y educativas, dotadas de bibliotecas, laboratorios, centros deportivos, comedores, etc. El propósito de las Unidades Educativas del Milenio es mejorar la calidad de la educación dotando de infraestructura educativa integral, con innovadores recursos físicos y tecnológicos, de modo que estos centros educativos sean el referente de un modelo educativo del tercer milenio, que integren la funcionalidad, con espacios flexibles y adaptables, áreas deportivas y de esparcimiento, con mobiliario y apoyo tecnológico adecuados.

Mientras recorría la escuela, debo reconocer, que estaba sorprendido porque no es como las escuelas que estaba acostumbrado a ver. Cada cartel está escrito en castellano y en quechua, la lengua tradicional de los pueblos que habitan esta zona. También los uniformes que usan los chicos diariamente respetan los colores de la vestimenta tradicional de la comunidad quisapincha y son hechos en hilanderías locales para fomentar así también su desarrollo. Cada detalle parece estar pensado.  Las aulas son grandes, con mucha iluminación natural (aunque con el formato y la disposición tradicional. En cada una de ellas hay una pizarra electrónica y debo decir que el wifi que hay en el predio es mejor que el de cualquiera de los hostels donde estuve. Además de la inversión en infraestructura, las Unidades Educativas del Milenio suponen también una importante inversión tecnológica para integrar a las TICS al proceso de enseñanza y aprendizaje. Otra particularidad de las Unidades Educativas del Milenio se centra en su relación con la comunidad y con socios comprometidos a liderar el desarrollo de cada localidad. Los socios son instituciones públicas o privadas, fundaciones, corporaciones u organismos no gubernamentales que promueven que su comunidad sea considerada por el Ministerio de Educación para construir en el sector una Unidad Educativa del Milenio. Los socios asumen la responsabilidad de cooperar con recursos materiales o técnicos para la ejecución de uno o varios componentes del Plan Educativo Institucional, el cual debe tener relación con las actividades académicas y formativas de la institución. Conversando con uno de los profesores de la escuela me cuenta que en el fin de semana estuvieron los padres de algunos de los cursos desmalezando el predio, y que los papás se enganchan mucho para trabajar “en minga”.

Durante mi visita a la escuela pude entrevistar al jefe de auxiliares, a dos profesores y al rector. Fueron testimonios muy interesantes en vistas a pensar estas instituciones. Me cuentan que los profesores tienen horas semanales que asignan alternativamente a capacitación, planificación de actividades, atención a padres y espacios de recuperación de aprendizajes con los alumnos. Conversamos sobre la apuesta a la calidad educativa que se piensa desde la gestión de estas instituciones y me cuentan que el próximo paso es instalar aquí el Bachillerato Internacional, reconocido mundialmente por su excelencia. También hablamos de los proyectos comunitarios desarrollados por la escuela, el valor que se le otorga a la cuestión intercultural y a la propia tierra.

Me despido de esta comunidad que me dejó impactado. Muchas veces escuché la promesa política de hacer las mejores escuelas para los más pobres pero nunca las había visto con mis propios ojos. Realmente puedo animarme a pensar a las escuelas del Milenio como un acto de justicia educativa. Mientras espero que pase un autobús que me lleve de vuelta al centro de la comunidad de Quisapincha, llegan los autobuses escolares que traen a los niños y jóvenes que asisten al turno tarde. Llegan en caravana y los chicos bajan corriendo al comedor. Al final, el autobús que esperaba nunca llegó y consigo que una camioneta que llevaba a otras personas a trabajar a los campos en la parte baja, me lleve de vuelta a la ciudad.

, , , ,

6 Responses to Una escuela para el futuro de Quisapincha (Ecuador)

  1. Claudia 06/27/2017 at 14:42 #

    Reapareciste Pablo! Me alegra saberte en tu camino de investigación por el querido Ecuador. Adelante y aliento siempre!

  2. Isabel Hernández tibah 06/25/2017 at 19:09 #

    Hola Polviajero!!!Qué bueno encontrarte nuevamente , TE EXTRAÑÉ MUCHO!!!!Bueno, termino de leer el relato de este viaje y es fantástica experiencia!! Como siempre allanando caminos y dificultades pero siempre llegando a donde te propones…La descripcion de los lugares es como siemtre también atrapante, una, que eres muy detallista y uno puede seguirte sin tropezar en ninguna piedra….Descubrir esa escuela fue todo un hallazgo, no imaginé que en un pueblo tan pequeño y humilde, su gente y su gobierno tuvieran tan claro que la cultura es tan necesaria como la comida, de hecho lo es… sueñan con el futuro, ahora ya con bases firmes y las posibilidades de llegar a destino son mucho más seguras.me quedé impresionada con esa escuela, es preciosa y completa!!!! Me alegro de este reencuentro con tus viajes y con el amigo tan especial.Te va un abrazo desde Uruguay y quedo esperando más noticias… Cuidate mucho y sé feliz!!!

    • polviajero 06/25/2017 at 23:55 #

      Gracias Isabel. Qué lindos que son siempre tus comentarios. Llegar a Quisapincha fue un verdadero lujo para mi viaje por Ecuador. Se puede aprender mucho de estas experiencias! te mando un abrazo y vas a ver que se vienen muchos post de Uruguay porque anduve recorriendo liceos por allá hace algunos meses. Saludos!!!

  3. Noelia 06/25/2017 at 17:53 #

    Me alegraste el día: saber que en algunos rincones de Latinoamérica las promesas de igualdad educativa se cumplen me dio un poco de fe en la humanidad. Ojalá podamos tener escuelas como esa en nuestro país también.
    Me pareció que debías estar muy ocupado con la tesis para haber dejado por un tiempo de postear, espero que esté yendo de 10.
    ¡Saludos y buena semana! =)

    • polviajero 06/25/2017 at 23:47 #

      Gracias Noe! la verdad que sí, super atareado avanzando en la bendita tesis y con el blog en estado de abandono pero bueno… son épocas. Ya vendrán tiempos de viajes y blogueo… por ahora, muuuucha tesis y voy a aprovechar para contar un poco de las escuelas que fui visitando por Latinoamérica. Te mando un abrazo enorme!!!

Leave a Reply to polviajero Cancel reply

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes