Front page

Menu

En la selva ecuatoriana, San Juan de los dos ríos de Tena

La ciudad de San Juan de los dos Ríos de Tena, también conocida simplemente como Tena, suele ser la puerta de ingreso a la Amazonía ecuatoriana. Es una ciudad rodeada de selva, con mucha vegetación en cada rincón, con ríos que la atraviesan de punta a punta, y mucho calor…. sí, las tardes de Tena tienen un sol que te quema. Por eso la ciudad parece paralizarse hasta que el sol baja. Pero no se preocupen, tena está repleta de rincones con sombra y ríos con agua bien fresca para darse un chapuzón. 

Llegué a Tena desde el valle de las sierras centrales. Desde Ambato a Tena hay casi 180 kilómetros, que en ruta de Asfalto, suelen llevar unas 3 horas y media de viaje. Como siempre la lluvia, como antes los nubarrones… el viaje por Ecuador me estaba resultaba pasado por agua, pero ahora, con las altas temperaturas del oriente, las gotas de lluvia se transformaban en una bendición. El autobús iba parando en cada pueblo pero en cada tramo que avanzaba se notaba perfectamente cómo el paisaje iba cambiando. Nos estábamos adentrando cada vez más en una tierra que se veía cada vez más fértil, con vegetación más tupida, con ríos más anchos y mucho verde. Estábamos llegando a la selva…

Tena me recibió con un sol fuerte que pegaba fuerte en pleno mediodía. Las calles polvorientas del centro, las casas bajas con techos de teja, los árboles en cada rincón… la combinación de todo esto me gustó desde el primer instante. La terminal de autobuses está ubicada justo detrás del mercado principal de la ciudad por lo cual el ir y venir de gente es constante. Hay decenas de puestos, muchos de ellos con fruta fresca recién traída de las quintas y también varios restaurantes muy pequeños, que funcionan con un par de mesas debajo de sombrillas y desde temprano tienen carne asada para el viajero que llega a Tena. El mercado, como todos los mercados de latinoamérica, es uno de los lugares más pintorescos de la ciudad. No es un paseo ‘turístico’ digamos, pero vale la pena una visita para ver la vida cotidiana de la ciudad y sus gentes.

Me tomé un taxi para llegar al hostel donde me iba a hospedar porque estaba ubicado en las afueras de la ciudad y no tenía la menor idea de cómo llegar a él. El taxista tampoco, pero bueno, al menos no tenía que ir buscando cargando la mochila bajo el sol. Igual no fue difícil encontrarlo, justo del otro lado de la ruta que rodea la ciudad. Para llegar hasta el Pakay hay que adentrarse en una calle de tierra en la loma de un cerro repleto de vegetación. Estoy seguro que si van, unos perros van a salir a su encuentro… porque el lugar está lleno de perros, algunos más amistosos y civilizados que otros. Otros, olvidables… Pero cuando uno ingresa al Pakay, todo problema se desestima. Se trata de un oasis en medio de la selva, ideal para disfrutar de la vegetación y relajarse. Allí pasé los 5 días que estuve en Tena. Y volvería, porque realmente me encantó.

Tena ayer y hoy…

Antes de que Quito sea fundada,  las tierras de la selva ecuatoriana ya eran famosas por la presencia de oro. Los primeros españoles llegaron aquí alrededor de 1538. Fuero aquellos los años en los que “descubrieron” el Amazonas y a su gente. Los quijos fueron buenos luchadores que enfrentaron la conquista pero finalmente fueron derrotados. La matanza fue atroz y la nación de los quijos, desapareció. Se cree que la ciudad de Tena específicamente nació con la llegada de los Jesuitas, allá por 1638, cuando en la zona predominaban los pueblos quechuas.  El poder central del virreinato siempre estuvo lejano a estas tierras.

Actualmente Tena está organizada como una parroquia urbana, rodeada de 7 parroquias rurales, y la totalidad de ellas conforman el Cantón Tena (nota: el término “parroquia” se usa en el Ecuador para referirse a territorios dentro de la división administrativa municipal). La ciudad y el cantón de Tena están a cargo del Municipal de Tena. Tena además es la capital de la provincia de Napo, por lo cual es sede de la Gobernación y de la Prefectura de la provincia. Las funciones del Gobernador son en su mayoría de carácter representativo del Presidente de la República, mientras que las funciones del Prefecto están orientadas a la gestión de infraestructura vial, educativa, de salud, etc.

No hay un centro claramente delimitado en Tena, aunque el cruce de los dos ríos y una plaza cercana suelen ser referenciados como tal. La plaza de Tena es hermosa, repleta de vegetación y algunas pintorescas esculturas. Una de las construcciones principales que rodean la plaza es la Catedral, un enorme edificio colorido de tres naves y  estilo moderno, con muchos arcos y unas campanas traídas de Italia y una imagen muy  bonita de San José. Muy cerquita de la catedral, está el cruce donde se juntan los dos ríos que atraviesan la ciudad (el Río Tena y el Río Pano). Allí hay una costanera con mucha sombra y algunas playitas y sobre todo, varios bares para pasar la tarde. Digamos que en el centro de Tena no hay mucho para ver, lo mejor es disfrutar de sus ríos, sus parques y su vegetación…

Un lugar obligatorio para cualquier viajero que llegue a Tena es el Café Tortuga. Allí, con un ambiente muy relajado, un par de ventiladores que andan lento y una carta llena de platos vegetarianos y jugos frutales, se ha creado un punto de encuentro entre los mochileros que andan recorriendo latinoamérica. Es casi obligatorio también probar sus batidos, son exquisitos!!!

Uno de los atractivos principales de la ciudad es el llamado Parque Amazónico, un parque temático que permite recorre unos senderos por la selva y ver algunos animales (enjaulados). No fui por dos motivos: el primero y fundamental es porque desde hace un tiempo decidí no visitar zoológicos de ningún tipo. Y el segundo, un poco más práctico, es que estaba cerrado por refacciones -aunque eso me enteré después-. Lo que sí hice fue visitar una torre moderna (que desentona bastante con el resto de la ciudad) que se ha construido en el punto donde se juntan los caudales de ambos ríos y desde la cual hay unas buenas vistas de la ciudad y sus alrededores. Al subir allí uno toma verdadera dimensión de cómo la selva rodea por completo a la ciudad de Tena.

 

Los días que pasé en Tena, además de la visita a un colegio secundario aquí, pasaron en el río. El calor agobiante me empujaba a disfrutar del río todas las tardes. En pocos días me construí una breve rutina de caminar el centro, buscar un buen rincón al reparo del sol sobre la playa de rocas, tirar mi manta y pasar la tarde allí entre el agua y la sombra. Hay veces que con poco logramos la felicidad y estos días en Tena creo que fueron un buen ejemplo de ellos.

Algo de info útil sobre tena:

  • La terminal de autobuses está ubicada al sur de la ciudad. Salen buses a Quito durante todo el día (aproximadamente 6 horas de viaje), a Ambato (a partir de tres horas) y a Coca (unas cinco horas). En el Café Tortuga tienen info bastante actualizada de los horarios de los autobuses.
  • Los autobuses locales para ir a localidades cercanas (como Misahuali u otros pueblos del Cantón) no usan la terminal principal sino que tienen otra terminal propia, cruzando del otro lado del mercado, hacia el oeste. Es muy fácil encontrarla y sino, hay que preguntar, todo el mundo la conoce).
  • Esta ciudad es famosa por los deportes en el río (kayak, canotaje, rafting, tirolesa, etc) por lo cual es bueno saber que el hospital está en la salida sur de la ciudad, camino al Napo.
Dónde alojarse? 

La ciudad de Tena tiene una buena (aunque no tan amplia) variedad de alojamientos. En mi caso particular, elegí quedarme en un hostel en las afueras de la ciudad, el Hostel PAKAY. Está ubicado justo sobre la ruta donde culmina el casco urbano de Tena (ir hasta el centro son unas 15 cuadras) pero como contraparte, lo más positivo del hostel, es que está rodeado por la selva por lo cual, parece un lodge perdido por el amazonas. Atendido por alemanes que hablan muy  bien español, y con un abundante desayuno, es un lugar muy muy recomendable.

Si quieren comentar, sugerir algo o hacer una crítica sobre este lugar, no duden en dejar su comentario. Está bueno poder hacer algo interactivo entre el blog y los lectores así todos aprendemos.

A los que les ha gustado este post, los invito a sumarse con un “Me Gusta” en la página de FACEBOOK o a suscribirse al blog para que les lleguen las novedades en su correo electrónico. Gracias!!

, , , , ,

4 Responses to En la selva ecuatoriana, San Juan de los dos ríos de Tena

  1. Graciela 12/11/2016 at 21:53 #

    Muy linda Tena. Fui en enero, muuuuucho calor!! desde alli fuimos a Misahualli y a navegar el rio Tena en canoa india. Visitamos una reserva de monos, un hospital zoo donde recojen animales heridos en la selva y los curan para liberarlos despues, una comunidad quechua cyuo shamaan nos hablo y mosrtro sobre la “farmacia” de la selva y nos enseño a curar varias enfermedades con sus plantas, raices y arbustos. Hermoso paseo. Hermoso rio!
    Muy lindas tus aventuras y como las contas. Gracias!!!
    Saludos y buenos caminos.
    Graciela.

    • polviajero 12/11/2016 at 23:16 #

      Buenas! que buenooo! yo también estuve en enero y sol es arrasador! El próximo post es sobre Misahuali!!!! te vas a reencontrar con los monos!!! un abrazo graciela!

  2. Marchu 12/10/2016 at 21:03 #

    Wow! Que lugares tan interesantes y lejanos de las rutas turísticas clásicas!! No me imagino la vida de los jesuitas en el 1600!! Madre mía…q vida de aventuras!!! Me imagino que experiencias estuviste viviendo y los datos q recabaste para tu tesis!!!

    • polviajero 12/11/2016 at 00:42 #

      Hola Marchu! la verdad que fueron días muy muy bonitos. Tena es un lugar para relajarse junto al río, disfrutar de la sombra, muy tranquilo porque el sol a la tarde te mata! pero bueno, estuvo muy interesante. Ya contaré más de la escuela que visité por acá. Abrazo y gracias por leer!

Si querés, dejá tu comentario...

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes