Front page

Menu

Tarapoto, Yurimaguas y al Amazonas…

Las distancias en esta zona de Perú son largas y los transportes muy malos. Desde Chachapoyas empecé un largo viaje hacia el noreste, con destino a la ciudad de Tarapoto. Tarapoto en sí mismo no era un destino para mí sino solo una escala en el viaje para seguir camino a la Amazonia peruana.

Desde Chachapoyas viajé casi todo el día. La ruta en este tramo está bien pavimentada y los minibuses van a toda velocidad. Ah! Este es un punto importante que no debo omitir en el relato: desde Chacha a Tarapoto se viaja en minibús… que en realidad es una combi done viaja mucha gente apilada. Para los que tenemos un tamaño, por así decirlo, extralarge, esto es un problema. Durante todo el viaje sube y baja gente en los pueblos y hay que movilizarse para hacerle lugar. Supuestamente llegábamos pasado el mediodía a Tarapoto pero la lluvia del camino nos retrasó un rato… mejor dicho, unas horas. Porque eran las dos de la tarde y estábamos almorzando sin mayor prisa. Alrededor de las cinco de la tarde finalmente llegamos a la ciudad de Tarapoto.

La selva rodea a la ciudad y si hay un color que predomina aquí es el verde. La ciudad está rodeada de caudalosos ríos, algunos pequeños caseríos y varias lagunas. Esta zona del Perú se caracteriza por su biodiversidad.  Hay varias reservas de flora y fauna, sitios protegidos y muchos senderos para recorrer la selva que se inicia en estas latitudes.

9

1. Tarapoto (2)

Tomé un mototaxi desde la terminal de combis al hostel donde me iba a hospedar y pude ver de pasada algo de la ciudad. Mucho calor, con gente conversando a la sombra, con palmeras y otros árboles en cada cuadra, era una ciudad bien bonita. Tranquila, eso sí, porque Tarapoto es una ciudad chica. La vida de la ciudad gira en torno a la plaza, como sucede en la mayoría de las ciudades que mantienen su impronta colonial. En las primeras horas de la tarde, por la elevada temperatura, la plaza se vacía pero alrededor de las cuatro, la gente empieza a acercarse a conversar, algunos van a los bares a tomar su cervecita y de apoco la ciudad se despierta de la siesta.

Me quedé en un hostel muy acogedor. Picaflor se llama y está ubicado en una esquina a poquitas cuadras de la plaza principal. Es un hostel muy chiquito, con apenas dos o tres habitaciones compartidas y una pareja encantadora que se encarga de que, en su casa, no te falte nada. Me quedé un largo rato charlando con la dueña y con una huésped de España que estaba en esta zona haciendo un voluntariado en una escuela rural.  Como tema de conversación no nos faltaba, fuimos al centro a comer algo juntos y hacer lo que todo el mundo hace en Tarapoto: dar vueltas a la Plaza.

 NOTA: En realidad lo que todo el mundo viene a hacer a Tarapoto no es dar vueltas a plaza sino que el motivo que los trae hasta esta ciudad a la mayor parte de viajeros, sobre todo Europeos y por algún motivo, particularmente rusos, es la AYAWASCA. La ayawasca es una planta con propiedades alucinógenas que se utiliza para preparar un brebaje que se toma guiado por un shaman y que tiene fanáticos alrededor de todo el mundo. Dicen, que cuando probás el preparado de Ayawasca, vivís momentos alucinatorios extraordinarios…

gettyimages-453598080-42f80663-713a-4183-80e9-b0ed2772f864

El día culminó entre cervezas charlando en la galería del hostel con algunos viajeros. Arreglé con la dueña para que me contacte con un intermediario que vende los boletos para el barco con el que se viaja hasta Iquitos. Supuestamente viajaría en dos días por lo cual tenía un día más, completo para disfrutar de Tarapoto.

Al día siguiente, aproveché para contestar algunos mails de trabajo y me quedé remoloneando en el hostel antes de salir hacia una de las lagunas en las afueras de la ciudad. Por suerte! Mientras estaba allí, llego un mototaxi a buscarme para ir a tomar el barco hacia Iquitos. Casi me infarto de la improvisación. Supuestamente el viaje sería al día siguiente. No me había preparado en absoluto y se venían como mínimo tres o cuatro días de viaje por la selva.

Todo era muy confuso. Parece que la fecha de partida del barco se había adelantado. Con el mototaxi fuimos hasta una terminal de remises en las afueras de la ciudad y allí había que esperar que se llene un auto para seguir viaje hasta Yurimaguas. El barco sale desde el puerto de Yurimaguas en días y horarios variables por lo cual uno tiene que ser flexible para estar con tiempo en el lugar. Y sobre todo tener mucha paciencia.

En la terminal de remises de Tarapoto estuvimos casi dos horas esperando que lleguen pasajeros para que se llene el taxi. El problema es que ya éramos dos, un señor y yo. Y si venían tres no servía, porque el número para viajar tenía que ser cuatro. Los remiseros estaban en la puerta a los gritos convocando gente para llenar los autos pero se llenaban todos menos el nuestro. Finalmente luego de dos horas logramos conseguir dos pasajeros más y partimos rumbo a Yurimaguas.

1. Tarapoto (4) 1. Tarapoto (3)

Eran otras dos horas de viaje casi. A toda velocidad, eso sí. Y la información era muy confusa con respecto a la hora de salida del barco. Era evidentemente que nos acercábamos cada vez más a la Amazonia. La selva se hacía cada vez más tupida, los ríos ahora parecían más caudalosos y el sol pegaba fuerte sobre la ruta. Una de las pasajeras era supuestamente una mujer shaman pero en realidad resultó ser una pastora evangelista. Muy bizarro todo. Fue todo el viaje cantándonos salmos y  tratando de vendernos libritos con la palabra de Dios y sus propias canciones.

Alrededor de las dos de la tarde llegamos a Yurimaguas donde estaba esperándome el señor que me consiguió el boleto para el barco. No sé todavía cómo pero cuando bajé del auto me reconoció. Nos fuimos en su mototaxi para comprar provisiones en el centro de la ciudad antes de tomar el Barco. Compré varios litros de agua, algunos paquetes de galletitas, sanguches y otros dulces. Supuestamente en el barco se puede comprar algunas cosas pero por las dudas todo el mundo se lleva provisiones. También me compré una hamaca porque en el barco se viaja durmiendo en hamaca.

\centro-de-la-ciudad-yurimaguas-Large maxresdefault

Una vez que terminé con las compras, este buen yurimaguense me llevó en su mototaxi hasta el barco que estaba todavía amarrado en el puerto. Claro, no era un viaje en un barco crucero sino en un carguero por lo cual, el puerto no se correspondía con la imagen de puerto que uno tiene en mente al llegar. Al barco se sube por unas maderas improvisadas mientras los peones cargan toda la carga en la bodega del barco. Por ahora, la historia termina aquí, pero les aseguro que sigue y se pone cada vez más interesante…

Sobre el Barco Henry IV, V, Vi o  el que les toque.

El viaje desde Yurimaguas a Iquitos supone una navegación de tres días como mínimo por el Amazonas y algunos de sus afluentes. El viaje se realiza en un barco carguero. La bodega puede ir llena de lo que sea. En mi casi, viajaron en la bodega unos 2000 pollos y 200 cerdos, heladeras, motos, paquetes, cartas, de todo. Los dos pisos superiores del barco se ocupan con hamacas que cada pasajero ubica dónde y cómo puede. También en el barco hay 20 camarotes. Para viajar en camarote el pasaje cuesta el doble. El camarote es una estructura de hierro con dos camas por lo cual o se comparte o se pagan las dos camas.  El barco parte cuando se termina de cargar y en el camino para tantas veces como sea necesario en función de su carga por lo cual la duración real del viaje puede variar.

2. De Yurimaguas a Iquitos, en un carguero por el Amazonas (1)

Si quieren comentar, sugerir algo o hacer una crítica sobre este lugar, no duden en dejar su comentario. Está bueno poder hacer algo interactivo entre el blog y los lectores así todos aprendemos.

A los que les ha gustado este post, los invito a sumarse con un “Me Gusta” en la página de FACEBOOK o a suscribirse al blog para que les lleguen las novedades en su correo electrónico. Gracias!!

, , , , ,

5 Responses to Tarapoto, Yurimaguas y al Amazonas…

  1. Debora Green Moda 12/10/2016 at 19:52 #

    Pero y que paso despues??? sigue???

  2. Marchu 09/01/2016 at 19:41 #

    Que alucinante es esta parte de tu viaje!!! Por momento creo leer un libro de Garcia Marquéz!!! Que espíritu aventurero, gracias por hacernos conocer estos lugares tan lejanos e interesantes!!! Te sigo con mucho interés, es parte del viaje que iniciaste en Chile para escribir una tesis??? Saludos!!😉

    • polviajero 09/01/2016 at 22:40 #

      Gracias Marchu, si… es parte del mismo viaje. Lo que sucede es que todo esto ocurrió en las dos semanas de las fiestas del año pasado donde las escuelas estaban cerradas y aproveché para ir a la selva…. super super interesante!! saludos y gracias por leer!

  3. Claudia Fogo 08/31/2016 at 18:18 #

    Pablo, de lleno en la aventura amazónica! Me encanta tu narración porque hasta tiene música de película! Espero la continuación de tu relato por aguas calientes en hamaca sobre barco carguero con 2000 pollos y 200 cerdos. El realismo mágico existe ! Buen viaje, amorabrazo y toma mucho líquido 😉 La ayahuasca será para otro viaje…

    • polviajero 08/31/2016 at 23:28 #

      Ojo la la película recién empieza…. es una peli un poco bizarra, eso si jajjaajaj el viaje en barco es supremooooo!! ya vas a ver! gracias por comentar y leer!! saludos Claudia!

Leave a Reply to Marchu Cancel reply

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes