Front page

Menu

Si vas a Asia, un poco de budismo…

Muchos van al Sudeste Asiático por sus playas paradisíacas. Otros visitan China para caminar por la gran Muralla o van a India para sacarse decenas de fotos en el Taj Mahal. Pero, también mientras uno pasea por Bangkok, o se divierte en Phi phi, mientras se recorren los templos de Angkor en Camboya o se navega por el Mekong en Vietnam, seguro que se pasará por la entrada de muchísimos templos budistas y seguro también, que la curiosidad te lleva a entrar en más de uno de ellos. Al menos a mí me pasó eso y era poco de lo que sabía sobre esos templos y sobre todo lo que allí me encontré. Este es un blog viajero, no de filosofía ni de religión pero hoy me puse a escribir sobre budismo porque si vas a Asia, algo de BUDISMO tenés que conocer…

487870_10151284629637689_124003062_n

578153_10151284627247689_1779865914_n

Normalmente consideramos que la religión es creer en Dios, o mejor dicho, en creer en cualquiera de sus manifestaciones divinas; sin embargo, en el Budismo no se habla de Dios alguno. Por eso hay quienes se preguntan si el Budismo se trata de una religión o si se trata sencillamente de una filosofía -una visión particular del mundo, con pautas de comportamiento ético y moral-, o si por el otro lado es más bien una manera de comprendernos a nosotros mismos y afrontar los dilemas que la vida nos plantea. En cierto modo el budismo abarca todo esto y al mismo tiempo incluye mucho más.

Quien fue Buda? Un poco de la historia de Siddharta Gautama

Buda es una palabra sánscrita que significa “el que despertó”. Éste es el término que se le asigna al fundador del budismo. Él no era un dios ni era un profeta ni un mesías. Buda nació como una persona normal que, a través de su esfuerzo, alcanzó un estado de perfecta sabiduría y completa sensibilidad hacia todo lo que existe. A este estado tradicionalmente se le denomina “Iluminación” y es la esencia de la enseñanza budista. Todas sus reflexiones y prácticas están hechas para ayudar a las demás personas a llegar a su propio potencial de Iluminación. Siddhartha Gautama (el nombre originario de quien se conoce como BUDA) nació alrededor del año 560 aC en una familia aristócrata muy rica y tuvo una vida rodeada de lujos y mucho dinero. Pero a pesar de todo él no era feliz. Los placeres que lo rodeaban solo servían para que contactara con la insatisfacción y para provocarle un intenso deseo de encontrar algo que tuviera un sentido más profundo. A los veintinueve años decidió dejar su hogar familiar y su vida de comodidades para convertirse en errante en busca de la verdad, llevándose consigo únicamente un plato para mendigar y una túnica muy sencilla. En sus últimos días en el palacio había tomado contacto con los más viejos, los enfermos, los desposeídos y con gente que moría. Siddhartha lo sabía. Tras reflexionar por un largo rato decidió que no le quedaba más que convertirse en sadhú. Los sadhus aún se encuentran en la India actual y su nombre significa simplemente “gente buena” y se considera que es muy meritorio ayudarlas dándoles comida.La gente no sólo lo hace sino que los invita a pasar a su casa y los cuida.

530597_10151244950697689_249574781_n196260_10151244937277689_2074166784_n

En su peregrinar se dedicó al ascetismo con la esperanza de que esto le revelara una solución a su búsqueda. Durante cinco o seis años vivió en Uruvela, junto al Río Niranjana, al lado de cinco compañeros ascetas, primero como compañía, después como seguidores. Se toruraba a si mismo a extremos sin precedente, sosteniendo la respiración durante largos períodos, y posteriormente reduciendo a extremo su ingesta de alimentos. Luego se sentó bajó un árbol a la orilla del Niranjana. Durante el transcurso de la noche, a través de la contemplación del misterio de la muerte y el renacimiento, de sus causas y sus condiciones, él llegó a un nuevo y profundo discernimiento de la naturaleza de nuestra condición, y de las cosas como en realidad son. Esto fue su Iluminación, su “despertar” a la manera en que las cosas realmente son (yathabhuta), por lo que llegó a ser conocido como El Buda, “el que ha despertado”, a los treinta y cinco años de edad.

Unos días antes de morir, cuando el Buda se encontraba cerca de Vaishali, sintió los agudos dolores de su enfermedad. Sin embargo, gracias a su esfuerzo, se recuperó lo suficiente para emprender su “gira de despedida”. Tras dejar a sus discípulos en Vaishali se dedicó a visitar otros lugares para ofrecer unas últimas palabras de aliento. Finalmente, Bajo un árbol, como cuando nació y cuando logró la iluminación, el Buda alcanzó el parinirvana.Nirvana significa iluminación. Pari quiere decir “suprema”. ¿Cuál es la diferencia entre el nirvana y el parinirvana? Cuando un Buda alcanza el nirvana se dice que es el “nirvana con residuo” porque todavía cuenta con un cuerpo físico. El parinirvana es conocido como el “nirvana sin residuo”, porque ya no hay cuerpo.

582734_10151233499767689_696713722_n424191_10151233500547689_833427899_n

Los tipos de budismo: budismo therevara y budismo mahayana

El budismo es una tradición muy antigua y en el curso de su historia se ha adaptado a las necesidades de muchas culturas y tipos humanos diferentes. Como resultado de ello hoy existen diversas escuelas, lo cual puede resultar un poco confuso para el mundo occidental. En la época del Buda (y aun muchos años después de su muerte) sus seguidores se dividían en dos. Estaba la comunidad de hombres y mujeres que dedicaban toda su energía al desarrollo espiritual y a guiar a otros y estaban los laicos, que combinaban su práctica religiosa con trabajos mundanos para ganar su sustento y educar a sus hijos. Lo que tenían en común estas personas era que habían “ido al Refugio”, es decir, se habían comprometido a esforzarse por alcanzar la iluminación, a poner en práctica la enseñanza del Buda y a tratarse con amistad, amor y compasión. Quienes integraban de tiempo completo a la “sangha”, como se le denomina a la comunidad budista, a pesar de haber renunciado a sus posesiones materiales no eran monjes o monjas, en el estricto sentido del término. No vivían en monasterios y casi todo el tiempo llevaban una vida errante, al aire libre y mendigando su comida, igual que lo había hecho el Buda. Sólo se instalaban en un sitio fijo durante el tiempo de lluvias, en casitas o cuevas, para meditar y estudiar juntos. Con los años se prolongaron los retiros de la temporada de lluvias y se hicieron más formales. Así se originó la tradición monástica que, curiosamente, se ha convertido en el rasgo principal de varias escuelas budistas.

59491_10151233499922689_1970041359_n582395_10151226276247689_1327903518_n385218_10151226276042689_1194430226_n

A partir de entonces se desarrollaron dos ramas principales de la tradición budista. Una era más conservadora y de ella hoy sólo queda, como representante, la escuela “theravada”.  La otra se consideraba una rama más flexible, conocida como “mahayana”. Los budistas theravadas basan sus enseñanzas en el “Canon Pali”, una colección de escritos compilados en pali, el idioma del norte de la India durante el primer siglo de nuestra era. Para entonces, las enseñanzas se habían transmitido oralmente durante cientos de años, se habían estandarizado, armonizado y seguramente aumentado.  Por esta razón, el theravada representa un sector más conservador que el mahayana. Los seguidores del mahayana son más flexibles en su adaptación de las enseñanzas y las prácticas. Hoy en día existen 4 grandes escuelas de budismo en todo el mundo.  El budismo therevara o del linaje de los antiguos. Se ciñe a la primera recopilación de escrituras budistas. No tiene rituales y está caracterizado por el estudio, por el análisis, y la sistematización de los diferentes estados de meditación. Presente en Tailandia,  Camboya, Myanmar, Laos e India. Un segundo tipo de budismo se denomina “Budismo de la Tierra Pura” y es un budismo de caracter más devocional, que da preponderancia a la fe y al caracter omnipotente de la sabiduría. Otra escuela de budismo se denomina el “budismo zen”. Es un budismo con ausencia de ritual que da preponderancia al caracter intuitivo de la sabiduría y se ha desarrollado en China y Vietnam. Finalmente, el budismo “tibetano”, el último en desarrollarse. Por su fusión con la religión oriunda del Tibet, llamada Bön, presenta un carácter mágico, simbolista y ritualista. Influído por el tantrismo hindú. Todas las escuelas tibetanas hacen gran hincapié en el estudio de textos sagrados, recitación de mantras y devoción al gurú, así como en una perspectiva de talante mágico para enfocar el camino.

230780_10151230528687689_1722212858_ndia 5. datong (12)

Enseñanzas principales del budismo:

La cosmovisión del budismo de puede sintetizar en las denominadas cuatro grandes verdades, que son los elementos centrales en los que se basaba la Iluminación de Buda:

La primera de ellas: la vida es sufrimiento. Esta afirmación va más allá del simple reconocimiento de la existencia del sufrimiento en la vida, y se refiere más bien a que la existencia humana es intrínsecamente dolorosa desde el momento del nacimiento hasta el de la muerte. Más aún, este sufrimiento ni siquiera desaparece con la muerte, ya que Buda incluyó en sus enseñanzas la idea hindú de que la vida es cíclica, por lo que la muerte simplemente precede a una nueva reencarnación. La segunda verdad dice: La causa de este sufrimiento radica en el hecho de que el hombre desconoce la naturaleza de la realidad, y por ello siente ansiedad, tiene apego a las cosas materiales y mucha codicia. Estos defectos provocan su sufrimiento. Para ello, la tercer verdad dice: Se puede poner fin al sufrimiento si el hombre logra superar su ignorancia e ir más allá de las ataduras mundanas. Finalmente, la cuarta verdad afirma que el camino para dar fin al sufrimiento es la Óctuple Senda (o Camino de las Ocho Etapas), que consiste en tener una adecuada visión de las cosas, buenas intenciones, un modo de expresión correcto, realizar buenas acciones, tener un modo de vida adecuado, esforzarse de forma positiva, tener buenos pensamientos y dedicarse a la contemplación del modo adecuado. Generalmente, estos últimos ocho puntos se dividen en tres categorías que conforman el pilar central del budismo: moral, sabiduría y concentración.

El budismo analiza la existencia humana partiendo de la base de que está formada por un conjunto de cinco realidades: el cuerpo material, los sentimientos, las percepciones, la predisposición ante las cosas o tendencias kármicas y la conciencia. Cada persona es simplemente la combinación temporal de estas cinco realidades, que a su vez están sujetas a continuos cambios. Ahora bien, el KHARMA es el conjunto de acciones personales, buenas o malas, que van ligadas al alma mientras ésta transmigra. Cada cuerpo nuevo queda determinado (así como cada acontecimiento que el cuerpo experimenta) por el karma anterior.

312451_10151226130887689_1595507238_ndia 6. murallas y monasterios de Datong (16)

Las estupas budistas

Las stupas son antiguos túmulos funerarios indios que contienen reliquias de reyes o héroes. En el contexto budista, se considera que contienen reliquias del mismo Buda, pues después de su muerte, sus reliquias fueron divididas en una cantidad importante de stupas. Posteriormente, las stupas fueron usadas como túmulos funerarios de otras figuras relevantes, desde el período del budismo temprano. Con el tiempo, las stupas se convirtieron en importantes sitios de peregrinaje y, a medida que su prestigio fue creciendo, fueron recubiertas con piedras, frecuentemente talladas, que ilustran escenas de la vida de Buda. En el Tíbet, la stupa se convirtió en el “corten”, que tiene una cúpula que descansa sobre una base de cinco peldaños que simbolizan los cinco elementos del mundo y en la cima de la espiral hay un sol apoyado en una luna creciente que simbolizan la sabiduría y la compasión. En el sudeste asiático, China y Japón, las stupas se trasformaron en pagodas, que representan el cosmos budista.

dia 5. datong (8)laosinos

2 Responses to Si vas a Asia, un poco de budismo…

  1. ignacio 12/22/2014 at 12:26 #

    extraordinario lo que es ser viajero eso le da sentido a la vida y muchas cosas mas me encantaría hacer lo que usted…darle batalla a la ignorancia junto con alejarse de la vida cotidiana que la odio totalmente

    • polviajero 12/22/2014 at 23:17 #

      Gracias por el comentario Ignacio! tal cual… dicen que viajando se fortalece el corazón pero también, se aprende mucho! abrazooo

Si querés, dejá tu comentario...

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes