Front page

Menu

Viajar seguro / Viajar con un seguro

Cuando uno viaja por el mundo muchas veces queda expuesto a situaciones que pueden llevarnos a que nuestro día termine en un hospital, una salita de emergencias y todos esos lugares que un viajero no desea conocer, ni ver de cerca. Lo que en principio se muestra como una playa paradisíaca, una territorio a descubrir o una ciudad de la otra punta del mundo para recorrer, se puede convertir en escenario de un problema, a veces por accidentes, a veces incluso por un pequeño descuido. Por eso mejor estar prevenidos. 

9 (Copy)

Para que el paraíso siga siendo paraíso, mejor viajar seguros…

Cuando estaba de viaje por Panamá hace varios años, me puse a hacer snorkeling en una playa del Parque Nacional Bastimentos, cerquita del famoso pueblo de Bocas del Toro. Si alquilaba la máscara para la cara sola salía la mitad que alquilar la máscara y las patas de rana. Mi economía mochilera me llevó a alquilar solo la máscara y ese hecho, tan simple, tan sencillo, me costó un buen dinero. Resulta que me metí al agua, me puse a seguir un par de pececitos de colores y sin darme cuenta, con pie rocé un coral (dicen que rojo, yo no lo vi). En el momento no pasó nada, al ratito me empecé a sentir mal, se me empezó a hinchar el pie, me dio fiebre, en fin… empezaba un gran problema. Terminé la noche en el hospital de la zona, haciéndome estudios y con unos franceses solidarios que me fueron a comprar medicación. Fue una pavada, por ahorrar, que me terminó saliendo cara.

Particularmente considero importante para bajar la probabilidad de que nos pasen percances cuando estamos de viaje, tomar algunos recaudos. En primer lugar, al elegir un destino (sobre todo si el destino es de los denominados “exóticos”) acudir a algún centro de Medicina del Viajero. Como vivo en Buenos Aires, voy al Hospital Muñiz y siempre me han sabido orientar muy bien con respecto a cómo cuidar mi salud y evitar exponerme a situaciones evitables en relación a temas médicos.

This slideshow requires JavaScript.

Por otra parte, es recomendable siempre viajar con un botiquín por más básico que sea, sobre todo cuando uno viaja a un destino que demandará alguna actividad física o estadía en zonas alejadas de ciudades. Es cierto que en todo el mundo hay farmacias, pero a veces es mejor tener las cosas a mano (sobre todo cuando hay dificultades de comunicación y uno no sabe cómo decir IBUPROFENO en chino o cosas por el estilo).

También es importante tener las vacunas al día. Viajar implica algunos sacrificios y eso supone someterse a los pinchazos que sean necesarios con tal de evitar problemas posteriores. La vacuna de la Hepatitis A y B, la de la Fiebre Tifoidea, la de la Meningitis y la antitetánica, las básicas. Pero eso sí, para los argentinos sobre todo: la de la fiebre amarilla. Imprescindible tener dada la vacuna de la fiebre amarilla para entrar a muchos destinos (sobre todo, en Asia y Oceanía). Al llegar a migración te pueden pedir el Certificado Internacional de Vacunación que podés conseguirlo gratis en la Dirección de Sanidad de Fronteras (Avda. Ingeniero Huergo 690).

Y particularmente recomiendo tener la cobertura de un seguro médico. Porque a veces por más que uno ande con precauciones, las cosas pasan igual y en esos casos, mejor tener una cobertura. Yo viajo con el seguro de Aseguratuviaje.com.ar. Si ingresan al hipervínculo que acabo de poner, podrán ver las variadas opciones de cobertura que ofrecen. Un detalle no menor es que este tipo de seguros no solo ofrece un respaldo médico sino un conjunto de coberturas pensadas para asistir al viajero ante imprevistos que pueden pasar, desde asistencia legal hasta asistencia ante la pérdida de vuelos.

Un detalle importante: cuando contratamos un seguro para viajes no solo nos protege a nosotros sino también a nuestro equipaje. De las casi 200 veces que tomé aviones en mi vida, sólo una vez mi mochila no apareció cuando la estaba esperando en la cinta de recolección de equipaje pero les aseguro que fue un gran dolor de cabeza. Escribí bastante ya sobre cómo LAN me perdió la mochila, cómo apareció y todo lo que tuve que fastidiarme para lograr que me paguen la indemnización. Un detalle que no sabía: cuando hice la denuncia en el aeropuerto, no llamé al seguro de viaje que tenía contratado en ese momento. Llegué a mi casa fastidiado, enojado, cansado luego de haber cruzado de una punta a la otra el mundo y dejé pasar el tiempo. Cuando llamé al seguro, ya no se hacían cargo porque habían pasado más de 24 hs. de la pérdida del equipaje. Conclusión: la tuve que pelear solo y el desgaste fue mucho mayor. Para la próxima (que espero no suceda nunca) ya se que debo denunciar la pérdida ante la compañia, pero también ante el seguro de viaje que puede convertirse en un aliado en la búsqueda o bien, si no aparece, sumar dinero a la compensación.

dsc_0003

Denuncia por la mochila perdida. Por suerte hoy es una buena anécdota

Y si quieren comentar, sugerir, hacer una crítica o lo que gusten, no duden en dejar su comentario. Está bueno poder hacer algo interactivo entre el blog y los lectores así todos aprendemos.

A los que les haya gustado este post, los invito a sumarse con un “Me Gusta” en la página de FACEBOOK o a suscribirse al blog para que les lleguen las novedades en su correo electrónico. Gracias!

, , , ,

One Response to Viajar seguro / Viajar con un seguro

  1. maytizea 11/04/2014 at 06:35 #

    Fantásticas tus recomendaciones. Muchas gracias.

Si querés, dejá tu comentario...

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes