Front page

Menu

[De viaje por INDIA] Recorriendo la ciudad rosa de Jaipur… en India

(5 de enero de 2012 – JAIPUR)

Jaipur empezó con dificultades… en realidad, con un solo problema que condicionó mis primeras horas allí: mis tarjetas de débito no funcionan en los cajeros automáticos de los bancos indios… fuck!! (esto en 4 semanas mas o menos se me va a convertir en un problema porque el efectivo va a empezar a desaparecer y si no logro extraer dinero de los ATM (cajeros automáticos) va a ser un problema. Recorrí varios cajeros para ver si cambiaba la situación pero no fue posible… conclusión: dejé de pensar en eso porque no lo podía solucionar. A la noche llamaría a casa a ver si desde Buenos Aires podían habilitar las tarjetas para que anden… Me fui en un rickshaw hasta el centro, mejor dicho, hasta las murallas de la ciudad vieja. No era lejos, en realidad  eran menos de dos kilómetros pero todavía no estaba orientado claramente en la ciudad así que por 40 rupias (menos de un dólar) me evité la caminata y llegar seguro a una de las puertas de la ciudad amurallada.

La ciudad vieja de Jaipur es una laberinto de fascinantes bazares, antiguos palacios semi destruidos y edificios históricos… todos de color rosado. En sus calles coexiste la historia y la modernidad dado que en medio de los centenares de autos, motos y camiones aparecen de repente camellos o elefantes cargando frutas o verduras que algún granjero trae para vender en la ciudad.

Badi Chaupar (la gran plaza)ocupa uno de los extremos del bazar de la calle Tripolia, en una zona cuyo ordenamiento urbanístico ha cambiado muy poco del siglo XVIII a la actualidad. De las calles principales nacen callejones peatonales, flanqueados por los pequeños talleres de marionetas, artesanos de la plata y detrás de ellos, las tradicionales HAVELIS (grandes casas) que antes fueron hogar de los comerciantes u hoy albergan tiendas o colegios. Es una zona muy bulliciosa, con cientos de personas circulando a cada instante, con mucho colorido y olores muy intensos.

En el centro de la ciudad se alza el GRAN PALACIO de Jai Singh II, que ha sido la residencia de los gobernantes de Jaipur desde la primera mitad del siglo XVIII y hoy sigue siéndolo, aunque una parte importante está habilitada como museo. Sus tesoros incluyen bellas pinturas en miniaturas, manuscritos, alfombras mongoles, instrumentos musicales y una importante colección de armas.

El palacio está conformado por un complejo de edificios que mezclan rasgos de la arquitectura mongol y las decoraciones rajput. El primer edificio que se levanta en el patio central es el Mubarak mAhal, donde se puede visitar una ostentos colección de ropa de época y trajes de gala. Luego, la SILEH KHANA, antigua armería, guarda una de las mejores colecciones de armas de guerra de la india. Luego, el Chandra Mahal, el palacio propiamente, continúan viviendo los gobernantes de Jaipur por lo que no se puede visitar. También en una de las galerás del enorme patio, se pueden ver unas urnas de plata *DUAn i khas) incuidas en el guinnes de los record como los objetos de plata más grandes del mundo. Estas enormes tinajas se usaron para transportar agua sagrada del Ganges hacia Londres en la visita de Madho Singh II a la metrópoli del imperio.

Otro punto sumamente interesante dentro de las murallas de la ciudad vieja es el templo de Govind Dev, un lugar de mucha devoción con cientos de mujeres y hombres orando, sumamente colorido. Este templo está consagrado al Krishna flautista (también conocido como Govind Dev). La imagen procedente del templo Govindeoji de Brindavan fue trasladada en el siglo XVII a Amber, ciudad  del familia reinante en Jaipur, para salvarla del fervor iconoclasta del emperador mongol Aurangzeb.  Se cree que el templo fue antaño el pabellón de un jardín denominado Suraj Mahal, donde vivió  Sawai jai Singh II mientras construía su soñada Jaipur. Cuenta una leyenda que una noche el rey se despertó para encontrarse en presencia de Krishna y este le exigió que le devuelva su residencia divina por lo que jai Sinh se mudó al Chandra mahal, del otro lado del jardín y consagró la imagen como dios protector de los gobernantes de Jaipur.

Otro punto de interés en mi caminata por la ciudad fue el denominado HAWA MAHAL (El palacio de los vientos) erigido en 1799 por Swai Pratap Sigh, que reinó desde 1778 a 1803. Es el edificio más característico de la ciudad y su ornamentada fachada, hoy un emblema de Jaipur, es una escalonada y barroca composición de ventanas y balcones cubiertos de celosías. Aunque se eleva cinco pisos, no tiene más de una habitación ede fondo y muros que no superan los 20 cm de ancho. Esta construido con cal y argamasa y se diseño así con el fin de que las damas recluidas en el harén pudieran observar sin ser vistas el ajetreo de las calles. Desde lejos, el HAWA MAHAL, consagrado a Krishna, parece la corona (mukut) que a menudo adorna la cabeza del dios.

Sawai Jai Singh II, gran constructor de Jaipur, era un fascinado por la astronomía por lo que junto con el palacio construyó el JANTAR MANTAR (observatorio astronómico) durante los años 1728 y 1724. Resulta algo bizarro, dado que el observatorio hoy está compuesto por grupos de esculturas y jardines con instrumentos de medición astronómica. Algunos instrumentos se continúan usando para calcular las temperaturas que habrá en el verano, la fecha de llegada del monzón y la posibilidad de inundaciones. El aparato más llamativo de todos es denominado SAMRAT YANTRA  y es un reloj de 23 metros de alto que pronostica las fechas para la cosecha.

Mi caminata luego siguió por el bazar. La verdad, un lugar caótico y pintoresco a la vez. Miles de motos por todos lados, cientos y cientos de personas que van y vienen, vacas ahí andando nomás, algún camello que aparece cargando una pesada cosecha. Y los negocios tradicionales, pequeños talleres, comerciantes con coloridas estanterías repletas de telas. Un paraíso para la fotografía!

Cansado luego de todo el día de caminata,  volví al hostel. Me encontré con una española, Sonia, con la que estuvimos charlando largo rato sobre lo que nos había traído a la india y sobre todo lo que india ya nos había mostrado y enseñado.

No comments yet.

Si querés, dejá tu comentario...

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes