Front page

Menu

Namasté India!

El destino elegido para el verano del 2012 fue India y Nepal… India, es posiblemente el país con mayores contrastes del mundo, es el séptimo país más extenso y el segundo más poblado, después de China. Su territorio amplio permite en un viaje de tren pasar desde el Himalaya a la costa del Mar de Arabia, recorrer el desierto del Thar, conocer el Golfo de Bengala o las paradisíacas islas de Andaman. India, con su prodigiosa amalgama de lenguas, culturas, etnias, creencias y estilos de vida será el escenario de mi próxima aventura… Faltan apenas dos días para tomar el avión y la ansiedad y las ganas se mezclan en este tiempo de ultimar detalles y avanzar a contratiempo con los preparativos…

buda

Mi viaje comenzará en la ciudad de Mumbai, sobre el Mar de Arabia. Allí pasaré año nuevo y algunos días más para tener un primer acercamiento a la india. Luego viajaré en tren a Udaipur, al norte, que es conocido por ser un bello pueblo del Rajasthan, con el Lago Pichola a su alrededor… de ahí seguiré subiendo hacia Jaipur. Jaipur es otra de las ciudades del Rajasthan, famosa por su color celeste. En tren seguirá mi viaje por el desierto del Thar hacia Jodhpur para ver los antiguos fuertes. Allí estaré algunos días esperando que llegue mi amigo Nacho que viaja después. Juntos luego iremos al pueblo en el desierto llamado Jaisalmer. Desde allí en tren seguiremos viaje hacia Bikaner para visitar un pueblito cercano, llamado Deshnock, conocido por su templo repleto de ratas. Seguimos viajando hacia el norte, a Nueva Delhi, pero sin parar aún en ella, solo para cambiar de tren y llegar luego de un largo viaje a Amritsar. Desde allí iremos a la frontera con Pakistan primero y luego a Dharamshala donde se encuentra exiliado el gobierno del Tibet por la persecución china. Dejaremos atrás esta zona de montañas y viajaremos luego a Nueva Delhi, ahora sí para recorrerla en un par de días y luego seguir viaje hacia el este, a la famosa ciudad de Agra. Allí visitaremos uno de los monumentos más importantes de India, el Taj Mahal. Luego seguiremos viaje hacia Khajuraho para recorrer los templos que inspiran el Kama Sutra. Si todo va bien, avanzaremos en avión hacia Varanasi, la ciudad del Ganges y sus crematorios y desde allí volaremos a Nepal. Nuestra llegada será a Katmandú y pensamos recorrer el valle de Katmandú y sus ciudades históricas y luego viajar a Pokara, para tener un poco más cerquita a la cadena monatañosa del Himalaya. Allí nos separamos, Nacho vuelve al sur para tener unos días de playa y volver a casa y yo luego de unos días más en Nepal vuelo a Calcuta (Kolkata) para conocer algo de la obra de la maravillosa Madre Teresa. Ahí empezará otra aventura, volar hacia las islas de Andamán, unas islitas de la india perdidas en el mar de Andamán, que tienen población hostil (es decir, que no interactúa con occidentales), pero más allá de eso, hay hermosas playas y elefantes que cruzan de una isla a otra. Me quedaré un par de días en Port Blair y luego en ferry iré hacia la isla de Havelock. Viajo luego hacia Bangalore para pasar un día allí y conocer un poquito del sur de la India y su Sillycon Valley y luego en tren espero llegar a Goa, ya terminando el viaje, para disfrutar de sus playas sobre el Mar de Arabia. Desde allí, un avión a Mumbai y vuelta a casa. Mucho no? Bueno, son 50 días de viaje… vamos a ver cuánto de todo esto se puede hacer!!! (Esperemos que todo!)

 DSC_0641 (Copy)

¿Te vas a la India? ¿A qué vas? Derribando prejuicios…

Namasté es una palabra bastante recurrente en India que se utiliza para expresar saludo, despedida, agradecimiento sincero así como para mostrar respeto, veneración, e incluso para iniciar un rezo. Su significado más literal es “te reverencio a tí” y suele ir acompañado gestualmente con las palmas de la mano juntas apuntando hacia arriba y apoyadas en el pecho. Más que una palabra normal y corriente es una filosofía con la que nos acercamos los unos a los otros como iguales, sin sentir superioridad alguna, iluminados por exactamente la misma luz. Es el respeto, es la admiración, es la concordia y el deseo de Paz hacia los demás, con los demás. Así quisiera comenzar mi viaje por India… con un saludo respetuoso a un país que promete mucho para los próximos días.

La India siempre me ha impuesto un cierto respeto. No digo miedo, sino respeto. Y es que la recopilación de anécdotas, experiencias, escritos, noticias y documentales que siempre he atendido con curiosidad nunca me parecieron los más pintorescos para decidir dar el paso en solitario y aventurarme a caminar por aquellas tierras. Las expresiones de dureza tanto física o psicológica se fusionaron en una opinión quizás desacertada para unos y real para otros. Por todos es conocido que India es uno de los países con mayor índice de pobreza del mundo, que nunca ha estado exento de la amenaza terrorista y que determinadas regiones como Cachemira están consideradas como verdaderos “polvorines” capaces de desencadenar crueldad e intolerancia.  Viendo foros de viajeros, constantemente aparecen comentarios con respecto a la posibilidad de enfermarse por el estado de los alimentos y del agua, y que la higiene no es una de las mayores virtudes de su población.

Entonces… a horas de viajar, me pregunto ¿por qué me estoy yendo de viaje a la india? Habiendo tantos destinos en el mundo… ¿por qué elegir India?

 La primer respuesta creo que se refiere a uno de sus magníficos monumentos… conocer el Taj Mahal ha sido un motivo movilizador. Pero la india no es solo el Taj, también conocer los templos de Khajuraho, las paradisiacas playas de Goa, la Kerala más tropical y auténtica, la vertiente sur de la Cordillera del Himalaya, la residencia del Dalai Lama, el hogar de más de 3000 tigres que viven en libertad, el último reducto del León asiático en la Selva de Gir, el Desierto de Thar, las viejas ciudades de los Guerreros Rajput en Rajasthan, el Sagrado Ganges y un largo etcétera repartido en una extensión que supera los tres millones de kilómetros cuadrados (sería como España multiplicada por seis) y habitada por 1200 millones de personas (segundo país más poblado del mundo, seguido de China). Pero, ¿cómo no iba a querer ir allí?

A decir verdad, creo que la primera vez que se me vino a la cabeza hacer un viaje a la India fue en el 2009 cuando caminaba por las calles de Gizah, en Egipto, luego de recorrer sus faraónicas pirámides… en silencio, mientras miraba antigüedades en un bazar, me pregunté a mi mismo… ¿qué sigue ahora? La respuesta fue es imponente edificio de mármol blanco, el esplendoroso Taj Mahal. Luego, el año pasado, mientras viajaba por el sudeste conocí mucha gente que había estado o venía mismo de India. Las anécdotas y relatos que traían fueron creo el empujón que faltaba para animarme a pensar a la India como destino para mi próximo viaje.

¿Y qué vas a hacer en la India? Es una pregunta que aparece con frecuencia cada vez que le cuento a algún amigo o compañero de laburo que estoy armando un viaje a la India. Realmente hay mucho para hacer … cada una de las ciudades elegidas para este viaje tiene un por qué, desde la primera a la última (que en realidad, es la misma)…

058.JAISALMER.Camel Safari en el desierto del Thar (84) (Copy)

Mumbai… antes llamada Bombay, representa la fascinación del cine de Bollywood, el críquet en los maidans (parques) los fines de semana, el bhelpuri (comida típica) en la playa de Chowpatty, y los autobuses rojos de dos pisos. También los garitos del barrio chino, los barrios de chabolas más grandes de Asia, la política comunalista y los poderosos padrinos de la mafia.

Goa… playas y vida tranquila. Tiene la ventaja de ser muy distinta del resto del país, y de poseer unas dimensiones tan razonables que permiten abarcarla y explorarla como ningún otro estado de la India.

Delhi… Es bastante improbable que la primera impresión de Delhi sea positiva, especialmente si también es la primera impresión de la India. El viajero captará seguramente la contaminación, la muchedumbre, los olores, los ruidos y el acoso constante de los pedigüeños mucho antes que los verdaderos encantos de la ciudad. Pero vale la pena perseverar, ya que la historia de Delhi es fascinante y omnipresente: los bazares de Paharganj son una estupenda introducción a la India más bohemia, la arquitectura de los monumentos de la ciudad es de lo más impresionante y, además, se come muy bien.Delhi incluye Nueva Delhi, capital del país y centro neurálgico de los itinerarios por el norte. 

Calcuta… La ciudad principal de Bengala Occidental se desparrama, al azar, a lo largo de la orilla oriental del río Hooghly. Antaño gloriosa capital de la India británica, su historia de horror urbano, de miseria y hambruna empezó con la Partición, y la consiguiente llegada de miles de refugiados. Sin embargo, insiste en proclamarse la Ciudad de la Alegría y se revela como uno de los centros urbanos más fascinantes y acogedores del país, la urbe intelectual de la nación, y una animada palestra de las artes y la política.

Agra… El Taj Mahal, un palacio descrito como el más extravagante monumento jamás erigido por amor, se ha convertido en el emblema turístico de la India. Este conmovedor mausoleo mongol fue construido por el emperador Shah Jahan en memoria de su segunda esposa, Mumtaz Mahal, cuya muerte al dar a luz en 1631 dejó al emperador tan desconsolado que, al parecer, su pelo encaneció de la noche a la mañana. El edificio se inició aquel mismo año, si bien no se terminó hasta 1653.

Jaipur… La capital del Rajastán se conoce popularmente como la Ciudad Rosa, a causa de la tonalidad ocre rosada de sus antiguos edificios y murallas almenadas. Los rajputs, originarios de la región, asociaban el color rosa con la hospitalidad y, según se dice, pintaron la ciudad de este color con ocasión de la visita del príncipe Alfredo de Gran Bretaña, en 1853. Esta tradición y el ambiente relajado y acogedor de Jaipur siguen vigentes hoy en día.

Benarés… Durante más de dos mil años, Benarés, la Ciudad Eterna de Asia, ha sido la capital religiosa de la India. Construida a orillas del sagrado Ganges, dicen que combina las virtudes de todos los demás lugares de peregrinación, y cualquiera que acabe allí sus días (sean cuales sean sus creencias religiosas, y por grandes que hayan sido sus pecados) será transportado directamente al cielo. Es la urbe más oriental de Uttar Pradesh y un importante centro de enseñanza, donde viven novelistas, filósofos y lingüistas. Esto se refleja en el papel que jugó en el desarrollo del hindi

Y finalmente… el reino de Nepal, situado a lo largo de las más altas cumbres del Himalaya, se dibuja como una tierra de paisajes sublimes, templos desgastados y algunas de las mejores rutas para practicar el trekking. En contraste con su pobreza, Nepal disfruta de una gran riqueza paisajística y tesoros culturales. Desde tiempos inmemoriales, este territorio ha estimulado la imaginación de Occidente, y a los turistas que lo visitan les resulta un lugar difícilmente olvidable. Muchos viajeros, seducidos por los encantos de Nepal, regresan, pero conscientes de su amplia complejidad natural y cultural, y provistos de un buen par de botas de montaña para fortalecer las piernas.

Estos son apenas algunos de los motivos por los cuales quiero que pasen rápido estas poquitas horas que quedan y comenzar a andar por este nuevo país, con tanta riqueza cultural e histórica, con tanto colorido… NAMASTE INDIA!

, , , ,

No comments yet.

Si querés, dejá tu comentario...

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes