Front page

Menu

[De viaje por EUROPA] // Las ruinas de Mystras en el Peloponeso (Grecia)

[Del archivo viajero… notas del cuaderno de viaje que se convierten en post]

Desde Esparta tomé un autobus local a la antigua ciudad de Mystras. La verdad es que iba solo en el micro por lo cual ya me imaginaba que iba a llegar a un lugar tranquilo y solitario. Mystras está ubicada a apenas unos ocho kilómetros de Esparta y el esplendor de hace unos cuantos siglos atrás que tuvo esta ciudad bizantina, hoy ha quedado en el olvido.  La ciudad de Mystras se ubica sobre la ladera de un cerro y alrededor de toda su extensión se han construido palacios y residencias. Los templos y hogares de la antigua Mystras tienen un evidente vínculo con la cultura de Bizancio, eso es claramente visible incluso en los espacios de los que apenas quedan algunas ruinas. En la cumbre del cerro ha sido construido un palacio enorme, del que hoy solo quedan ruinas. Los caminos que van recorriendo las múltiples construcciones permiten rememorar lo que ha sido la intensa vida política y cultural de esta ciudad. Se suceden palacios, iglesias, templos, hogares y murallas. Me tocó un día lluvioso para recorrer Mystras y eso le daba un toque de nostalgia a este lugar que alguna vez fue glorioso. Hoy, ruinas, vegetación que cubre los caminos y algunas pinturas olvidadas en muros corroídos por la humedad permiten al menos imaginar la grandeza de esta ciudad bizantina. Mystras es hoy en día un gran museo al aire libre donde los objetos expuestos son los propios edificios e iglesias, la propia ciudad, la hermosa llanura de Esparta que se extiende ante los ojos del viajero.

MYSTRAS (35) (Copy)MYSTRAS (31) (Copy)MYSTRAS (4) (Copy)MYSTRAS (5) (Copy)

Un poco de historia…

Mystras, hace varios siglos atrás, fue una importante ciudad del Peloponeso, construida sobre un monte llamado Taigeto y ubicado a unos 8 kilómetros de la mítica ciudad de Esparta. Durante muchos años, este lugar donde hoy en día reina el silencio y la soledad, fue la Capital del Despotado de Morea, un principado del Imperio Bizantino en el que el príncipe Guillermo II de Villehardouin construyó su palacio en Mystras en 1249. El Despotado de Morea existió durante los siglos XIV y XV y en algún momento su poder político llego a abarcar la totalidad de la región de Peloponeso. Su capital, Mystras, fue en aquellos años un importante centro de la cultura y el poder bizantino.

Un detalle importante: quien gobernaba el despotado, era el déspota pero en esta época la palabra no tenía la connotación negativa que se le atribuye actualmente. Déspota es un título honorífico que en el impero Bizantino (y también en el Imperio Búlgaro y Serbio) que significa simplemente “señor”.

MYSTRAS (6) (Copy)MYSTRAS (7) (Copy)MYSTRAS (13) (Copy)MYSTRAS (9) (Copy)

El emperador bizantino Juan VI Cantacuceno (1347-1355) organizó administrativamente provincia bizantina de Morea y la constituyó como un despotado para que fuera gobernado por su hijo y sucesor Manuel Cantacuceno. Durante años, la región fue una zona de lucha por el poder entre Bizancio y sus rivales sin embargo durante varias décadas fue gobernada por familiares del emperador bizantino. Bajo el gobierno del déspota Teodoro, se convirtió en la segunda ciudad más importante del Imperio, tras Constantinopla, y el palacio de Guillermo II pasó a ser la segunda residencia imperial. Posteriormente fue ocupada sucesivamente por turcos y venecianos. La ciudad fue totalmente abandonada en 1832 por eso se la conoce como ciudad fantasma y el conjunto de ruinas que se conservan ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad en 1989.

MYSTRAS (3) (Copy)MYSTRAS (14) (Copy)MYSTRAS (15) (Copy)MYSTRAS (16) (Copy)

Lo que queda de Mystras

La ciudad de Mystras fue una de las mejores muestras de la arquitectura de Bizancio en el Peloponeso. En su época de gloria estuvo repleta de iglesias, residencias y un gran palacio que mezclaron el clásico estilo bizantino con detalles del gótico. Hoy poco queda de aquello sin embargo, no deja de ser una visita más que interesante. En términos generales, el recorrido por la zona arqueológica de Mystras se puede dividir en dos grandes sectores: la ciudad alta y la ciudad baja.

En la ciudad baja se ubica el ingreso al sitio arqueológico a través de un enorme portal y una muralla que lo separa de la ruta. Ingresar por el portal permite visitar a Mystras en una suerte de peregrinación en la que se van recorriendo iglesias mientras se asciende por la ladera del cerro hasta llegar a la fortaleza de la cima. Desde lo alto, el paisaje es fabuloso: Esparta se extiende a lo lejos y Mystras se ve en su totalidad como un conjunto solitario e imponente.

La construcción más importante de Mystras es la fortaleza que Guillermo de Villehardouin construyó en la cima del cerro. Este enorme fuerte fue ampliado y reconstruido tanto por los bizantinos como por los turcos y consta de dos círculos de murallas y algunas torres de vigilancia. De las construcciones de su interior se conservan una capilla pequeña, algunos puestos de vigilancia y un edificio en ruinas que supo ser alguna vez la residencia principal del Palacio. Inmediatamente abajo del Palacio se encuentra la Iglesia de Santa Sofía. Esta iglesia fue construida por Manuel Cantacuzeno Paleólogo, primer déspota de Mystras, cuyas insignias se encuentran talladas en las columnas de la iglesia. Este era el templo principal del palacio y el lugar donde se construían las tumbas de la familia real. La Iglesia de Santa Sofía tiene una gran cúpula que se apoya sobre unas enormes columnas. El campanario de la Iglesia, originariamente de tres pisos, fue utilizado como minarete cuando Santa Sofía se convirtió en mezquita bajo el dominio turco. Se destacan de la decoración de la Iglesia el enorme Cristo de la cúpula rodeado de ángeles. Un poco más debajo de la Iglesia de Santa Sofía se ubican una serie de palacios. La construcción de esta sección de la ciudad fue iniciada por los francos pero luego Manuel Cantacuzeno le dio su estructura definitiva. Aquí se ubicaban las residencias de los gobernantes de la ciudad, sus cocinas, almacenes y habitaciones con un estilo arquitectónico que recuerda a la antiquísima Constantinopla.

MYSTRAS (31) (Copy)MYSTRAS (28) (Copy)MYSTRAS (26) (Copy)MYSTRAS (25) (Copy)

Otra de las Iglesias que se destacan en el centro de la ciudad alta es la Iglesia Evangelistria (también llamada de la Anunciación), una iglesia pequeña, pero muy bella. Lo que más se destaca es su decoración donde se mezclan figuras geométricas, formas propias de la naturaleza y simbología religiosa. La iglesia de Santos Teodoros, muy cercana a la anterior, es una de las iglesias más antiguas de Mystras. Una inscripción cita al monje Pacomio como promotor de su construcción, que se llevó a cabo entre 1290 y 1295. Su forma octogonal y una enorme cúpula, la hacen resaltar del resto de las construcciones que la rodean. La majestuosidad de la iglesia de la Hodiguitria demuestra que en sus años de gloria, Mystras gozaba de gran importancia y el monje Pacomio de enorme influencia. En su parte exterior, la Hodiguitria presenta enormes pórticos tallados y frescos que decoran sus muros.  En estos muros están representadas las principales fiestas litúrgicas, así como distintos personajes religiosos retratados según su jerarquía celestial.

Un poco más abajo, se ubica el Monasterio de Pantanassa (“de la Señora del universo”). Actualmente, el monasterio de la Pantanassa es el único habitado en Mistra por una pequeña congregación de monjas. En la calma de la antigua ciudad, su vida transcurre serena entre el trabajo y la oración, recibiendo al visitante siempre con una sonrisa en el rostro. La Pantanassa fue construida en 1428, lo que la convierte en el último monasterio erigido allí en época bizantina.

MYSTRAS (23) (Copy)MYSTRAS (22) (Copy)MYSTRAS (20) (Copy)MYSTRAS (19) (Copy)MYSTRAS (18) (Copy)

Finalmente, en el extremo sudeste de la colina, se desataca el conjunto denominado Períbleptos en el que se ubica el pequeño monasterio de la Vírgen Períbleptos (“la que se ve desde todas partes”). Varias capillas se han levantado posteriormente a su alrededor. En esta zona del sitio arqueológico, las ruinas que se conservan no son tan suntuosas como en la parte alta de la ciudad.

La visita a Mystras lleva algunas horas. Hay mucho para recorrer, subiendo y bajando por la ladera del cerro. La soledad y el silencio del lugar son un componente especial. Resulta un viaje en el tiempo transitar por los senderos de Mystras, muy recomendable para aquellos que disfruten del arte y la historia! 

Nota: mucha de la info histórica de este post fue obtenida del informe elaborado por Eva Latorre Broto en 2002, en el marco del trabajo realizado en el marco del proyecto de investigación BFF2000-1097-C02-01, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Madrid. Sitio web: http://www.oocities.org/ar/rolandcasti/

Si quieren seguir leyendo sobre este viaje por Europa pueden visitar el siguiente Link: EUROPA

Y si quieren comentar, sugerir alguna visita en el destino, critica o lo que gusten, no duden en dejar su comentario. Está bueno poder hacer algo interactivo entre el blog y los lectores así todos aprendemos.

A los que les haya gustado este post, los invito a sumarse con un “Me Gusta” en la página de FACEBOOK o a suscribirse al blog para que les lleguen las novedades en su correo electrónico. Gracias!

, , , , ,

Si querés, dejá tu comentario...

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes