Front page

Menu

Los castillos en los bosques de Sigulda, un lejano lugar de Letonia

Había una vez una joven muy bella que vivía en los valles del Jauja, la doncella Maija, conocida como “la Rosa de Turaida”, pretendida por decenas de caballeros y que deslumbraba a cuanto hombre se cruzaba. Pero ella, desconociendo prejuicios y matrimonios arreglados, se enamoró de Vikor, el jardinero de un castillo cercano, en Sigulda. Este era un amor imposible hasta que un día recibió una carta de Viktor para encontrarse con ella en Gutmana, a mitad de camino entre ambos castillos. Cuando Maija llegó a la cueva descubrió que quien escribió la carta no había sido el jardinero sino un soldado. Desesperada Maija, y para que el soldado no abusase de ella, ofreció al soldado un pañuelo mágico que le curaría todas las heridas que le pudiesen hacer en combate con solo apoyarlo sobre los cortes. Para demostrarle que el pañuelo era realmente mágico, la doncella le pidió al soldado que le hiciese una herida en su propio pecho. El soldado la atravesó con la espada y Maija murió, conservando así su honor y su amor por el jardinero”

sigulda (1) (Copy) sigulda (2) (Copy) sigulda (4) (Copy) sigulda (5) (Copy)

Letonia es una tierra repleta de historias, cuentos y leyendas. La historia de Maija, el soldado y el jardinero sucedió en las denominadas cuevas de Gutmana, a mitad de camino entre Sigulda y Turaida. Desde hace añares, las parejas llegan a este lugar y llenan las paredes de roca con sus nombres tallados para que su amor sea perpetuo, como el de Maija y Viktor.

Uno de los días de mi estadía en Riga, capital de Letonia, lo aproveché para hacer un viaje corto a la zona donde transcurrió esta trágica historia, el Parque Nacional del Gauja, a unos 50 kilómetros de distancia desde la ciudad. El viaje dura una hora y media y puede hacerse en autobús o en tren (en mi caso opté por ir en autobús porque me quedaba muy cómodo para tomarlo por la ubicación de mi hospedaje en Riga). El día había amanecido algo nublado y ni bien me subí al autobús comenzó a nevar pero bueno, ya estaba embarcado en la aventura…

El Parque Nacional del Jauja abarca un enorme valle de cerros y algunos castillos con mucha historia. La ciudad de Sigulda está ubicada en la afueras del parque a menos de dos kilómetros de distancia por lo cual suele ser su principal acceso. En el día que me tocó visitar esta ciudad, el paisaje estaba completamente cubierto de nieve.  Caminé por la ruta que borda la ciudad, pasando justo por debajo del castillo de Sigulda y llegué hasta el ingreso al Parque Nacional. Allí comenzó un terrible tormenta de nieve… a los pocos minutos quedé empapado a pesar de haber conseguido un refugio. Volví a la ruta cuando la tormenta pasó y por suerte conseguí un auto que me acerque hasta Krimulda, el castillo más lejano.

sigulda (10) (Copy) sigulda (12) (Copy) sigulda (13) (Copy) sigulda (15) (Copy)

Krimulda o lo que quedó del castillo

A decir verdad, en Krimulda no hay ningún castillo. Apenas algunas ruinas y una diminuta aldea, pero con un poco de imaginación uno puede aventurarse a suponer lo que fue este lugar en sus tiempos de gloria. El castillo de Krimulda fue construido en el siglo XIII, hace unos 800 años y es poco lo que queda de él, apenas alguna pared y la base de una torre.  Muy cerquita de las ruinas del castillo se ubica la Casa señorial de Krimulda, un gran edificio blanco de fines del siglo XIX donde funcionó luego un hospital para tuberculosos y hoy en día, un sanatorio infantil.

sigulda (18) (Copy) sigulda (19) (Copy) sigulda (20) (Copy) sigulda (26) (Copy) sigulda (29) (Copy)

Como la tormenta de nieve seguía acompañándome en mi paseo por el valle del Gauja y realmente me lo estaba haciendo muy difícil, busqué refugio en la única taberna (y el único negocio!) de Krimulda para tomar un café caliente que realmente disfruté en cada sorbo. Afuera hacía mucho frio y yo tenía toda la ropa mojada por lo cual cada trago de café caliente era como revivir.

Caminé unos kilómetros por el costado de la ruta hacia Sigulda con la esperanza de que pase el autobús y por suerte, fue así. Eramos tres los viajeros que ese día estábamos visitando el Gauja y nos encontrábamos en todos lados, incluso en el autobús.

sigulda (31) (Copy)sigulda (34) (Copy)sigulda (35) (Copy)sigulda (37) (Copy)

Sobre el castillo nuevo y el castillo viejo de Sigulda

El castillo nuevo de Sigulda, casi ni parece un castillo, digamos que es un palacio, de estilo neogótico, de fines del siglo XIX que fue residencia de la familia Kropotkin. Con un inmenso jardín que lo rodea, ahora totalmente cubierto de nieve, esta residencia señorial en sus tiempos de auge fue uno de los lugares más destacados en el valle del Gauja. Ahora bien, lo más interesante para visitar en Sigulda está justo detrás del castillo neogótico y es el castillo medieval.

sigulda (41) (Copy)sigulda (64) (Copy)sigulda (42) (Copy)sigulda (43) (Copy)

El castillo medieval de Sigulda data del siglo XIII fue parte de las propiedades de los Hermanos Livonios de la Espada, un grupo de templarios que gobernaba en la zona del Báltico. Hoy queda apenas algo de su edificio principal y algunas torres en medio de un bosque tupido. Ingresar a su interior es como meterse en un cuento medieval: sus pisos de madera que chillan, las rocas de sus paredes y los estandartes colgando recordando las casas señoriales que lo habitaron recuerdan a cada paso que uno está andando por un lugar con varios siglos de historias. Claro, de historias de guerras y caballeros cruzados pero también de historias de amor como la de la doncella Maija y el jardinero Viktor.

sigulda (51) (Copy)sigulda (53) (Copy)sigulda (58) (Copy)sigulda (59) (Copy)sigulda (66) (Copy)

Como llegar a los castillos de Sigulda y Krimulda.

Desde Riga se puede ir a Sigulda en autobus o en tren (en invierno hay 10 frecuencias de cada uno por día y el costo no es superior a los 3 euros). Ambos tardan una hora y media en llegar y las estaciones están juntas. Allí hay un centro de información turística pequeño pero con algunos folletos.

Sobre el camino a seguir: es sumamente sencillo: hay que caminar derecho por la ruta que sale justo frente a la estación de tren y se mete en el bosque. A los dos kilómetros aproximadamente se llega a una enorme iglesia luterana blanca, y a partir de allí comienzan las ruinas de los castillos.

, , , , , ,

6 Responses to Los castillos en los bosques de Sigulda, un lejano lugar de Letonia

  1. Miguel 04/29/2015 at 11:14 #

    Excelente relato como siempre. Y la leyenda muy interesante. Gracias

    • polviajero 04/29/2015 at 12:13 #

      Buenas! gracias por dejar comentario Miguel!!! saludos!!!

  2. marchu 04/28/2015 at 16:23 #

    Me encantó todo lo que comentas de este lugar tan distante para mi tanto en distancia como en datos. Las historias y leyendas son muy interesantes. Todos los paisajes son hermosos, y tus fotos son sensacionales!! Se ve que eras vos y el paisaje, que espíritu tan aventurero, hay q estar Alli solo y con esa nevada!! Gracias por compartir y espero pronto acercarme a las tierras bálticas!! Un cariño

    • polviajero 04/29/2015 at 10:21 #

      Gracias Marchu! la verdad que ha sido una experiencia intensa andar por esos bosques con tremenda nevada pero bueno, como la historia terminó bien, ahora es una linda anécdota! Saludos!

  3. Tere Vázquez 04/28/2015 at 00:13 #

    Recorrí con mi familia estos lugares en verano y es hermoso el paisaje, lleno de árboles y naturaleza en pleno, una belleza, gracias por recordarme la historia-leyenda de Turaida y Sigulda.

    • polviajero 04/28/2015 at 00:54 #

      Uh! que lindo estar por esos bosques en verano… el invierno no es el mejor compañero para esos senderos pero bueno, igual lo disfruté en la medida de lo posible! saludos viajera! gracias por comentar!

Si querés, dejá tu comentario...

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes