Front page

Menu

De viaje por la Ruta del Queso, en Suipacha (Pcía. De Buenos Aires)

A veces, madrugar vale la pena. Y cuando el madrugón supone viaje, buenos amigos y quesos, mucho más. Un domingo de octubre, luego de varios amagues, bien temprano nos largamos con Lucila Runnacles (del blog Mochila Cult), Esteban Mazzoncini (del Blog Un Viajero Curioso) y Ceci Fabro (de Bien Al Sur Viajes) a la ruta 5 para llegar hasta Suipacha y disfrutar mucho de su gente, sus paisajes y sobre todo, sus sabores. El plan del día era perfecto: nos estaban esperando a la entrada de la ciudad de Suipacha para recorrer “La Ruta del Queso” en la que visitaríamos algunos establecimientos productores de quesos y además, una plantación de arándanos. Todo esto en el marco de los paisajes campestres y la tranquilidad de las afueras de Suipacha. A veces parece increíble que con alejarse tan poquito de Buenos Aires, el entorno y hasta el aire, cambien tanto.

DSC_0007 (Copy) DSC_0008 (Copy) DSC_0003 (Copy)

Suipacha, los quesos y su historia

Viajar hasta Suipacha es viajar a la tranquilidad del campo y esto se notaba desde que nos bajamos del auto en plena ruta 5. Allí, a poco más de 120 kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires, nos recibió Nicolás, coordinador de “La Ruta del Queso” en el local de la Suipachense. Así comenzaría nuestro paseo del día. Teníamos que esperar que llegue un grupo de turistas con los que compartiríamos parte de nuestra jornada. Nos convidaron un cafecito y cuando el grupo total se juntó en un salón junto al local de venta de productos regionales, empezamos a conocer un poco de la historia de Suipacha.

Esta ciudad, con casi 10.000 habitantes, se originó a partir de un grupo de inmigrantes vascos que comenzaron a instalarse en los campos de la zona y se dedicaron a la producción lechera. Las condiciones privilegiadas de la tierra en estas latitudes permitieron a estos pioneros contar con una producción de gran calidad. El tren les permitió comercializar la leche con facilidad a Buenos Aires primero, para producir derivados en las queserías de la capital y luego, cuando las condiciones económicas cambiaron, empezar a producirlos en establecimientos propios. Así fueron apareciendo alrededor de Suipacha diferentes establecimientos dedicados a la producción lechera y sus derivados, entre ellos, los quesos. Los productos fueron ganando prestigio en el mercado local y esto permitió aumentar la producción para llegar al mercado internacional. Así las queserías de Suipacha tuvieron su tiempo de apogeo. Luego, la crisis económica del país a comienzos de esta década los llevó a volver al mercado local con propuestas innovadoras y finalmente a partir de pensar en comunidad cómo superar los avatares actuales de la economía, surge la propuesta de armar la “Ruta del Queso” para ofrecer al viajero local e internacional una alternativa de turismo rural.

Así nace la Ruta del Queso. Hoy en día esta visita al campo suipachense supone conocer los secretos de la producción y degustar lo mejor de la región: los quesos. Ya sea de vaca, cabra, oveja o incluso búfala, los quesos aquí son la estrella. Y para matizar un poco, dulces de arándanos y embutidos de jabalí. Sin dudas que para un viajero con ganas de probar buena gastronomía, esta ruta es ideal.

DSC_0013 (Copy) DSC_0018 (Copy) DSC_0011 (Copy) DSC_0048 (Copy)

Cabaña Piedras Blancas y una clase sobre quesos

Nuestra primera visita en el marco de la “Ruta del Queso” fue a la Cabaña Piedras Blancas. A poquitos kilómetros de la entrada a Suipacha, sobre la ruta 5 (km 129), se ubica este establecimiento que ha sido uno de los pioneros en Argentina en la confección de queso de cabras. Su historia se remonta hasta el año 1922 y desde aquella época hasta hoy elaboran con recetas francesas el más exquisito queso de cabra, pero también de vaca y oveja. Nos recibieron en un salón de degustación y allí aprendimos un poco de la historia de esta empresa familiar. Conocimos el proceso de confección de quesos, el funcionamiento del tambo y hasta nos contaron algunos secretos de su producción. Nos contaron como se producen los quesos al estilo francés que son su especialidad: Lusignan, Chevrotin, Saint Julien, Freta, Crottin, Cabrambert, entre otros. Pero claro, tanto nosotros como nuestros compañeros turistas queríamos pasar a la mejor parte: la degustación.

DSC_0020 (Copy) DSC_0021 (Copy) DSC_0024 (Copy) DSC_0028 (Copy)

Una vez que finalizó todo el preámbulo de explicaciones, llegaron las bandejas de quesos (y también algo de pan y vino). Empezamos por probar los quesos mientras la colega que daba la charla nos iba guiando sobre qué cosas percibir en cada uno de ellos. La verdad que a mí me gustaron todos, pero particularmente el queso local, el “suipachense”, fue el que más me gustó. Fuerte, pero muy sabroso.

DSC_0029 (Copy) DSC_0031 (Copy) DSC_0037 (Copy) DSC_0038 (Copy) DSC_0044 (Copy)

Un dato interesante sobre Cabaña Piedras Blancas: desde hace algunos años ha firmado un convenio con la Universidad Nacional de Luján para mejorar su producción a partir del desarrollo de conocimientos científicos sobre la producción del queso. Muy bueno que quieran seguir mejorando algo que ya es exquisito!

Il Mirtilo y la producción de arándanos

Luego de la visita a la quesería, volvimos a la ruta para tomar rumbo al kilómetro 122 donde se ubica el ingreso a “Il Mirtilo”, un campo de unas ocho hectáreas dedicado a los arándanos. Cuando llegamos nos recibió Marisa, su dueña, que ya estaba conversando con unos turistas. Rodeados por la plantación de arándanos casi listos para cosechar, Marisa nos contó cómo se inicia una plantación, el proceso de selección y recolección de los arándanos y su cuidado. También nos comentó alguna de las propiedades medicinales de este cultivo y sus propiedades nutritivas. Recorrimos algo de la plantación y llegamos nuevamente a la mejor parte: la degustación.

DSC_0057 (Copy) DSC_0058 (Copy) DSC_0060 (Copy) DSC_0069 (Copy)

Marisa nos mostró algunos de los productos derivados del arándano que han creado en “Il Mirtilo” en conjunto con un monasterio de la zona. Probamos tres tipos de productos: dulces, jaleas y confituras (que se distinguen entre sí por el porcentaje de azúcar que lleva su producción). Pudimos degustar algunos de los productos gourmet de “Il Mirtilo”: el dulce de arándanos con chocolate y el dulce de arándanos con Malbec fueron mis preferidos. En “Il Mirtilo” también se produce jugo de arándanos, chutney de arándanos, confituras (con mucho más fruta que un dulce) y también dulces sólidos (como el dulce de membrillo o batata, pero en este caso, de arándanos). Nos despedimos de Marisa y su campo luego de haber aprendido bastante sobre esta fruta y seguimos nuestra ruta.

DSC_0072 (Copy) DSC_0081 (Copy) DSC_0090 (Copy) DSC_0083 (Copy)

En la Suipachense, nueva ronda de buen queso.

Volvimos a los quesos. Volvimos a la entrada a la ciudad de Suipacha y en el local de la Suipachense realizamos una nueva degustación de quesos. Allí aprovechamos para charlar un rato más con Nicolás y los proyectos a futuro de la “Ruta del Queso”. Nos contó, por ejemplo, que quieren aumentar la participación de los visitantes en los paseos armando un tour de “queseros por un día”, donde cada participante podrá fabricar su queso y luego se lo enviarán a su domicilio. Quedamos muy satisfechos con todo lo vivido (y lo probado) este día y siguiendo su recomendación, nos fuimos a recorrer Rivas, un pequeño pueblito cercano a la ciudad de Suipacha.

DSC_0095 (Copy) DSC_0097 (Copy) DSC_0098 (Copy) DSC_0101 (Copy)

Rivas a la hora de la siesta

Llegamos a Rivas luego de un breve pero contundente almuerzo de sándwich de jamón y queso (obvio, el queso no podía faltar) a la sombra de un árbol en la puerta de la Suipanchense. El viaje a Rivas no fue largo, son apenas 20 kilómetros desde donde estábamos (en realidad, 25 pero para convencer a la conductora nos plantamos en 20!). Llegamos a la hora de la siesta y la verdad que Rivas era un pueblo fantasma.

DSC_0114 (Copy) DSC_0119 (Copy) DSC_0121 (Copy) DSC_0122 (Copy) DSC_0124 (Copy)

Se trata de un pueblo muy chiquito, de apenas algunas manzanas de extensión, con una plaza central repleta de árboles, alrededor de la cual están la Iglesia, una antiquísima estación de servicio y algunas casonas de principios de siglo XX. Caminamos un poco por las calles polvorientas, respirando una paz única. Lejos se ven unos niños jugando a la pelota, algunas caballos un poco más allá pero el resto es puro silencio. Sacamos fotos, muchas. Disfrutamos de la tranquilidad y la calma que transmite este lugar. Cerquita de la iglesia se ubica la antigua estación de tren, ya en desuso porque los trenes hace rato que dejaron de pasar por estas vías. Hoy en día la estación abandonada es refugio de algunos perros callejeros y no mucho más. Aprovechamos a charlar un rato mientras recorríamos la estación y yo, particularmente, me dediqué a fastidiar con fotos a unas ovejas que me miraban como extrañadas de que alguien se estuviese moviendo en Rivas, un feriado, a la hora de la siesta.

Solo nos quedaba volver, con la panza llena y el corazón contento, como se vuelve de los viajes en los que uno ha disfrutado de cada instante.

DSC_0150 (Copy) DSC_0152 (Copy) DSC_0159 (Copy) DSC_0139 (Copy) DSC_0127 (Copy) DSC_0161 (Copy)

Info práctica:

Para realizar la Ruta de los Quesos, lo ideal es reservar con anticipación a través de Nicolás, enviando un mail a visitas@rutadelqueso.com.ar o bien a través del teléfono: (02324) 15 69 49 72. Nicolás se encarga de organizar los circuitos de acuerdo a los diferentes intereses de los visitantes. También se puede ir de forma individual pero en ese caso hay que adaptarse a los horarios estipulados por cada establecimiento. Para conocer las opciones de visita, pueden acceder a este link: RUTA DEL QUESO.

Y si quieren comentar, sugerir alguna visita en el destino, critica o lo que gusten, no duden en dejar su comentario. Está bueno poder hacer algo interactivo entre el blog y los lectores así todos aprendemos.

A los que les haya gustado este post, los invito a sumarse con un “Me Gusta” en la página de FACEBOOK o a suscribirse al blog para que les lleguen las novedades en su correo electrónico. Gracias!

, , , , , , ,

6 Responses to De viaje por la Ruta del Queso, en Suipacha (Pcía. De Buenos Aires)

  1. trekkingandtravel 11/06/2014 at 11:41 #

    Hola que buena propuesta para hacer un día de feriado. Sabes a cuanto esta ese pueblo de la ciudad de Rosario?

    • polviajero 11/08/2014 at 01:07 #

      Buenas! está a unos 260 kilómetros desde Rosario… desde ahí se hace un poco más lejos para ir y volver en el día… pero bueno, saludos viajero!

  2. sandra 11/05/2014 at 22:30 #

    Estuve averiguando cada ruta sale 230 pesos X persona laas económica , creo un ojo cara ya q tenes q ir con tu vehículo.

  3. Viaje & Descubra 11/04/2014 at 00:26 #

    uffffff!!!! QUIERO TODOOOOOO!!!!

    Buenísima “escapada”!!! (¿quién habrá puesto este nombre no? ojalá nadie más tuviera que “escapar” 2 o 3 días para viajar jajaja)

    Reflexión al margen, gracias por semejante recopilación de información…. te dan ganas de ir y de, obviamente, comerte todo!

    Abrazo Pol 🙂

    • polviajero 11/04/2014 at 08:27 #

      Hay que irse de quesos cada tanto jejejee… nah! posta, es un excelente paseo. Yo ni sabía que existía pero la verdad que quedé encantando con la gente de aquella zona. A veces cuesta creer que tan cerquita del caos de la ciudad, hay lugares tan lindos! saludos flor!

      • Viaje & Descubra 11/04/2014 at 10:54 #

        Irse de quesosssss jajaja me encantó!!
        Abrazotesssss

Si querés, dejá tu comentario...

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes