Front page

Menu

[en CHINA] // En Shanghai, el Bund y después…

(Nota: Si tendría que seguir un orden cronológico del viaje, después del post anterior tendría que empezar a escribir sobre Macao pero como quiero que queden todas las entradas de China juntas, voy a saltear Macao y Hong Kong y pasar a Shanghai, en mi vuelta por China)

Mi vuelo de Hong Kong hacia Shanghai fue muy tranquilo, viajé con China Eastern Airlines… justo había salido un ranking en un diario argentino que decía que estaba ubicada entre las líneas con más accidentes aéreos pero bueno, por suerte no fue el caso. Llegué al aeropuerto de Shanghai pasado el mediodía y el aeropuerto mismo, parece una ciudad por lo inmenso que es.

 154817_10151279140162689_281892887_n379770_10151279140312689_1747238738_n

Shanghai me recibía con lluvia y un cielo nublado poco prometedor. Empecé a dar vueltas por el aeropuerto como siempre, desorientado por no entender los carteles y el sentido común chino, que no es nuestro sentido común hasta que logré encontrar el tren que me llevaría a la ciudad. Desde el aeropuerto internacional de Shanghai hay dos formas de llegar al centro de la ciudad. Una de ellas es el METRO y tarda más de una hora en llegar y otra es el MAGLEV… un tren de alta velocidad, que tarda casi 8 minutos. La línea completa una distancia total de 30 kilómetros entre la estación de metro de Longyang Road al Aeropuerto Internacional de Pudong, tardando aproximadamente 7 minutos y medio en completarse el recorrido, lo que establece una velocidad media aproximada de 240 km. Es algo magnífico… ni se siente la velocidad, solo se ve el cuentakilómetro en cada vagón que va avanzando enloquecidamente y de repente aparece la gran ciudad. En realidad, el MAGLEV llega al centro de la ciudad de Shanghai y desde ahí tuve que tomar el metro para llegar al Bund, la zona donde estaba el hostel.

11955_10151279145357689_1046122978_n

Las estaciones de metro de Shanghai son una invitación al consumo. Por lo general están ubicadas en el subsuelo de los shoppings y a medida que uno sube se encuentra con moles de varios pisos encima de uno con nudos de escaleras mecánicas y los negocios de las marcas más caras que se puedan imaginar en cada uno. Yo encontré allí la perdición en GAP; pero bueno… esa es otra historia.

El hostel en el que iba a quedarme está ubicado en el barrio THE BUND. El Bund es uno de los barrios más famosos de Shanghai dado que es donde están muchos de los edificios de la época colonial, así que tiene un estilo europeo. El CAPTAIN hostel es una institución para los viajeros en China, un hostel que está hace añares y tiene una vista espectacular de la ciudad desde el bar que hay en el último piso que simula un antiguo barco (lo único malo del hostel es el personal que son los chinos más antipáticos que me crucé en todo el viaje pero bueno, son prescindibles… uno en Shanghai puede andar muy bien sin preguntarles nada). El hostel es un enorme hotel viejo, muy frecuentado por chinos también, que parece que se instalan allí por largas temporadas y por mochileros de bajo presupuesto, es decir, gente como uno! En fin, en los pasillos parece un antiguo hospital con ropa secándose, los baños son muy fríos pero las piezas están muy bien con bastante acceso a tecnología y bastante espaciosas. Dejé la mochila arriba de mi cama que aún estaba sin hacer y me fui a recorrer Shanghai. Esto sonó un poco ambicioso… Shanghai es una ciudad enorme, no se puede recorrer en una tarde. Fui a recorrer una parte de la ciudad, la que tenía más cerca, la costanera del Bund.

578166_10151279140787689_1195709233_n529342_10151279142097689_183928852_n

El paseo que bordea al río en Shanghai es el punto de atracción de todos los turistas que andan por la ciudad y fue lo primero que conocí. Hay un paseo, una especie de rambla que bordea el río y tiene una buena vista al barrio futurista de Pudong, que está al otro lado (foto).  Resalta la Oriental Pearl TV Tower que es la tercera torre más alta del mundo y a la que se puede subir pagando una entrada, así como el Shanghai World Financial Center, el edificio más alto de China y cuarto del mundo (492 m.). Bund es el nombre que dieron los británicos a la zona del malecón de la ciudad de Shanghai. Se trata de una zona de edificios situados a orillas del río Hunagpu, justo enfrente del barrio de Pudong. La zona del Bund se inicia en el puente Baidu y se prolonga por 1,5 kilómetros. En esta zona están situados algunos de los edificios más emblemáticos de la etapa colonial europea. A finales del siglo XIX y principios del XX, la zona del Bund fue uno de los mayores centros financieros de Asia. En ella se ubicaban bancos de países como Inglaterra, Francia, Alemania y Japón, además de algunas embajadas.  En conjunto son 52 edificios de estilos que van desde el clásico al renacentista.

486656_10151279145527689_1703216535_n531946_10151279145537689_1111108615_n537764_10151279145877689_347692268_n

En realidad recién al día siguiente pude recorrer el barrio con tiempo, disfrutando de un día no tan frío, sin lluvia y con mucho por andar. El Bund fue construido en la época en la que Shanghai y los territorios aledaños estaban bajo la órbita del imperio británico. Aquí vivía la oligarquía inglesa y de aquella época datan las mansiones y palacios que hoy se resisten a desaparecer. Eran épocas de lujo, esplendor y mucho contrabando. El Bund también alberga al puerto desde aquellos años. Con la llegada de Mao, las cosas cambiaron bastantes en estas tierras y la revolución se llevó la gloria de este rincón de la ciudad. Estuve casi todo el día recorriendo sus calles y por la noche, con un viajero mexicano que conocí en el hostel, fuimos hacia el otro lado del río, a Pudong, la zona más moderna de china.

604078_10151279146787689_899854673_n404796_10151279153097689_706750161_n563059_10151279153087689_1568031437_n

Pudong es la zona que mejor representa la grandeza comercial y financiera de la China contemporánea. Allí están los rascacielos más altos de China y también las empresas que están llenando más sus arcas con el despertar de oriente. Es zona de altos edificios, gente con trajes carísimos, shoppings de todos los tipos que uno quiera y locales de las grandes marcas.  Hay 4000 rascacielos (sí, 4.000 y viven 18 millones de personas solo en este barrio de la ciudad). La verdad que apenas recorrimos un poco de este enorme lugar y nos quedamos paseando por la costanera disfrutando de las vistas del Bund iluminado por la noche.

Al otro día me fui a recorrer el resto de Shanghai con esos buses turísticos amarillos que hacen circuitos por las ciudades. Shanghai es una ciudad enorme y viajar en metro es caro, estos buses son una buena solución si uno quiere recorrer la ciudad. Aproveché para recorrer la calle Nanning desde el Bus que es el centro comercial de la ciudad. A los que les gustan los shoppings, esta calle los desespera realmente. Un shopping al lado del otro y luego el gran Apple Store de 5 pisos… imposible no tentarse en ese local. Seguí con el bus luego a un mercado ubicado en una zona llamada Old Street. Fue como llegar a la Shanghai tradicional, con un mercado que se esparcía por viejos callejones y decenas de locales comprando lo que sea. Cada callecita parecía estar especializada en un producto en particular: estaba la calle de las carnicerías, la calle de las frutas, la calle del pescado, la calle de la comida hecha y la calle de lo incomible (cangrejos, escarabajos, hocicos de cerdo, perro… en fin, evitemos esa calle!). Los puestos están en la vereda y toda la comida es exibida al aire libre, los gatos pasan arriba de la comida caminando tranquilos total por aquí a los perros se los comen!)

city tour shanghai

426753_10151279575492689_550922131_n426504_10151279576582689_402492921_n525741_10151279576072689_635102945_n

Después de estar dando vueltas por este mercado local me dí cuenta que esto no era OLD STREET. Old Street en realidad es un barrio de casas chinas tradicional, con una arquitectura maravillosa que está repleto de centros comerciales de artesanías para los turistas y algunos templos. Es uno de los barrios característicos de la ciudad y tiene en estos días toda la decoración preparatoria para el año nuevo chino que está por venir. Aproveché para recorrer los jardines de Yuyuan, un lugar maravilloso construidos como parque para el emperador por la dinastía Ming hace más de 400 años que conservan todo su explendor. Viejas casas tradicionales, rocas talladas, lagos, estanques y bosques además de museos de jade y pintura, hay de todo para ver en los jardines de Yuyuan. En torno de los jardines se encuentran los Bazares Yuyuan, uno de los numerosos mercados en Shanghai. Los Bazares se encuentran en edificios relativamente nuevos pero con un aire “antiguo y tradicional”. Las tiendas y los puestos están llenos de toda clase de productos culturales, recuerdos, juguetes, etc. Definitivamente un lugar para turistas, pero igualmente entretenido para todos.

563206_10151279581937689_38974008_n487784_10151279590837689_674772496_n544517_10151279582997689_848105572_n

Al día siguiente aproveché para recorrer el Museo de Shanghai que es el museo con la mayor colección de arte de China. Un lugar maravilloso, para aprender sobre la escultura, pintura, la artesanía y vestimenta china. En realidad está dedicado al arte chino antiguo. Se encuentra en la Plaza del Pueblo y abrió por primera vez sus puertas en el año 1952  El edificio que alberga el museo tiene forma circular y ocupa un área de 39.200 m² de los que más de 10.000 están dedicados a exposiciones y contiene una colección de más de 120.000 piezas, divididas en diez categorías diferentes: bronce, escultura, cerámica, jade, pintura, caligrafía, sellos, monedas, muebles de las dinastías Ming y Quing y artes de las minorías chinas.  Es un museo interminable y estuve varias horas dando vueltas por allí. La sala de caligrafía china y la de papiros fue una de las más interesantes. Después me fui a recorrer un poco del centro comercial de Shanghai, la zona de Nanning Street con sus shoppings, me compré algo de ropa en GAP (desde Londres que venía con ganas de comprarme ropa de esta marca y aquí me la vuelvo a cruzar con precios mucho más accesibles). Por la tarde, otro lugar para pasear, la concesión Francesa.

559963_10151280417782689_2029974632_n405679_10151280419057689_78118544_n44274_10151280419392689_323123355_n

La concesión Francesa es un barrio de clase muy alta al sur de Shanghai. En realidad es una zona de importancia histórica que se denominó así tras la II Guerra del Opio, cuando los franceses ocuparon esta zona tras ganar la guerra, junto con los ingleses, contra los chinos. En esa época la Concesión Francesa era gobernada por los franceses como si fuera parte de Francia, desde 1849 hasta 1946. Se amplió progresivamente a finales del siglo 19 y principios de siglo 20. En esta zona se asentaron los primeros distritos residenciales y comerciales de Shanghái, y fue también el centro del catolicismo en China. Está dividida en dos áreas, Xintiandi y Tiánzifáng. La primera es más residencial con calles arboladas y casas bajas de bonitas fachadas pero también repleta de restaurantes, bares y locales de ocio. La Concesión Francesa es una combinación extraña entre el estilo de vida tradicional y la modernidad caracterizada por grupos de jóvenes que llenan los locales de ocio del barrio y compran los últimos diseños de ropa. Un buen paseo por este lugar implica la visita a alguna  shíkùmén. Es el nombre que reciben las casas bajas vecinales de estilo colonial construidas a principios del siglo XX.

Un detalle importante: Un lugar muy emblemático para visitar aquí es la casa desde la cual Mao planeó la revolución comunista en China. Tiene un alto grado de simbolismo, especialmente para el pueblo chino ya que se trata de la Sede del Primer Congreso Nacional del Partido Comunista chino. Se fundó en el mes de julio de 1921 en la clandestinidad en una pequeña habitación de esta shíkùmén y hoy en día todo el edificio es un museo dedicado a esta temática. En la planta baja, tras pasar el control policial, se encuentra una enorme bandera comunista. En el primer piso, muchos documentos y objetos relacionados con los líderes comunistas y aquel primer congreso de 1921. También se puede ver la sala clandestina donde se gestó el partido.

544454_10151281443677689_276335205_n485339_10151281442822689_705228679_n250758_10151281442902689_1196741246_n

Para los que van a viajar…

Algunos datos sobre el MAGLEV: La Shanghai Maglev Transportation Development Co., Ltd., tiene  servicios entre las 06:45 y las 21:40 hora local, en frecuencias de 15 o 20 minutos según la franja horaria. El precio de ticket básico en Enero de 2013 es de 50 yuanes algo menos por descuento si se muestra un ticket de vuelo, y el doble en clase VIP En comparación con otros transportes, el metro de Shanghai realiza el mismo trayecto en su linea 2 en un tiempo aproximado de viaje de unos 50 minutos a un precio de 6 Yuanes (precios de febrero de 2013).

A los que les haya gustado este post, los invito a sumarse con un “Me Gusta” en la página de facebook (http://www.facebook.com/Viajandoandoporelmundo) o a suscribirse al blog para que les lleguen las novedades en su correo electrónico. Gracias!

, , , , ,

8 Responses to [en CHINA] // En Shanghai, el Bund y después…

  1. Cris 02/28/2014 at 19:04 #

    muy bueno tus comentarios !!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  2. nico0408 05/22/2013 at 10:24 #

    muy bueno el post Pablo , y el barrio futurista , debe ser espectacular !
    excelente como esta contado.

    • polviajero 05/23/2013 at 02:31 #

      gracias Nico! sigamos sumando millas!!! saludos

  3. Silvia Boaglio 05/21/2013 at 19:39 #

    Sos un genio……..abrazos……..

  4. Anonymous 05/21/2013 at 10:53 #

    Muy útil y muy bueno

    • polviajero 05/21/2013 at 22:37 #

      me alegro que te sirva!!! Saludooos!

  5. sandra 05/19/2013 at 17:09 #

    nos encanto tu relato

    • polviajero 05/19/2013 at 23:46 #

      gracias Sandra! saludos!

Si querés, dejá tu comentario...

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes