Front page

Menu

[De viaje por INDIA] En el fuerte de Amber

 (6 de enero de 2012)

Por suerte, en el momento de desayunar nos cruzamos nuevamente con Sonia y arreglamos para pasar el día juntos recorriendo la ciudad. Sonia aun no había ido al gran bazar en la ciudad vieja y yo quería visitar el fuerte de Amber, a pocos kilómetros. Por lo tanto, unimos ambos planes. Pasaríamos la mañana en Amber y luego por la tarde iríamos a recorrer el bazar de la ciudad.

Aquí en India hay rickshaws o tuc tucs dispuestos a llevarte cuando a donde sea por poca plata. En algún punto se hace fastidioso porque si uno quiere caminar por la ciudad, te siguen, preguntan, siguen, preguntan… en fin, el arte de convencerte para que no camines y vayas con ellos. Amber se puede llegar en rickshaw que te espera durante la visita por unas 500 rupias si sabes negociar el precio… pero hay una forma más barata para llegar que es con el bus público, por apenas 12 rupias (recuerdan que 1 dólar son 53 rupias!).

En el hostel nos indicaron cómo llegar a la parada del autobús, que por cierto, no estaba lejos, apenas unas cuadras. El bus 5 atraviesa el centro histórico y en menos de media hora llega al fuerte de Amber. La verdad que el fuerte es imponente. Cuando llegamos lo primero que nos cautivaron fueron los animales alrededor: cientos de palomas volando de un lado a otro, camellos cargando pesados paquetes, elefantes bajando turistas desde las puertas del fuerte. Una maravilla para la vista.

El palacio fortificado de Amber fue la ciudad de los KACHHAWAHA hasta 177, cuando la capital se trasladó a Jaipur.  Los sucesivos gobernantes  siguieron acudiendo a él en las grandes ocasiones en  busca de la bendición de la diosa de la familia, Shila Devi. La ciudadela la fundó en 1592 MAN SINGH I sobre los restos de un viejo fuerte del siglo XI, pero son los diversos edificios añadidos por JAI SINGH I los que forman lo más admirable del fuerte.

La entrada principal al histórico fuerte de Amber se realiza por la imponente SURAJ POL (Puerta del SOL), así llamada porque está orientada hacia el sol saliente, emblema de los KACHHAWAKA. La puerta da a un gigantes (realmente gigantesco) patio, el JALEB CHOWK, flanqueado en tres de sus lados por tiendas de todo tipo y luego con una escalera que asciende hacia el templo de SHILA DEVI, con puertas KA, una diosa KALI de Piedra (shila).

El siguiente patio es el DIWAN Aam, destinado a las audiencias públicas. Cerca queda Sattais katcheri, una galería con 27 columnas  (sattais) talladas  donde los escribas se sentaban para apuntar los ingresos  de rentas al palacio.

Luego, un magnífico portal, la majestuosa GANESH POL, sirve de entrada a tres palacios privados, erigidos en torno a un jardín de estilo mongol, el Aram Bagh. Entrar por esa enorme puerta implica empezar a transitar un conjunto de laberintos para visitar los palacios que es realmente fascinante. Escaleras que van y vienen, pasillos que se cruzan, dependencias y balcones que se multiplican a medida que se avanza. El palacio es realmente enorme.

ANÉCDOTA DEL DIA: Mientras caminábamos con Sonia por uno de los palacios, un policía (auténtico) que estaba cuidando la seguridad del lugar se acercó y nos indicó una de las piezas originales del palacio.Luego nos pidió que lo siguiéramos y nos aseguró que nos llevaría hacia donde nadie llega, a un lugar secreto… jejeje! Nunca fuimos con él, no le íbamos a pagar por servicios de guía a un poli!!! Y encima, solitos nomás, llegamos al supuesto lugar secreto que era una de las torres del palacio… caradura!!!

Volvimos hacia la ciudad de Jaipur haciendo una parada previa con el colectivo en el Palacio del Lago, nuevamente, como en Udaipur, un palacio construido en medio de un lago artificial, se nota que era un antojo común para los diferentes maharahas de estas tierras.

En la ciudad nos quedamos dando vuelta por el bazar que es realmente grande. Brazaletes de laca, vasijas de cerámica, especias de todo tipo y color conviven en el bazar con objetos de última tecnología y telas de la que uno se le antoje. Caminar por el bazar es una aventura especial… los olores, los colores, las caras, las texturas, todo se mezcla para hacer de eso una realidad bella, realmente bella. Un paisano llega con su camello cargado desde el campo, alrededor cientos de ciclomotores llenos de tierra del desierto y junto a ellos, una moto Harley Davinson… así es el bazar de Jaipur. Todo se mezcla aquí.

Volvimos caminando hacia nuestro hospedaje… fue una larga caminata pero pudimos orientarnos sin dificultad. Charlando, las cuadras pasan rápidos. No dejamos un instante de sacar fotos, todo, absolutamente todo nos cautiva.

, , , ,

No comments yet.

Si querés, dejá tu comentario...

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes