Front page

Menu

De viaje por Rusia: recorriendo el Kremlin de Moscú

El Kremlin es uno de los símbolos de Rusia y una de sus postales más reconocidas en el mundo entero. Erróneamente yo asociaba el Kremlin con la era soviética pero en realidad data de mucho antes y tiene que ver con los zares y los pueblos eslavos que los precedieron. Kremlin significa ciudad amurallada y es justamente eso: una ciudadela amurallada donde se encuentran los edificios más importantes del poder ejecutivo ruso. Alguna vez sus murallas custodiaron el palacio de los zares, luego los cuarteles del régimen soviético y hoy en día, el palacio del Presidente de la Confederación Rusa.

Un paseo por el Kremlin resulta ineludible en una visita a Moscú dado que es el mayor atractivo de la ciudad, junto con la Plaza Roja. Es enorme, es cierto, pero maravilloso. Hay tanto para ver en su interior que puede llevar el día entero recorrerlo completo o al menos una buena parte de él.

Las murallas del Kremlin

Las murallas del Kremlin

La torre de acceso principal al Kremlin

La torre de acceso principal al Kremlinp

El jardín de Alejandro que bordea al Kremlin

El jardín de Alejandro que bordea al Kremlin

Dato importante:

Existen 2 tipos de entrada para ingresar al Kremlin: una para ver el jardín, las iglesias y catedrales dentro del Kremlin y otra para ver la Armería de Moscú, que es un museo dentro del Kremlin. Ambas se pueden comprar La entrada para ver las Catedrales y los jardines la tienes que comprar en la entrada al Kremlin, mientras que la otra la puedes comprar en esa misma taquilla o en la taquilla que hay en el interior.

  • El ticket de ingreso a los jardines y las catedrales es oscila entre 8 y 10 euros de acuerdo a la cotización del rublo. Es el ticket más barato y suele haber una gran cola para ingresar dado que el acceso con este ticket es por la entrada principal.
  • El ticket de ingreso a la Armería oscila en entre los 15 y 20 euros de acuerdo a la cotización del rublo. Es el ticket más caro e incluye al ticket de menor costo. Lo bueno de este ticket es que, además de ver el fabuloso museo de armas de Rusia, el ingreso se hace por una de las torres laterales, donde no hay nada de cola y se accede casi sin perder tiempo en esperas.

Un poco de historia del Kremlin:

Moscú fue en los siglos XI y XII una pequeña población de eslavos. Según los registros históricos la primera muralla de protección de la ciudad se erigió alrededor del 1147 y la ciudad se ubicaba completamente en el interior del recinto amurallado. En el siglo XIV Moscú creció como ciudad al convertirse en capital del principado y por ello se construyó en el interior de la muralla una serie de edificios religiosos de gran envergadura: la catedral de la Asunción (en 1326), la Iglesia de Nuestro Salvador (en 1330), la Catedral de San Miguel (en 1333), y en el centro del Kremlin en 1939 fue erigida una torre, denominada “campanario de San Iván”. Así ya en el siglo XV el Kremlin se convierte en el centro de la cultura rusa justo cuando se iniciaban las guerras por la unificación de Rusia que concluyeron con el surgimiento del estado más grande de Europa. A medida que Moscú sumaba poder, el Kremlin se ampliaba: la muralla ya no rodeaba la ciudad completa sino sus instituciones de gobierno y tenía una extensión de más de 2 kilómetros de largo, con 19 torres y un foso de agua a su alrededor.

Visitando el Kremlin

No ingresé al Kremlin por el acceso principal (la Torre de la Trinidad) y más tradicional dado que tenía el pase para visitar la armería y eso supone ir por otro ingreso que se ubica en el extremo de la muralla cercano al río Moscova. Fue una decisión oportuna porque la fila de espera en el ingreso principal era realmente grande y hubiese demorado dos horas o más en ingresar. El ingreso por el acceso de la torre de la Armería fue mucho más rápido, apenas unos 10 minutos.

Lo primero que visité fue la plazoleta de las Catedrales. Realmente es un lugar para disfrutar dado que desborda de belleza. En el centro del Kremlin se ubican 3 catedrales y 2 iglesias: la Catedral de la Asunción (Uspenski), la Catedral del Arcángel Miguel (Arjánguelski), la Catedral de la Anunciación (Blagovéschenski), la Iglesia de los Doce Apóstoles y la Iglesia del Manto de la Virgen.

Catedrales del Kremlin

Catedrales del Kremlin

DSC_0412 (Copy) DSC_0416 (Copy) DSC_0419 (Copy)

Catedrales del Kremlin

Catedrales del Kremlin

La Catedral de la Asunción es uno de los edificios religiosos más importantes y más grandes de Rusia. Su cúpula se eleva hasta los 42 metros y su decoración es realmente suntuosa. Aquí se coronó a los zares durante siglos. Es una construcción de piedra, antiquísima, con varias cúpulas y un interior decorado de una manera realmente deslumbrante. Si bien esta Catedral fue saqueada durante la invasión de Napoleón (que la llegó a usar como caballeriza), se conservan monumentales frescos del siglo XV, sobre todo con escenas de la vida de la Virgen.  El mural dedicado a la Virgen de Vladímir es realmente maravilloso (del siglo XII) y el dedicado a la Santísima Trinidad es una obra monumental del arte ruso del primer cuarto del siglo XIV.

La catedral de la Anunciación es otra de las catedrales que forma parte del conjunto de edificios del Kremlin de Moscú. Fue construida entre los siglo XIV y XVIII y al igual que la anterior, tiene un interior decorado de un modo fabuloso: pinturas de estilo bizantino decoran cada metro cuadrado de la iglesia que es coronada con una cúpula con un mural de Cristo estilo bizantino realmente impresionante.

DSC_0454 (Copy) DSC_0453 (Copy)

Catedrales del Kremlin

Catedrales del Kremlin

La tercer Catedral es denominada Catedral del Arcángel y es el lugar donde se ubican las tumbas de los zares y los príncipes. Esta Catedral fue construida entre 1505 y 1508 por un arquitecto italiano por lo cual tiene una clara influencia en ella el Renacimiento. Impresiona realmente uno de los muros donde se alza una iconostasis de casi 15 metros de alto con una diversidad de cuadros del siglo XVI y XVII.

En cuanto a las iglesias, la iglesia de los Doce Apóstoles es una iglesia pequeña pero muy pintoresca, que se reconoce fácilmente por sus arcadas únicas en el Kremlin y la iglesia del Manto de la Virgen de principios de 1400, también pequeña, llama la atención del visitante por su docena de pequeñas cúpulas doradas que brillan en contraste con el cielo de Moscú.

DSC_0423 (Copy) DSC_0424 (Copy) DSC_0430 (Copy) DSC_0450 (Copy)

Otro punto obligado de visita en el Kremlin es el Cañón del Zar, un cañón de fines del siglo XVI de unas 40 toneladas de peso y unos 6 metros de largo que participó en la defensa del Kremlin frente a los sucesivos invasores. Justo detrás, se ubica el campanario de Iván el Grande y la campana del Zar, una campana de unas 200 toneladas que se dice es la campana más grande del mundo. Habría que chequear…

Un destacado: la Armería del Kremlin

Detrás de la plaza de las Catedrales y junto con el Palacio de Gobierno se ubica la Armería del Kremlin, uno de los museos más importantes de Rusia. La armería fue fundada en el siglo XIV como fábrica estatal de armas y cuando el Zar Pedro I trasladó a los orfebres a San Petersburgo, la Armería se convirtió en museo.

El edificio actual, que desde el exterior parece un auténtico palacio ruso, fue construido en 1851. Hay un cupo diario de ingreso a la Armería y se ingresa en un horario específico de acuerdo a la entrada que se sacó (yo nunca me di cuenta de esto pero bueno, igual me dejaron pasar). El interior del edificio es sumamente lujoso, con pisos de madera por lo que hay que ponerse unas bolsas de nylon que cubra el calzado para no rayar ni ensuciar la madera o las alfombras.

La Armería tiene dos niveles en los cuales hay distribuidos más de tres mil piezas que incluyen: objetos regalados por los embajadores extranjeros a los zares, colecciones de armas de los siglos XIII – XVIII, telas y ropa de los siglos XIV – XIX, joyas de los zares y de la corte, piedras preciosas, vajillas de porcelana; telas bordadas con perlas y piedras preciosas y carruajes de los zares de los ss. XVI-XVIII.

Recorrer este museo es adentrarse en la historia de Rusia. Super recomendable usar el audioguía que se puede escuchar en español para entender un poco más de qué se trata todo.

DSC_0400 (Copy) DSC_0402 (Copy) DSC_0405 (Copy)

Un lugar que se mira y no se visita: el Gran Palacio del Kremlin

El Gran Palacio del Kremlin es la residencia oficial del presidente de Rusia y está ubicado junto a la plaza de las catedrales sobre una colina. Fue construido a mediados del siglo XIX justo en el mismo lugar donde se ubicaba el Palacio de los zares, mirando hacia el río Moscova. En su interior hay unos 700 salones divididas en dos niveles, todos decorados con elementos típicos del barroco y el clasicismo. Desde afuera se aprecia ya lo suntuoso de este lugar en el que los salones principales están dedicados a los Santos venerados por la Iglesia Ortodoxa: San Jorge, San Vladímir, San Andrés, Santa Catalina, entre otros. Lamentablemente, no está abierto al público. Solo se pueden visitar sus jardines y observar desde el exterior.

Atardecer en el Kremlin

Atardecer en el Kremlin

 

Si quieren comentar, sugerir alguna visita en el destino, crítica o lo que gusten, no duden en dejar su comentario. Está bueno poder hacer algo interactivo entre el blog y los lectores así todos aprendemos. A los que les ha gustado este post, los invito a sumarse con un “Me Gusta” en la página de FACEBOOK o a suscribirse al blog para que les lleguen las novedades en su correo electrónico. Gracias!

, , , , ,

8 Responses to De viaje por Rusia: recorriendo el Kremlin de Moscú

  1. Diana 03/09/2015 at 10:50 #

    Soñado!!! Gracias por los relatos! Te envié un mail porque estoy fantaseando con hacer un viaje visitando en principio Praga, Budapest; Viena, Berlin y algo que vaya surgiendo… Tengo 20 días en julio y poco dinero…
    Voy a mirar en el blog y si tenés alguna data te agradecería mucho: por ej, dónde empezar el recorrido, cómo viajar, etc. Gracias!!!!!!
    Diana

    • polviajero 03/09/2015 at 11:05 #

      Buenas! lindo viaje estás por hacer! esas 4 ciudades son fabulosas!!!! y lo bueno es que están bastante cerca una de otra… depende de donde salgas, lo mejor es que empieces por Alemania, como para empezar de lo más conocido te diría…

  2. MARIA DEL CARMEN 03/07/2015 at 20:16 #

    Maravilllo relato! parece que estoy paseando por Rusia!…muchas gracias por dejarme compartirlo en mi muro.FEliCITACIONES por lo que brindas y el coraje de viajar en este friooooooo…ABRAZOS

    • polviajero 03/07/2015 at 20:21 #

      Gracias por leer María del Carmen! Compartilo nomás! la idea es que se difunda así más gente puede conocer este lugar tan lejano!! Sabés que el frío no fue tan terrible? al principio costó, pero después ya me acostumbré y no lo sufrí tanto! Saludos! Pablo

  3. marchu 03/07/2015 at 15:34 #

    Pol Que interesante todo lo que comentas, que conservado que tienen todo, se nota que esto esta alejado del centro.
    Muy buenos datos. Tus fotos alucinan!! Pudiste sacar fotos en el museo?? Estas dejando unos datos muy valiosos!! Un gran cariño !!!q

    • polviajero 03/07/2015 at 16:06 #

      Gracias por leer Marchu! no, en el museo no se pueden sacar fotos… prohibido totalmente! (entre nos, mejor… así se disfruta un poco más sin tener la preocupación de la foto, la cámara y demás). Saludoooos!

      • Myrna Carlisle 03/08/2015 at 04:04 #

        Wow, que hermosas fotos, pero creo que serían mas bonitas en verano, bueno me refiero a ese frío que debes haber sentido. Muy informativo tu viaje y mucha valentía para viajar a un sitio donde no se habla español y muy poca gente habla ingles, aun me pregunto como hacías para comunicarte y sobretodo para ordenar las comidas. Buen trabajo, gracias y suerte.

      • polviajero 03/08/2015 at 04:19 #

        Si, tal cual… seguro que en verano o primavera los paisajes se lucen mucho más! pero bueno… pude viajar en invierno y esa era mi única opción. Igual está bueno porque tengo ahora le excusa para volver en verano!! o no? jajajja saludos!!

Si querés, dejá tu comentario...

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes