Front page

Menu

[De viaje por EUROPA] // En París

Llegar a Paris es parte de un sueño hecho realidad. Es una ciudad que obnubila. Es bella, hermosa, difícil de describir si uno no estuvo un buen rato en ella. Sus lugares más emblemáticos uno los conoce de memoria antes de verlos por primera vez, son imágenes mundiales, pero verlos directamente tiene un “no sé qué”. Como que te hace cosquillas la sangre de la emoción.

Llegué a París alrededor de las 11 de la mañana, a la Gare du Nord, no lo olvidaré jamás. El tren venía desde Bélgica y por lo tanto recorrimos el norte de Francia y los suburbios de París antes de llegar. Tenía la mirada fija en la ventanilla, disfrutando de cada instante cuando el tren comenzó a frenar. Hasta que por fin, apareció un cartel: Paris. Creo que me emocioné mucho en ese instante. Agarré mi mochila de viaje, me calcé la otra gran mochila, y bajé del tren casi en movimiento. Estaba totalmente emocionado. Paris iba a ser uno de los grandes destinos de este viaje por Europa.

La estación de la Gare du Nord (Puerta norte) de París era un hervidero de gente. Mucha gente volvía a la ciudad luego de la fiesta de año nuevo. Y yo no paraba de mirar cada detalle. Las francesas son las mujeres más coquetas que había visto hasta el momento y la elegancia de los “Monsieur” no se puede explicar. Todos iban y venían en esta fría mañana de enero parisino y yo estaba parado, simplemente parado, observando la locura alrededor. Salí a la calle caminando despacito, disfrutando de las conversaciones ajenas en francés, que por primera vez escuchaba en mi vida, hablado por nativos. No me animaba a hablar en francés, aún, a pesar de que algunas pocas palabras sabía y las conversaciones básicas las podía desarrollar (o al menos eso creía).

P1160188P1160190

Me hospedé esta vez en Hostal de Jeunesse de París (de Hostelling International), un enorme hotel antiguo, hecho hostel, con habitaciones super chiquitas y muchas camas apretujadas. La verdad que el lugar no me gustaba demasiado (prefiero los hostels más chicos, con poca gente y no estos megahoteles con cientos de personas que van y vienen) pero fue el primer lugar que encontré, a precio accesible.

En París, en enero, hace mucho frío. Eso hay que destacarlo. Y esta mañana era una mañana particularmente fría. Sin embargo, el sol se asomaba en el cielo celeste y entibiaba un poco a los transeúntes. Tiré la mochila en la habitación del hostel y me fui a caminar.

P1160195P1160204P1160205

La primer calle por la que comenzó mi exploración de la ciudad fue la Rue du Temple, una callecita repleta de negocios y panaderías que ya me tentaron en mis primeros pasos por la ciudad. Llegué al Hotel de Ville, que en realidad no es un hotel sino la Municipalidad de Paris: una construcción bellísima, de mármol blanco. Delante de ella habían montado una pista de patinaje sobre hielo. A pocos metros, París comenzó a deslumbrarme: el Sena, su agua azul, sus puentes, las construcciones antiquísimas alrededor, el boulevard y el Louvre.  No me alcanzaban los ojos para mirar tanto. Me quedé un buen rato sentado al sol, en un banquito del boulevard, observando a la gente pasar. París estaba en plena acción delante de mis ojos. Solo los turistas se detienen delante del río y lo observan maravillados. Los parisinos van y vienen, como es natural, como si nada estuviese pasando.

El río va serpenteando por el medio de la ciudad y la divide en dos. Varios barcos van y vienen por él llevando turistas o remolcando mercadería. El Sena es una gran vía de transporte además de un lugar de paseo.

Fue una mañana fotográfica, debo confesarlo. París es una ciudad que se deja fotografiar muy bien. No hay que esmerarse mucho para que salgan muy buenas fotos.

P1160207P1160210P1160214

Seguí caminando por la margen derecha del Sena, por el Quai de la Megissine para llegar hasta el Museo del Louvre. El Louvre es el Museo más importante de Francia y uno de los museos más reconocidos a nivel mundial. Es una construcción monumental, que alguna vez fue un Palacio de poderosos reyes. Hoy alberga una descomunal colección de arte.

Empecé conociendo el Louvre por la parte de atrás. Enormes rejas, jardines repletos de pinos, césped nevado. Ya me parecía lindo sin haber visto lo mejor. Entré por una de las enormes arcadas de sus laterales y aparecí en un patio que parecía extraído de un cuento medieval. De allí crucé a otro y luego a otro hasta que llegué a la entrada principal del Museo: la gran pirámide de Cristal. Una verdadera belleza! Caminé por la inmensa plaza de cemento que hay delante del museo y llegué  hasta el Arco de Napoleón, y luego, el jardín de Tullerías. El cielo celeste era el marco ideal para el jardín cubierto de nieve. Esta enorme plaza que ocupa 28 hectáreas, parece no terminar nunca. Fue diagramado en el siglo XVIII como jardín del Gran Palacio, y hoy es parte del Patrimonio Protegido de la Humanidad, a lo largo del Banco del Sena. La caminata por el Jardín de Tullerías es larga. Es un espacio muy grande con muchas estatuas y fuentes. Al finalizar el parque aparece la “Place de la Concorde”, una gran plazoleta redonda que se construyó entre 1755 y 1775 con una fuente en su centro, con estatuas enormes de Reyes y Príncipes de Francia. Presidiendo la plaza, el Obelisco de 3000 años de antigüedad que alguna vez fue parte del Templo de Tebas, y Mohamed Alí donó a Francia en 1831.

P1160220P1160243P1160245

Detrás del  Obelisco se haya el Gran Carrousel, una enorme rueda que gira día y noche y permite bellas panorámicas de París y particularmente del Sena, que serpentea abajo. Igual, había sucedido algo más importante que atrajo toda mi atención: lejos, sobre la otra margen del río, aparecía por primera vez, la imagen de la Torre Eiffel. Yo parecía un niño embobado mirado la torre y París a su alrededor. Fue un momento sublime, que me dejó mudo. Esta tarde había estado repleta de bellas imágenes: el Sena, el Louvre, la Torre. Caminé hacia ella.

P1160266P1160272

Si quieren seguir leyendo sobre este viaje por Europa pueden visitar las siguientes entradas:

– Para recorrer algo de Alemania… ALEMANIA

– Para conocer Holanda… HOLANDA

– Para seguir viajando por Bélgica… BELGICA

A los que les haya gustado este post, los invito a sumarse con un “Me Gusta” en la página de facebook (http://www.facebook.com/Viajandoandoporelmundo) o a suscribirse al blog para que les lleguen las novedades en su correo electrónico. Gracias!

(continuará)

, , ,

One Response to [De viaje por EUROPA] // En París

  1. tamara 01/08/2015 at 19:14 #

    hola! me entró la curiosidad por eso de Hostelling International, tenes alguna recomendacion para hacerme?? tiene pagina web??

Si querés, dejá tu comentario...

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes