Front page

Menu

De viaje por Lituania: recorriendo Vilna

Sobre Vilna no sabía prácticamente nada. Siempre me pasa. Cada vez que armo un viaje largo, hago lo mismo: de las primeras ciudades me averiguo todo y luego, casi sin tiempo, corrido por urgencias pre-viajes, no llego ni a saber si en las ciudades que me quedan para la mitad del viaje hay metro o no. Gajes del oficio, en fin.

Decía, sobre Vilna sabía poco y nada. Llegué tempranísimo por la mañana desde Letonia y casi sin darme cuenta, había cambiado de país. Estaba en Lituania, la tercera de las Repúblicas del Báltico que visitaría en este viaje y casi no me dí cuenta. El día estaba fabuloso por ser pleno invierno europeo: cielo celeste, sol, la nieve cubriendo los campos, los pinos repletos de nieve y yo, leyendo en el autobús algo de todo lo que tenía para descubrir en Vilna.

Vilna es una ciudad bastante pequeña digamos y todo lo que hay para ver está cerca. En un día se puede recorrer a pie perfectamente, pero la verdad que me gustó pasar aquí tres días. El tiempo me sobró, es cierto, pero fueron días de mucho relax y sobre todo disfrute: Vilna es una ciudad llena de arte, cultura, teatros, historia… e iglesias! Hay muchas iglesias, algunas chiquitas, otras monumentales, suntuosamente decoradas o más austeras, pero hay iglesias por todos lados.

DSC_0062 (Copy)

El paisaje en el viaje de Riga a Vilna

DSC_0070 (Copy)

El paisaje en el viaje de Riga a Vilna

DSC_0074 (Copy)

La Plaza del Ayuntamiento

DSC_0071 (Copy)

Qué hay para ver en Vilna?

El centro histórico de la ciudad de Vilna se desarrolla a lo largo de la calle Pilies (una calle peatonal que nace en la Plaza de la Catedral y termina en el Ayuntamiento). Todo visitante que llega a Vilna pasea por esta calle: ahí están los restaurantes más caros, los negocios de souvenirs y recuerdos de la ciudad, y a pocas cuadras de distancia en diversas direcciones, las principales atracciones de la ciudad. A lo largo de largo de la extensión de la calle Pilies nacen pequeños callejones y callecitas que se pierden en el interior del centro.

La Plaza de la Catedral es otro de los puntos de parada obligatoria para el viajero. Es una plaza enorme (como todas las plazas de Europa, una plaza seca, es decir un enorme playón de cemento, con algunas estatuas y no mucho más, aunque no muy lejos de ella hay un bosquecito). La catedral está consagrada a San Estanislao y San Ladislao y junto a la torre del Campanario, debe ser el lugar más fotografiado de la ciudad. Si bien por fuera la catedral tiene un aspecto imponente, digamos que el interior no es gran cosa y está bastante vacía. Antes de que en este lugar exista la catedral, se ubicaba allí un templo pagano en donde se adoraba al Dios del Trueno, Perkunas. Hoy, la catedral impacta por su impoluto color blanco (que en invierno se potencia más por la nieve que cubre todo). En la fachada, hay enormes estatuas de los 4 apóstoles que escribieron los Evangelios y su frente está coronado por estatuas de San Casimiro (que simboliza Lituania, San Estanislao que simboliza a Polonia y de Santa Elena, que representa Rusia).

DSC_0075 (Copy)

La calle Pilies, en el centro histórico de Vilna

DSC_0078 (Copy)

La Sinagoga de Vilna

DSC_0083 (Copy)

La calle Pilies, en el centro histórico de Vilna

DSC_0085 (Copy)

Los negocios tradicionales en la calle Pilies

DSC_0086 (Copy)

Los negocios tradicionales en la calle Pilies

Justo al lado de la catedral se ubica el gran Palacio del Gran Ducado de Lituania y la estatua del Gran Duque Gediminas, uno de los próceres más importantes de Lituania que no solo fue el fundador de Vilna sino que fue quien estableció la dinastía que extendió el territorio de Lituania desde el Mar Báltico al Mar Negro. El Palacio del Gran Ducado de Lituania fue construido entre los siglos IV y VIII y allí vivieron los duques de varias generaciones. Fue destruido parcialmente en el siglo XIX y luego reconstruido. Recientemente aquí se inauguró el Museo Nacional.

Cruzando el parque que se ubica justo detrás del monumento de Gediminas se inicia el sendero que sube a la colina para visitar el Castillo y la Torre de Gediminas (sí, todo se llama Gediminas acá). El ascenso es muy tranquilo y las vistas panorámicas desde la parte superior del antiguo castillo son maravillosas. Se ve la ciudad en su plenitud, ahora en invierno, con un manto blanco cubriéndola, incluso se ve la antigua puerta de la Aurora, por donde estaba el acceso medieval a las murallas de la ciudad. Desde la torre, Vilna se ve magnífica: su casco histórico es realmente digno de admirar por la gran cantidad de edificios barrocos, por lo que ha sido inscripto en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Se puede ingresar a la Torre de Gediminas. En su interior hay un pequeño museo en el que se cuenta la historia del castillo mientras se va ascendiendo a la cúpula de la torre.

DSC_0090 (Copy)

La Catedral de Vilna

DSC_0092 (Copy)

El Palacio del Gran Ducado de Lituania, hoy Museo de Arte

DSC_0094 (Copy)

La estatua de Gerimidas

DSC_0103 (Copy)

La Catedral y el Campanario de Vilna

Volviendo a la Plaza de la Catedral, otro lugar cercano para visitar es la Universidad de Vilna, emplazada en un monumental edificio barroco, que dicen que es la más antigua del Este europeo ya que la fundaron los jesuitas a mediados del siglo XVI.  

No muy lejos de la Universidad de Vilna se ubica el Palacio Presidencial, un edificio de estilo clásico que durante mucho tiempo fue sede del obispado de la ciudad y luego, en el período soviético se transformó en casa del gobernador general de Lituania. Hoy en día, el edificio es ocupado por la Presidencia de Lituania y su cancillería.

Por su parte, otra calle importante es la Gedimino Prospektas que parte también desde la Plaza de la Catedral hasta el río Neris y es donde se encuentran los negocios con las marcas más caras de la ciudad y algunos de sus edificios administrativos más destacados como el Parlamento, el edificio de Correos y el Teatro Nacional.  

DSC_0107 (Copy)

La Torre del Castillo de Vilna (o lo que queda de él)

DSC_0117 (Copy)

Las ruinas del Castillo de Vilna

DSC_0123 (Copy)

Vilna desde la torre de Gerimidas

DSC_0132 (Copy)

En la torre de Gerimidas

DSC_0130 (Copy) DSC_0141 (Copy) DSC_0144 (Copy) DSC_0156 (Copy)

Decía al comenzar que Vilna se destaca por tener una gran cantidad de iglesias, sobre todo en su centro histórico. Entre todas ellas se destacan la Iglesia de Santa Ana que dicen que ha sido construida con más de 30 tipos de ladrillos y que deslumbró a Napoleón cuando la usó como refugio para el ejército francés. Otra iglesia imponente es la Iglesia de San Pedro y San Pablo, una iglesia barroca del siglo XVII suntuosamente decorada, con su interior decorado con más de 2000 imágenes religiosas.

Para terminar este primer día de recorrida por la ciudad volví caminando por la calle Pilies a la Plaza de Ruteses, la plaza central de la ciudad, muy cerquita del hostel donde estaba parando. En esta plaza, donde se ubica el Museo de Arte actualmente, antes se ubicaba el Ayuntamiento y era la plaza donde se celebraba el mercado y las ferias de la ciudad.

DSC_0395 (Copy)

La iglesia de Santa Ana, una de las más bonitas de Vilna

DSC_0398 (Copy)

La Iglesia de Santa Ana

DSC_0408 (Copy)

El Palacio Presidencial de Lituania

DSC_0400 (Copy) DSC_0401 (Copy) DSC_0407 (Copy)

Vilna es una ciudad muy tranquila. Como me tocó visitarla en pleno invierno, debo reconocer que los días son cortos en esta época por lo que a las cinco de la tarde ya estaba tomando un café caliente en un barcito del centro histórico escribiendo un rato.

DSC_0413 (Copy)

En el teatro de Vilna

DSC_0414 (Copy)

En el centro histórico de Vilna

DSC_0174 (Copy)

En el callejón de la Literatura

DSC_0173 (Copy)

El callejón de la Literatura

, , , , ,

9 Responses to De viaje por Lituania: recorriendo Vilna

  1. Cecilia 09/05/2017 at 10:49 #

    Esta muy bueno el blog, esta muy bien elaborado encontré toda esa información que quería , gracias por compartir .

  2. Me enamoré de esos rascacielos nevados!!!

    • polviajero 05/13/2015 at 13:07 #

      Si! tal cual!!! al principio pensaba que al recorrer esta zona en invierno iba a encontrar todo gris pero la verdad, no dejó de sorprenderme!

  3. Miguel 05/07/2015 at 08:38 #

    Maravillosos lugares, y tan poco conocidos en el circuito turístico (por lo menos para mi). Gracias por compartirlo.

    • polviajero 05/07/2015 at 18:20 #

      Gracias por leer Miguel y gracias por dejar tu comentario!!! Saludoooos!

  4. marchu 05/01/2015 at 16:39 #

    Otra bellísima ciudad de los países del Báltico. Muy hermosos paisajes que han quedado capturados en tus fotos!! Es la primera vez que leo algo sobre este lugar, no sabes las ganas que tengo de poder conocerlos. Gracias por compartir todos estos recuerdos y por animarte a descubrir estos territorios..un cariñote Paul!!!

    • polviajero 05/01/2015 at 21:25 #

      Gracias Marchu! Sí, se sabe poco de estos lugares pero bueno, hay que animarse a conocerlos también! Saludos!!!

Trackbacks/Pingbacks

  1. De viaje por el interior de Lituania: los caraítas y las kibinai - Polviajero.com - 05/30/2015

    […] uno llega a Trakai desde Vilna tiene que caminar un poco más de un kilómetro desde la estación de autobuses para llegar al […]

  2. Viajando a los tiempos medievales: el castillo de Trakai (en Lituania) - Polviajero.com - 05/23/2015

    […] el castillo de Trakai, uno de los más reconocidos símbolos de Lituania, no muy lejos de Vilna pero que, de verdad, nos permite realizar algo muy parecido a un viaje en el tiempo. Es un […]

Si querés, dejá tu comentario...

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes