Front page

Menu

[De viaje por EUROPA] // Crónica de los dos días que tuve mi depto en Marsella

La terminal de trenes de Marsella es gigante. Evidentemente había llegado a una ciudad muy grande: Marsella es la segunda ciudad más famosa de Francia y también la segunda más grande. Yo no sabía nada de esto y suponía que estaba llegando a un pequeño pueblo… a veces los puntos en el mapa engañan. Hay que saber leer los mapas para no darse sorpresas como estas!

Yates en el puerto de Marsella

Yates en el puerto de Marsella

P1170699

La zona del centro de Marsella

La zona del centro de Marsella

Al salir de la terminal de trenes hay que atravesar una enorme escalera de mármol, muy ostentosas por cierto. Había hecho una reserva en un hostel que estaba ubicado cerca de la estación (London Connection). Supuestamente no era lejos de la estación de tren pero me costó encontrarlo. Era de noche y la verdad que la fama de las calles de los alrededores de la “gare” de Marsella no es la mejor. Solo algunos negocios de venta de kebab estaban abiertos y parecía que había llegado un barco desde alguna ciudad de África porque había mucha gente con maletas y bolsas de cosas yendo y viniendo al puerto. La dirección que tenía del hostel London Connection no era muy clara, tenía que llegar hasta un lugar llamado Boulevard Camille Flammarion pero no había ningún hostel por ahí y nadie lo conocía, al menos de los que pregunté. Volví a la avenida principal y encontré un teléfono para llamar al dueño y que me oriente. Y la verdad que me desorientó más. Me propuso encontrarnos en una esquina cerca de allí, me indico dónde estaba el hostel, me dio la llaves y se fue. Sí, me dio las llaves y se fue. Subí las escaleras del edificio un poco desorientado y justo por esas casualidades de la vida el hostel estaba casi vacío, solo había una pareja de argentinos recién llegados que estaban cocinando unos ñoquis. No pudo haber mejor recepción. Hoy en día este hostel tiene las peores referencias en Trip Advisor pero cuando yo estuve por acá estaba estrenándose y era lo más parecido a tener tu departamento en Marsella. El dueño se fue, el hostel no era un hostel, era un departamento, con una cocina bien armada y tres dormitorios, no había casi nadie y encima me encuentro con unos argentinos haciendo ñoquis. Nos quedamos charlando largo rato, tomando una cerveza y compartiendo algunas anécdotas viajeras.

Al otro día, aproveché para levantarme temprano pero ya mis compatriotas había salido y de Isaam, el dueño del hostel, ni noticias. Conclusión: me hice unos mates y salí. Cerré la puerta de afuera del departamento y me sentía felíz con esa sensación de tener mi casa en Marsella. Muy loco todo. Fui a la estación de tren para hacer mi reserva de tren para el próximo destino (Italia) y luego, a recorrer la ciudad. Me fui caminando desde la estación central a la Canabiera, la calle principal de Marsella. Al recorrer el centro de la ciudad se ve la influencia de dos grupos culturales bien definidos en estas latitudes: la cultura afro y los musulmanes. Algeria  y Tunez son vecinos de Marsella detrás del Mediterráneo y su influencia se nota… quizás esto sea lo que le da un toque distintivo a esta ciudad francesa. Y esta es la gran duda: sigo en Francia? en qué habla esta gente? No entiendo nada…

Yates en el puerto de Marsella

Yates en el puerto de Marsella

P1170728

Mercado en el Puerto de Marsella

Mercado en el Puerto de Marsella

Puerto de Marsella

Puerto de Marsella

Llegué caminando hasta el puerto. Es una zona realmente muy linda, de las más lindas de la ciudad. Temprano, bien temprano, está repleto de puestos de vendedores de pescado que sacan el pescado fresco de los barcos que van atracando y lo venden en un mercadito muy animado. Además, en el puerto hay amarrados centenares de yates y barcos. Marsella es una zona de mucho dinero y parece que abundan las familias con su botecito por aquí (lo de botecito, digo… es ironía, los yates son realmente impresionantes). Seguí mi caminata hasta el fuerte Saint Jean, una antigua fortaleza de defensa para las tropas francesas.

Desde hace siglos, el Fuerte de Saint Jean vigila la entrada de la bocana del puertoEl fuerte es del siglo XII, aunque ha vivido importantes cambios a lo largo de la historia. Los primeros en elegirlo como lugar perfecto de vigilancia y defensa fueron los cruzados de la Orden de los Hospitalarios de San Juan de Jerusalén (los Caballeros de Malta). Luego en el siglo XVI el rey René se decidió a incrementar el poder defensivo del fuerte con la torre cuadrada que puede verse actualmente y finalmente una nueva torre, circular, es posterior, del siglo XVII. Además, el fuerte está rodeado por un foso inundable que mandó a construir Luis XIV para que la fortaleza pudiera quedar aislada de la ciudad en caso necesario. Sin dudas, el fuerte es un lugar que encierra mucha historia entre sus muros. Durante la Revolución Francesa fue prisión del Estado, y con la ocupación alemana, se convirtió en depósito de municiones, sufriendo una grave explosión en 1944 que dañó parte del edificio. Caminar por allí además permite tener vistas panorámicas de la ciudad bellísimas. Me tocó un día soleado, con el cielo despejado de color celeste intenso por lo cual, caminar por la costa del Mediterráneo era una actividad ideal.

Fuerte de Marsella

Fuerte de Marsella

P1170719P1170713

La Abadía de San Victor en Marsella

La Abadía de San Victor en Marsella

Seguí caminando por el muelle hasta la Abadía de Saint Victor, que en realidad parece un antiguo castillo con campanario. Está ubicada cerca del puerto viejo y posee enormes murallas que recuerdan su caracter defensivo.  Se cree que en este lugar hubo un asentamiento griego y la tradición asegura también que aquí están enterrados algunos de los mártires de la Iglesia Católica, entre ellos quien da nombre a la abadía, San Víctor. La abadía es antiquísima, data del siglo V y con el paso del tiempo fue adquiriendo diferentes funciones hasta lograr su máximo esplendor con Guillaume de Grimoad, en el siglo XIV, quien llegaría a convertirse en Urbano V, papa de Avignon. Obvio, luego en los tiempos de la Revolución Francesa todo cambió fue un depósito militar y un cuartel.

Seguí dando vueltas por la zona del puerto un largo rato. Me fui al Quai de Rive Neve, donde hay ubicado otro antiguo fuerte, el Saint Nicolas. Este fuerte fue bombardeado por los alemanes durante la segunda guerra mundial y hoy, aquí, se respira una paz increíble. Desde allí hay una vista hermosa del Archipiélago de Frioul donde está emplazado el Castillo d´If. El enigmático Castillo de If que se encuentra en un islote a cercano a la costa, en mitad de la bahía, y donde la imaginación de Alejandro Dumas hizo que encerraran tan injustamente a Edmond Dantes, el Conde de Montecristo. 

El puerto de Marsella

El puerto de Marsella

Amarradero de Yates en Marsella

Amarradero de Yates en Marsella

El castillo de If

El castillo de If

Marsella

Marsella

La tarde la pasé en Notre Dame de la Gare, Nuestra Señora de l guardia, una bella iglesia que custodia la ciudad desde lo alto. Esta iglesia, también conocida como la iglesia de la Bonne Mere, la Buena Madre, es uno de los mayores atractivos turísticos de la ciudad. Quizás por su historia, quizás por sus vistas del Mediterráneo que se extiende a sus pies, vale la pena una visita. Fue construída en el siglo XIX  con estilo romano-bizantino y se enmarca al programa de las grandes construcciones que se llevaron a cabo en Marsella durante el dominio de Napoleón III. Cuenta con una estatua de broncede la virgen, de 9 metros de altura, creada por el escultor Lequesque, de la que se dice que protege a los marineros cuando están en la mar y la tradición atribuye a esta imagen de la virgen, infinidad de milagros. Es un lugar de mucha devoción para el culto católico. Para los que no creen, igual esta iglesia merece una visita: la vista panorámica desde la ciudad y el Mediterráneo es magnífica.

Había subido hasta Notre Dame de la Gare en un bus público pero preferí bajar caminando, justo en el atardecer. Cuando las luces de la ciudad se comenzaron a encender ya estaba en el puerto nuevamente. Otra imagen inolvidable de Marsella es ver ilumina a la Bonne Mere desde el Puerto. De noche, la imagen parece brillar en lo alto del cielo.

La Señora de la Guardia en Marsella

La Señora de la Guardia en Marsella

Iglesia de la Guardia en Marsella

Iglesia de la Guardia en Marsella

Centro de Marsella

Centro de Marsella

Iglesia de la Guardia en Marsella

Iglesia de la Guardia en Marsella

La noche en el hostel fue de mucha charla. Habían llegado unos australianos viajeros, Isaam, el dueño pasó a cenar con nosotros y la pareja de argentinos trajo a unos amigos españoles. La sensación de “estar como en casa” que sentía en este lugar era increíble. 

Si quieren seguir leyendo sobre este viaje por Europa pueden visitar las siguientes entradas:

– Para recorrer algo de Alemania… ALEMANIA

– Para conocer Holanda… HOLANDA

-Para seguir viajando por Bélgica…  BELGICA

– Para seguir viajando por Francia… FRANCIA

– Para seguir viajando por España..ESPAÑA

A los que les haya gustado este post, los invito a sumarse con un “Me Gusta” en la página de FACEBOOK o a suscribirse al blog para que les lleguen las novedades en su correo electrónico. Gracias!

, , , , , ,

No comments yet.

Si querés, dejá tu comentario...

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes