Front page

Menu

De viaje por el este europeo: Polonia, Eslovaquia y Hungría (tercer etapa)

Esta es la tercer etapa de mi viaje por Europa del Este. La primera etapa transcurrió en Rusia, en primer lugar, en Moscú y luego de unos días viajé hacia el norte, al pueblo de Veliky Novgorod y desde allí a San Petersburgo. Luego, una segunda etapa del viaje fue recorrer las denominadas Repúblicas del Báltico (Estonia, Letonia y Lituania) visitando principalmente Tallinn, Riga y Vilnus, y algunas ciudades cercanas a ellas. El viaje por esas tierras me permitió conocer mucho de una región de Europa que no muchas veces es incluida en los itinerarios más populares de viaje por el viejo mundo.
La tercer parte del viaje, que acaba de culminar, fueron dos semanas que transcurrieron entre Polonia, Eslovaquia y Hungría, una zona completamente diferente a las dos anteriores. En primer lugar visité Polonia, iniciando mi recorrido por Varsovia y luego viajando hacia el sur a Cracovia. Desde allí crucé hacia la región este de Eslovaquia para recorrer Kosice, una pequeña ciudad con mucha historia. Luego salí por unos días de Eslovaquia para ingresar a Hungría. Allí, la primer ciudad que visité fue Budapest y desde allí fui Szentendre para visitar Visegrád, un pueblito en la margen cel Danubio. Luego el viaje tomó rumbo noroeste para volver a Eslovaquia y recorrer su capital, Bratislava y el pintoresco pueblo de Trencín.

Paredes que hablan en el Este...

Paredes que hablan en el Este…

El tercer tramo del viaje transcurrió, tal cual expuse, en una región muy heterogenea y, sin lugar a dudas, con una riqueza histórica y cultural que me seducía a quedarme un tiempo más prolongado que las dos escasas semanas que destiné a recorrer estos tres países.
Específicamente, los primeros días transcurrieron en Varsovia, capital de Polonia. Se trata de una ciudad con una historia repleta de sufrimiento, y que fue completamente destruida durante los años de ocupación nazi. Es famosa por su rebelión al dominio alemán que llevó a la muerte a decenas de miles de polacos con la ciudad convertida en escombros. Hoy en día esta etapa ha sido superada y la ciudad ha sido reconstruida, incluso su centro histórico, del que no había quedado una pared en pie, y hoy ha recuperado el brillo de sus años de auge. Esta ciudad además de ser famosa por la tragedia, ha sido el lugar de nacimiento de uno de los polacos más famosos, Frederic Chopin. El museo que se ha construido para la divulgación de su legado es realmente fabuloso, organizado a partir de dispositivos de última tecnología y es una visita obligatoria en un viaje a esta ciudad.

La plaza de la antigua Varsovia

La plaza de la antigua Varsovia

El castillo de Varsovia

El castillo de Varsovia

La siguiente ciudad de Polonia que visité fue Cracovia. Dicen los que saben que es una de las ciudades más bonitas del país y no creo que estén muy errados. Cracovia fue la capital real del país en los tiempos medievales y su ciudad antigua (que no fue atacada durante la segunda guerra mundial) se preserva inmaculada, coronada con el antiquísimo castillo de Wawel.

El castillo de Cracovia

El castillo de Cracovia

La ciudad vieja de Cracovia

La ciudad vieja de Cracovia

La plaza central del Stare Mestro de Cracovia

La plaza central del Stare Mestro de Cracovia

Muy cerca de Cracovia funcionó durante los años de ocupación nazi su obra más inhumana: el Campo de Concentración de Auschwitz, una verdadera máquina de matar. Auschwicz está ubicado a una hora y media de viaje desde Cracovia, en dirección al pueblo de Oswiecim. Resulta realmente conmovedor caminar por las barracas que albergaron a miles de judíos y presos políticos del nazismo. Lo más aterrador de este nefasto lugar es recorrer las cámaras de gas y el sector de los hornos crematorios aunque también los sectores del museo donde se encuentran acopiados maletas, prótesis y el pelo de los difuntos son particularmente desgarradores. Cerca de Auschwitz se ubica otro campo de concentración, el Campo Birkenau, conocido como Auschwitz II, mucho más grande y construido desde su inicio como lugar de exterminio. Una visita a ambos sitios, si bien no puede pensarse como un paseo turístico, resulta imprescindible para conocer los años más oscuros de la historia de Europa en general y de Polonia, en particular. También para aprender sobre aquellos años oscuros, es muy interesante visitar la Fábrica de Schindler, cuya historia de resistencia al nazismo ha quedado inmortalizada en la película “La lista de Schindler”. Hoy en día, parte del lugar a sido convertido en un muy moderno museo que muestra la vida cotidiana en Cracovia durante la Segunda Guerra Mundial y en otro sector se ha construido el Museo de Arte Contemporáneo de Cracovia (MOCAK), que también amerita una visita.

La entrada a Auschwitz...

La entrada a Auschwitz…

Auschwitz... el horror nazi

Auschwitz… el horror nazi

Las vias del horror nazi en Auschwitz

Las vias del horror nazi en Auschwitz

Desde Cracovia tuve un largo viaje hacia el sudeste en tren. En primer lugar a la ciudad de Katowice, allí cambié de tren para ingresar a Eslovaquia y viajar hasta Zilina y desde Zilina tomé un tren regional a Kosice. Todo esto para poder ver el castillo de Spitz, aunque claro, mientras viajaba a Kósice y me puse a leer la guía de Lonely Planet para tener algo de información del próximo destino, descubrí que de noviembre a marzo, el castillo se encuentra cerrado al público. Igualmente el viaje lo aproveché porque en la zona había varios lugares más para visitar. Pasé el día completo en Kosice, una ciudad pequeña, que fue capital de la cultura europea en 2013 por su valioso patrimonio. Lo más lindo de esta ciudad es el Hlavné Nám, centro de su centro histórico, valga la redundancia, coronado con la majestuosa Catedral de Santa Elizabeth y el Museo de Eslovaquia del Este.

La Catedral de Kosice

La Catedral de Kosice

La peatonal en el centro de Kosice

La peatonal en el centro de Kosice

Kosice

Kosice

En algunos días volvería a Eslovaquia, pero por el momenfo dejé este país para ingresar a Hungría. Viajé en tren, de noche, unas tres horas, para llegar a Budapest. Budapest me deslumbró desde el primer instante. Llegué a la enorme estación Keletti, y desde allí no pararon de sucederse construcciones monumentales. Entre el castillo, la Iglesia de San Matías, la ciudad antigua, la citadel, el Parlamento, el bastión de pescadores y el castillo deVajdahunyad, Budapest ha superado las expectativas. Es una bella ciudad de día, pero también de noche cuando se pone dorada y el Danubio parece encenderse. Pero esta ciudad que nunca se agota y siempre tiene algo más para seducir al viajero, tiene su carta mejor guardada: los baños termales. Realmente son una experiencia única en un viaje por Europa! Los baños están construidos en antiguas casonas, pequeños palacios, que albergan varias piletas, muchas en su interior pero algunas al aire libre, con agua termal que va de los 28 a los 38 grados de temperatura. Estar en las piletas exteriores, rodeados de esculturas, en medio de la noche, con cinco grados bajo cero pero en agua termal calentita, harán que difícilmente alguna vez en la vida pueda olvidarme de los Baños de Széchenyi.

Los baños termales de Budapest

Los baños termales de Budapest

Interior del Castillo de Budapest

Interior del Castillo de Budapest

El castillo de Budapest y el Danubio por la noche

El castillo de Budapest y el Danubio por la noche

La Catedral de San Matías en la vieja Buda

La Catedral de San Matías en la vieja Buda

Desde Budapest Budapest viajé hacia el norte (sí, en algún momento hay que empezar a volver!) hacia la pequeña ciudad de Szentendre. La ciudad de Szentendre es una ciudad de callecitas adoquinadas, casitas de colores y muchas iglesias ortodoxas. Alguna vez fue una colonia de artistas pero hoy su actividad más importante es la venta de souvenirs a turistas que vienen a pasar un día de relax lejos de la gran Budapest. El día digamos que no me acompañó porque llovió toda la jornada e hizo mucho frío por lo que no pude disfrutar tanto de esta bonita ciudad como me hubiera gustado. Desde allí, viajé un poquito más a norte para visitar Visegrád, un pueblito en la margen cel Danubio que vivió su momento de esplendor en el siglo XIII. En esos tiempos los reyes húngaros construyeron aquí una fortaleza en la cumbre de un cerro en una zona de disputa con los turcos. Los Habsburgo construyeron aquí tambien un palacio del que solo quedan ruinas. También se puede visitar la Torre de Salomón, ubicada en la parte inferior del cerro y usada pada controlar el tránsito de barcos por el Danubio que corre a pocos metros de ella.
Volví a Budapest para tener un día de vacaciones en medio de tanto viaje, y este día sólo lo dediqué a escribir, leer y disfrutar de los baños termales, nada de caminatas, corridas ni largas filas, solo relax.

El Castillo de Visegrad entre las nubes

El Castillo de Visegrad entre las nubes

El Danubio en Visegrad

El Danubio en Visegrad

El centro de Szentendre

El centro de Szentendre

El antiguo palacio de los reyes húngaros en Visegrad

El antiguo palacio de los reyes húngaros en Visegrad

Desde Budapest viajé hacia el noroeste, a Bratislava, capital de Eslovaquia. Bratislava tiene una gran influencia de los Habsburgo por estar ubicada a tan solo un puente dedistancia de Viena. Pero tiene mucho para mostrar: una pequeña ciudad antigua (starý mestro), barrios donde se nota la influencia arquitectónica de los años socialistas y las montañas Tatras a media hora de caminata. Su “ciudad antigua” ha quedado reducida a unas pocas manzanas pero es muy agradable para recorrer caminando. El principal monumento de la ciudad es su antiguo castillo (en pleno proceso de restauración), desde el cual se tienen formidables vistas de la ciudad y del Danubio. Particularmente no entré a ninguno de sus museos porque opté por caminar y recorrer su centro histórico y la parte más moderna de la ciudad. Realmente el contraste es muy interesante.

Atardecer en el Danubio (Brastilava)

Atardecer en el Danubio (Brastilava)

El castillo de Bratislava (Eslovaquia)

El castillo de Bratislava (Eslovaquia)

Cuando nieva en Bratislava, no hay que quedarse quieto...

Cuando nieva en Bratislava, no hay que quedarse quieto…

Desde Bratislava viajé hacia el norte de Eslovaquia, a Trencín, una ciudad pequeña, con muchas construcciones del siglo XVIII y XIX pero con un ciudad antigua que se remonta a los tiempos de los cruzados romanos y un castillo (restaurado) del siglo XIII que compite por ser uno de los más bonitos de Eslovaquia. Trencín resulta un destino muy pintoresco a una hora y media en tren desde Bratislava y su castillo, restaurado, es magnífico.

castillo trencin 3

El castillo de Trencin, en la cima del cerro.

castillo trencin 2

Vista de la ciudad de Trencin desde la torre del Castillo

castillo trencin 1

El palacio principal del Castillo de Trencin

castillo trencin 4

Casi como en un cuento, en Trencin…

Desde Trencín, el viaje seguirá en tren hacia Praga, porque un gran viaje por el este europeo, no puede excluir a la ciudad más bella. Pero eso queda para la próxima nota…

Por ahora, el viaje queda por estas tierras. Así fueron mis días durante las dos últimas semanas, mucho viaje, nuevos amigos en la ruta, mucho aprendizaje y algo de frío. Europa del Este ha superado mis expectativas y la verdad es que viajar en esta región en invierno no me resultó para nada problemático. Lo presentí mucho peor, casi inhumano, pero verdaderamente lo más trágico que sucedió fue que algunos castillos estaban cerrados. Lo cual termina siendo una excelente excusa para volver!

Y si quieren comentar, sugerir alguna visita en el destino, critica o lo que gusten, no duden en dejar su comentario. Está bueno poder hacer algo interactivo entre el blog y los lectores así todos aprendemos.

A los que les haya gustado este post, los invito a sumarse con un “Me Gusta” en la página de FACEBOOK o a suscribirse al blog para que les lleguen las novedades en su correo electrónico. Gracias!

, , , , , , , , ,

21 Responses to De viaje por el este europeo: Polonia, Eslovaquia y Hungría (tercer etapa)

  1. María 09/07/2015 at 16:37 #

    Hola! Estoy buscando información para un viaje que haré en enero y encuentro tu interesante blog. Tal vez sepas de qué modo puedo llegar desde Cracovia a Budapest y desde Budapest al norte de Italia. Lo que voy viendo en la web, que es poco, resulta caro en general y algo complicado. Gracias!

    • polviajero 09/07/2015 at 17:22 #

      Buenas! desde Cracovia a Budapest es muy sencillo llegar en tren o en Autobus. Para ir al norte de italia te recomiendo un vuelo porque la distancia es muuuuy grande y tenés que cruzar los Balcanes… Saludos!!

  2. Viaje y Descubra 05/11/2015 at 00:01 #

    muy buenos tips!!!

    Estaba pensando si ir o no a las termas de Budapest y ya me lo dijiste todo, hay que ir!

    Abrazos!

    • polviajero 05/11/2015 at 02:07 #

      Jajajaja Las termas son “la razón” para ir a Budapest! Ojo, hay muchas… las mejores son las que están detrás del museo de Historia, las del nombre mpas dificil… porque son en un antiguo palacio.

  3. Marga 03/29/2015 at 18:26 #

    Muchas gracias!!! La opciòn de Rusia son de 12 dias, Moscu, San Petersburgo y alrededores.Ademas de 4 o 5 dias en Berlin. Soy bastante inquieta y no tengo problema en caminar… Es lo que mas me gusta…Voy a tratr de cerralo mejor!!!

  4. Marga 03/29/2015 at 13:23 #

    Tu blog me encanto, es super descriptivo y realmente me aporto mucho. Mil gracias por tu respuesta y consejo!!!! Por que te inclinas por la segunda opcion y no por la primera? La idea del viaje es 5 dìas en Berlin, 2 en Praga, 2 en Varsovia, 3 en Cracovia, 3 en Budapets. A tu criterio existe la posibilidad de quitar dias a algunos de estos destinos para conocer Bratislava y Viena. Tal vez pueda agregar un dìa…

    • polviajero 03/29/2015 at 13:48 #

      Buenas! básicamente porque la primer opción (Berlín-Moscú) junta dos destinos muy muy diferentes y deja un montón de lugares en el medio. Ir hasta Rusia solo por Moscú no me parece bueno… hay tanto por ver! La distribución de los días va bien, quizás 1 día menos en Berlin te permite un día completo de paseo en Bratislava por ejemplo… no se, depende cómo te guste viajar… hay gente que es más tranqui, otra más inquieta… es cuestión de gustos!

  5. Marga 03/25/2015 at 22:46 #

    Me encantò tu viaje y tu preciso relato. Te cuento que estoy planeando un viaje para finales de septiembre / principios de octubre con una duracion de 18 dias. Estoy indecisa entre conocer Berlin, Moscu, San Petersburgo y alrededores. El segungo posible viaje es Berlin, Praga, Varsovia, Cracovia y Budapest. Por cual te parece que comience.
    Gracias! Todo aporte o consejo es bienvenido!!!!
    Marga

    • polviajero 03/27/2015 at 19:40 #

      Buenas! uh… difícil elección. Yo me inclinaría por la segunda opción (y le agregaría Bratislava y Viena porque están muy muy cerquita!)

  6. Elsa 02/04/2015 at 18:00 #

    Gracias Pablo, hermoso relato de tu viaje, además……. tengo el recuerdo de todo lo destruído en Varsovia, pero ahora, según tu comentas, está reconstruído, es decir……. deberé volver

    • polviajero 02/04/2015 at 23:16 #

      Es realmente sorprendente la capacidad de reconstrucción… en los videos del museo del Guetto se ve como la ciudad quedó hecha escombros… y ahora, todo luce como en su época de oro! impresionante!!!

  7. Luciano 02/03/2015 at 22:57 #

    Increibles lugares para conocer, te felicito por esta Aventura y muy buena para proponerse y hacerlo ! saludos

    • polviajero 02/04/2015 at 12:30 #

      Gracias Luciano!!! a viajar nomas!!!
      Pablo

  8. Gema Karina 01/31/2015 at 15:16 #

    ¡Hola! Me topé con tu blog y encontré este recorrido que, precisamente, quiero hacer en verano. ¿Cuánto tiempo crees que será suficiente para visitar Austria, Eslovaquia y Hungría?

    • polviajero 01/31/2015 at 21:18 #

      Buenas! Mira yo estuve dos semanas entre esos tres países y estuvo muy bien, pero creo que tres semanas sería lo ideal porque en verano hay mucho mas para ver! Es mas…. yo me quedaría toooodo lo posible!!! Un mes, dos, tres…. son destinos geniales!!!

      • Gema Karina 02/01/2015 at 02:26 #

        Claro, lo ideal sería quedarse todo el tiempo posible pero desafortunadamente siempre hay que volver a la vida cotidiana y se dispone de poco tiempo para visitar esos lugares. Muchas gracias, espero poder escribir en mi blog pronto sobre mi visita del próximo verano. Saludos.

  9. marchu 01/29/2015 at 00:18 #

    Que alucinante viaje has realizado. Las fotos son muy hermosas!!! Te sigo leyendo!!

    • polviajero 01/29/2015 at 15:22 #

      Gracias Marchu!!!! ya se está acabando este viajazo pero bue… hay que aprovecharlo hasta el final!!! saludos desde Praga!

  10. Aida 01/28/2015 at 19:40 #

    Me encanta leerte.! (por cierto, se agradece la buena ortografía ). Relatas tan bonito tus recorridos que dan ganas de ir! Budapest y Moscú estaban ya entre mis planes, pero atendiendo a lo que he leído, se han sumado más destinos. Mil gracias por compartir !!

    • polviajero 01/29/2015 at 15:23 #

      Gracias por tu mensaje Aida! que bueno que te inspire nuevos destinos… en el este europeo hay muuuucho para ver!!! saludos desde Praga!

Si querés, dejá tu comentario...

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes