Front page

Menu

De Madrid a Granada

Primera semana de viaje. Madrid me recibe con días de mucho sol y su hermosa decoración navideña. Empiezo mi viaje hacia Andalucía para conocer la tierra que alguna vez conquistaron los moros y dejaron su huella. Mi primera parada es en Córdoba, para conocer su imponente Mezquita y luego Granada, para terminar de maravillarme con la Alhambra.

Para mí el fin de año tiene un sentido especial. No es solo terminar el anio, también supone el inicio de un nuevo viaje. Es así desde hace 18 años. Hace 18 años que no paso el año nuevo en casa. Esto tiene sus pro y sus contra obvio, no voy a idealizarlo. Los afectos quedan lejos, falta el brindis familiar y la comida rica de casa. Pero… en contrapartida, puedo decir que he recibido el año en varias ciudades del mundo. En el 2001 fue el turno de México, en 2007 fue en Frankfurt, en el 2011 fue en Bangkok, Tailandia, en el 2012 en Mumbai (India), en el 2013 en Beijing (China), en el 2014 fue en Tailandia nuevamente, en el 2016 en Bolivia y esta vez, tocará España, en alguna ciudad de Andalucía. Señores, el año se termina y se empieza viajando, para que nunca falten los viajes.

Este viaje comenzó justo en la noche de navidad. Luego del almuerzo familiar tradicional y un rico Pan Dulce, no hay mejor destino que el aeropuerto. Volé desde Buenos Aires a Madrid en un vuelo sin escalas que fue ideal para ponerle fin al stress acumulado en el segundo semestre. Mucho trabajo, la tesis a cuestas y muchos temas por cerrar los últimos días. El avión despegó a las 12 de la noche y en 12 horas estábamos aterrizando en una soleada Madrid.

A Madrid la conozco bien, estuve por esas tierras en un par de viajes anteriores por lo cual me dediqué a visitar los lugares que más me gustan de ella. Anduve paseando por la Gran Vía, su centro comercial más glamoroso, visité la Catedral de la Almudena y el Palacio Real y desde allí caminé hasta el templo egipcio de Debod. Debo reconocer que la colina del Templo de Debod es uno de mis lugares favoritos de Madrid, no solo por el hermoso templo sino por la vista panorámica que se tiene desde sus miradores. Madrid se muestra hermosa allí abajo y se llegan a ver las sierras que rodean a la capital española así como sus suburbios campestres.

Debo reconocer que siempre en mis viajes por Europa me pasa lo mismo: el primer día ya termino agotado de tanto caminar. Es que todo está tan cerca y hay tanto para ver y uno quiere conocer en pocas horas una ciudad con varios siglos de historia. Y esto es imposible. Mejor descansar, mejor relajarse para tomar conciencia del lugar donde uno está y así poder disfrutarlo más plenamente. A veces los viajes por Europa se vuelven una locura de trenes, aviones y breves estadías en ciudades que apenas se llegan a conocer. Traté de evitar esto esta vuelta. Uno viajando también aprende.

Me tomé el metro al Parque el Retiro que me recibió con un paisaje invernal idílico. Poca gente, un solcito sumamente acogedor y un cielo celeste que invitaba a la caminata. Me tiré un rato en el césped a disfrutar del parque. Los árboles ya han perdido sus hojas y el piso se siente crujiente. Todavía no ha nevado, por lo cual, madrileños y viajeros disfrutábamos del picnic en esta tarde de diciembre.

En el atardecer, con las últimas luces del día me fui a dar una vuelta por el Museo del Prado (sí, es invierno en Europa y aquí anochece muy temprano, a las seis de la tarde ya es de noche).  El Museo del Prado es uno de los más importantes de España y resulta imposible recorrerlo completo en un par de horas. Aquí uno puede deleitarse con la belleza artística de las pinturas de los grandes maestros españoles: Goya, el Greco, Velázquez, Murillo, entre muchos otros. En las dos horas que estuve en el museo, apenas pude espiar su riqueza. Me quedé obnubilado ante las Meninas de Velázquez y la Maja desnuda de Goya. Eso fue suficiente para un no entendido como yo, que apenas puede comprender la grandeza de estas obras.

Un punto importante que omití y resulta fundamental para disfrutar Madrid ( y creo que toda España): su gastronomía. Estos primeros dos días de viaje pasaron entre chocolates con churros, degustación de jamón ibérico y tortilla. Porque como dice el dicho: “donde fueres, haz lo que vieres”. Y yo los vi desayunar chocolate con churros y almorzar tortilla con jamón y no tuve más remedio que imitarlos. Y fue una pasada!

Desde Madrid viajé a Córdoba, en la Provincia de Andalucía, empezando mi viaje hacia el sur. Tomé el tren en Atocha y en menos de dos horas estábamos llegando a destino. Viajar por Europa es hermoso, de eso no tengo dudas, pero todavía más maravilloso es viajar en tren por  Europa. Los trenes son hiper modernos, puntualísimos, con conexiones perfectas y asientos bien cómodos. A veces son caros, es cierto –muchas veces es más barato volar y siempre es más barato el autobús- pero el viaje en tren, para mí, es el permitido burgués que me quiero dar.

A las ocho de la mañana salí con destino a Córdoba cuando todavía era de noche. Durante el viaje, el amanecer fue un espectáculo aparte. Mientras el tren marchaba a toda velocidad con destino a Andalucía, los rayos anaranjados del sol comenzaron a poblar el cielo. Para mí fue un momento mágico, donde me di cuenta que nuevamente estaba haciendo aquello que más me apasiona: viajar. Llegar a Córdoba fue como verdaderamente comenzar este viaje porque básicamente Madrid ya  era una vieja conocida y en Córdoba, Andalucía, era la primera vez que estaba. Me recibió con un cielo celeste y sol que se mantuvo por los tres días que estuve recorriendo esta ciudad.

La terminal de trenes está a un kilómetro del centro histórico de la ciudad, y se conecta con ella por un enorme boulevard arbolado. Caminé por allí hasta llegar a las murallas de entrada a la antigua Córdoba. Impresionante ya desde el inicio. El centro histórico de Córdoba está conformado por un laberinto de casas blancas y plazas repletas de naranjos que le dan un toco tan particular a la ciudad. Anduve tres días paseando por sus callecitas y pasajes, repletos de plantas y flores y azulejos pintados a mano. El blanco prevalece sobre todo y diferencia las manzanas del centro histórico de la ciudad de las demás. A esta zona se la denomina en realidad la Judería y es la mejor zona para hospedarse y disfrutar de toda la tradición de Córdoba.

El edificio principal de Córdoba es la Gran Mezquita, una construcción magnífica que se ha construido durante la invasión de los moros a Andalucía y hoy alberga en su interior a la Catedral de la Ciudad. Realmente es impresionante caminar por su interior, con los cientos de arcos y columnas tan típicos de la arquitectura árabe, sobre todo si uno llega temprano, antes que los tours de chinos y puede disfrutar de la tranquilidad y la soledad en el interior de la mezquita. También el Alcázar de los Reyes Católicos amerita una visita, sobre todo por la vista que hay desde sus torres y sus fabulosos jardines. Dicen que aquí Fernando e Isabel tramaron gran parte de la conquista de América.

El resto de la estadía en Córdoba, solo hay que caminar por el laberinto de callecitas y perderse por sus patios. Estuve tres días en esta ciudad, podría haber estado menos, pero quise disfrutarla al máximo tanto de día como de noche. Porque debo reconocer, que cuando cae la noche, las callecitas adoquinadas de la judería adquieren un ambiente especial y la luz resplandeciente de la gran Mezquita, es un marco único para un paseo nocturno por la ciudad. El río Guadalquivir cruza la ciudad y le da un toque natural único. A esta altura, el Guadalquivir no es un río navegable dado que hay un antiquísimo puente romano con sus respectivos molinos que bloquea el paso de grandes embarcaciones. Al pie del puente se han conformado pequeñas islas habitadas por garzas, patos y cientos que aves que cruzan a vuelo rasante el río en búsqueda de comida. Vale la pena sentarse en la costanera a disfrutar del río y de noche, el croar de miles de ranas agregan una melodía única a las caminatas por el silencio centro de la ciudad, donde rara vez se ve un automóvil.

Un párrafo aparte lo amerita la gastronomía cordobesa. La amplia variedad de restaurantes y bares de tapas en el centro histórico de Córdoba es una tentación constante para el paladar. El gazpacho, el rabo de toro, las croquetas y las tortillas son las especialidades imperdibles de la ciudad. A medida que uno se aleja de la mezquita, los precios van siendo cada vez más baratos por lo cual, para darse un gusto gastronómico, mejor caminar un poco.

Desde Córdoba viajé a Granada, siendo mi ruta al sur. Tomé un tren a las nueve de la mañana, tuve que cambiar luego a un autobús y alrededor de las once de la mañana estaba llegando a la ciudad de la Alhambra, uno de los destinos más esperados para mí en este viaje. También Granada me recibió con un cielo celeste sin nubes y mucho sol. Realmente no parecía que estaba viajando en invierno.

Mi primer día en Granada lo dediqué a recorrer el antiguo barrio árabe, el Albaycín. Se ubica justo en la colina frente a la fortaleza de la Alhambra y tiene una importante impronta musulmana: con los nazaríes llegaron a haber unas 40 mezquitas en este barrio. Se trata de un laberinto de casas de callecitas estrellas y muros blandos, con muchos aljibes, muchas flores, naranjos y varios miradores. Muchas de las mezquitas fueron demolidas con la expulsión de los moros y en su lugar se han construido iglesias y conventos que, hoy en día, en sus campanarios ocultan los antiguos miranetes. Hay que destacar que hoy el Alabaycín es el barrio de moda en Granada, sus plazas están repletas de bares y las tapas corren por doquier.

Al igual que la influencia árabe ha quedado en la arquitectura de Granada, también permanecen sus  huellas en la gastronomía. Aquí predominan los negocios de kebab, pita y todo tipo de comidas típicas del mundo musulmán, que no solo es rica sino también muy barata.

Sin lugar a dudas, el gran sitio que se destaca en Granada es la Alhambra. Se trata de un conjunto de palacios, jardines, murallas y torres que albergaba una verdadera ciudadela dentro de la propia ciudad, que servía como alojamiento al monarca y a la corte del Reino nazarí de Granada. Este ha sido uno de los monumentos más visitados en España los últimos años pero yo lo voy a visitar recién el año que viene. Por ahora solo me quedo con alguna  de las imágenes que se ven desde los miradores del Albaycín… Hoy es 31 de diciembre y hay que prepararse para festejar…

Algunos tips para organizar el viaje por Andalucía:

  • HOSPEDAJE: Cada megaciudad, ciudad, pueblito o caserío de Europa ofrece decenas y decenas de opciones de hospedaje. Siempre es bueno buscar alojamiento de antemano para evitar tener que perder tiempo cuando se llega a destino. Existen buscadores que permiten conocer de antemano con fotos y buenas descripciones los lugares para hospedarse. Les recomiendo usar HundredRooms al momento de buscar hospedaje por España, tanto en Madrid como en Granada. Esta web compara los diferentes precios que tiene un mismo alojamiento en diferentes webs y  te da la mejor opción.
  • TRANSPORTE: De los tres medios de transporte clásicos: autobús, tren y avión, el más barato es el autobús, sin lugar a dudas. Sin embargo, yo opté por viajar en tren porque me parece el medio de transporte más cómodo: muy puntual, con mucho espacio, con estaciones en el centro de la ciudad, uno disfruta incluso del viaje. Los pasajes de tren para viajar por España se pueden sacar de antemano en la web de RENFE.
  • COMIDAS y otros gustitos: Si querés comer barato, tenés que cocinarte como en casa. Sentarse a comer en un restaurante supone un gusto que comienza en los 10 euros y puede ascender a cifras inimaginables de acuerdo a la coquetería del lugar. Si uno no tiene ganas de cocinar, en Andalucía una buena opción para pedir es un combinado de tapas del día (que incluye 5 raciones de tapa diversas) por 10 euros.

 

Otros posts de este viaje:

 

Si quieren comentar, sugerir alguna visita en el destino, crítica o lo que gusten, no duden en dejar su comentario. Está bueno poder hacer algo interactivo entre el blog y los lectores así todos aprendemos. A los que les ha gustado este post, los invito a sumarse con un “Me Gusta” en la página de FACEBOOK o a suscribirse al blog para que les lleguen las novedades en su correo electrónico. Gracias!

, , , , , , , ,

11 Responses to De Madrid a Granada

  1. Juan 04/11/2017 at 07:45 #

    Que bonita es granda, el año pasado fui simplemente por visitar a la alhambra y me acabe enamorando de la ciudad, espectacular no puedo decir otra cosa salvo eso, y que espero volver cuanto antes par caer rendido a sus pies otra vez. Madrid he ido un par de veces y siempre tiene algo más que ofrecerte y es una de las cosas que más me llaman la antención y por eso la considero una ciudad única a su manera.
    P.D cometaros que si quereis ahorraros dinero en vuestra reserva pasaros por esta pagina (http://travel-vip.club) muy recomendable

  2. isabel HernándezTibau 01/07/2017 at 19:40 #

    Como siempre … fascinada !!!!Este recorrido es impresionante!me interesa sobre todo la parte de África árabe.Es una cultura que me atrae, tienen mucha sensibilidad para el arte en todas sus expresiones y también las ciencias. .hace unos días releía un libro que me atrapa de sólo pasarle cerca… “El último abencerraje” de Chateaubrian.,Me encanta por la descripción que hace de los lugares y costumbres, ahora viendo tus fotos y tus relatos,revivo el encanto de esa cultura y lo que ha dejado en belleza. Me alegro de que disfrute!!! Sigue contándonos!! Cuídate y sé feliz!!! Abrazo desde Uruguay!

    • polviajero 01/07/2017 at 20:02 #

      Tremenda riqueza cultural la de estas tierras.Andalucía es mágica y Marruecos, bueno… superlativo. Estoy leyendo ahora Cuentos de la Alhambra, de Irving… hermoso relato! saludos isabel! buen 2017!!!

  3. Diana 01/03/2017 at 20:15 #

    Hola, Pablito! El 24 salgo para Madrid, así que te imaginás que estoy siguiendo tu blog con más interés que nunca. Nos encontraremos? Ojalá!!!
    Un abrazo, compa!!!

    • polviajero 01/04/2017 at 14:07 #

      Esaaaaaa!! está hermosa Madrid. Para esos días andaré de viaje por Marruecos. Un abrazo enorme Diana!

  4. Marchu 01/01/2017 at 20:46 #

    Feliz 2017 Pol viajero!!! Un abrazo!!!
    Que hermoso viaje que estas haciendo!!! Me interesa mucho no los detalles que vas dejando. Ojalá hayas tenido buenas fiestas de fin de año!!!

    • polviajero 01/03/2017 at 06:36 #

      Gracias Marchu! hermoso esta zona de España que desconocía por completo. Voy rumbo al África árabe! se viene un gran gran viaje!!!! Saludos y buen año para vos también!

Trackbacks/Pingbacks

  1. Compañeros de Ruta: de Maldivas a Nerja, pasando por Quebec | Te Apetece - 04/25/2017

    […] ya pensando en regresar pero una vez de vuelta en España, hacemos un recorrido de Madrid a Granada, con una parada en Granada. Un recorrido delicioso en el que acompañamos a […]

  2. Compañeros de Ruta. De Maldivas a Nerja, pasando por Quebec @soynadieorg – Soynadie Press - 01/08/2017

    […] ya pensando en regresar pero una vez de vuelta en España, hacemos un recorrido de Madrid a Granada, con una parada en Granada. Un recorrido delicioso en el que acompañamos a […]

  3. Compañeros de Ruta: de Maldivas a Nerja, pasando por Quebec – TODO SOBRE VIAJES - 01/08/2017

    […] ya pensando en regresar pero una vez de vuelta en España, hacemos un recorrido de Madrid a Granada, con una parada en Granada. Un recorrido delicioso en el que acompañamos a […]

  4. Compañeros de Ruta: de Maldivas a Nerja, pasando por Quebec – ¡Turismo guay! - 01/08/2017

    […] ya pensando en regresar pero una vez de vuelta en España, hacemos un recorrido de Madrid a Granada, con una parada en Granada. Un recorrido delicioso en el que acompañamos a […]

Leave a Reply to Marchu Cancel reply

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes