Front page

Menu

Cinco imperdibles de Guayaquil

Hay que reconocer que Guayaquil no tiene buena fama entre los viajeros. Muchos en ella han sufrido mucho calor, han encontrado poco para ver y solo lo han considerado de paso rumbo a las playas del Pacífico. Pero, como en todos los aspectos de la vida, sobre gustos no hay nada escrito y debo decir que a mí Guayaquil me gustó. Y mucho. Será porque la encontré renovada luego de haber estado hace más de una década por aquí… será porque necesitaba estar en una ciudad luego de tantos días en la selva y en la playa, no sé. No tengo un argumento infalible. Solo puedo decir que me encontré con una ciudad colorida, animada, con mucho para ver y buena gente. Y esto, al fin y al cabo, es lo que importa. Por eso, afirmo: a pesar de que genere controversias, que vale la pena visitar Guayaquil y a continuación, les recomiendo 5 lugares que no deberían perderse en un paseo por al ciudad:

1- El Malecón, casi un sinónimo de la ciudad.

El Malecón 2000 es el lugar más visitado por locales y viajeros en la ciudad de Guayaquil y su mayor orgullo, sin dudas.  Su creación a inicios del nuevo milenio fue parte de un plan de renovación urbana del centro de la ciudad que incluyó la construcción de un enorme paseo en la costanera del Río Guayas, con plazoletas, monumentos, centro comerciales, restaurantes, cines… en síntesis: un lugar para pasear y disfrutar del río.

En realidad el Malecón ya existía y de hecho es el lugar más antiguo de la ciudad. Desde aquí Guayaquil creció y se expandió pero luego entró en un proceso de deterioro por lo cual en el nuevo milenio se inició su puesta en valor.

Hay de todo en sus casi tres kilómetros de extensión. Desde Cines, plazoletas, bares y negocios de golosinas hasta bibliotecas y museos. Los jardines son, sin embargo, uno de sus más bellos atractivos con más de 350 especies de plantas. También hay pequeños lagos artificiales con peces y alguna que otra tortuga.

Sin lugar a dudas, un lindo lugar para recorrer y pasar la tarde en una visita a la ciudad de Guayaquil. Particularmente en los días de calor agobiante, la sombra de las arboledas del malecón reúne a multitudes!

dsc_0660 dsc_0664 dsc_0677 dsc_0668 dsc_0686 dsc_0691

2- El colorido cerro del Cerro Santa Ana

El Cerro Santa Ana es otro de los sectores renovados de la ciudad de Guayaquil que atrae a viajeros y locales. En su base se encuentra el barrio de Las Peñas,  uno de los barrios emblemáticos de la ciudad, caracterizado por su arquitectura colonial y grandes caserones que alguna vez fueron propiedad de las familias más pudientes de la sociedad ecuatoriana, hoy convertidas en salas de arte y restaurantes de varios cubiertos.

Más arriba de Las Peñas se extiende el Cerro Santa Ana, también recuperado en un intento de construir una Guayaquil más amigable para el turismo. Se trata de un cerro cubierto por completo por un caserío con mucha historia en la ciudad, que alguna vez fue una de sus zonas peligrosas y ahora se ha convertido en espacio dedicado al turismo con bares, negocios de souvenirs y casitas de colores. Para llegar hasta la cima del cerro hay que recorrer 444 escalones de una escalera central que recorre el cerro hasta su cima. En la cima del cerro se ubica un faro (sobre el que hablaré más adelante), una capilla y el Museo Naval con cañones y otros artefactos que se utilizaban en los tiempos en que la ciudad era asediada por piratas.

Lo mejor de la visita al Cerro Santa Ana, además de la cervecita o el helado que uno se puede tomar en los innumerables barcitos que acompañan el serpentear de la escalera, son las vistas de la ciudad y del río Guayas desde los miradores en su cima.

 dsc_0736 dsc_0732 dsc_0731 dsc_0730 dsc_0728

3- El Parque de las Iguanas

En pleno centro de la ciudad de Guayaquil se encuentra el Parque Seminario, un parque que ha sido adoptado como casa por cientos de enormes iguanas que se asolean en los bancos del parques como si estuvieran en una isla perdida en el mar. Es una experiencia extraña sobre todo por estar en medio del caos de tráfico y gente de la ciudad, pero aquí las iguanas viven tranquilamente desde hace décadas. En realidad en el parque hay espacio para tortugas, peces y ardillas, además de las iguanas.

En este rincón de la ciudad hay iguanas por doquier. Unas se suben a los bancos, otras posan trepadas en enormes ramas de los árboles y algunas andan entre la gente mientras reptan por los empedrados caminos. Las iguanas son unos bichos enormes, de más de un metro de grandes, que se alimentan de vegetales (y de lo que les arrojan los visitantes como si fueran dulces palomitas). Llegan a pesar hasta nueve kilos y viven entre 10 y 20 años. Su piel áspera es llamativa e incita a tocarlas; resalta el verde mezclado con tonalidades rojizas y grisáceas.

dsc_0725 dsc_0723 dsc_0718 dsc_0714 dsc_0712 dsc_0710

4- El faro

Situado en la parte más alta del Cerro Santa Ana, el Faro de Guayaquil tiene una altura es de 18.75 metros y se levanta en la cima a una colina de 85,90 metros sobre el nivel del mar, lo que permite tener un recorrido visual de 360 grados para observar la ciudad y el Río Guayas.

En realidad es un faro nuevo, dado que su construcción se inició en julio de 2001 y se inauguró en el 2002. Su presencia evoca y rescata el significado que tuvo para la ciudad el primer Faro, que en el año 1841, estaba ubicado en la isla de Santa Clara, también conocida como Isla del Muerto, a la salida del Golfo de Guayaquil, frente al sector denominado Punta de Piedra. En aquellos tiempos, el faro era de gran importancia dado que el río era la principal vía de acceso a la ciudad. La luz del faro de Santa Clara servía para resguardar a los navegantes, y evitar los varamientos, estancamientos e inclusive naufragios de sus embarcaciones.

dsc_0739 dsc_0744 dsc_0740 dsc_0745 dsc_0752 dsc_0747

5- El morfi!

En la ciudad de Guayaquil es posible encontrar restaurantes de comida típica, internacional y especializada en diferentes lugares de la ciudad. Uno de los principales sectores culinarios de la ciudad es el barrio Urdesa, lugar donde se puede encontrar tanto restaurantes nacionales como extranjeros.

Uno de los platos típicos de la ciudad es el arroz con menestra y carne (en sus múltiples formas de preparación: con frijoles, lenteja o garbanzos y carne, chuletas o pollo, etc… ). En la antigüedad este plato era llamado “sota, caballo y rey, por las cartas de la baraja española.

arrozguayaquil1

Otro de los clásicos de Guayaquil son los sandwiches de chancho. Un típico lugar en Guayaquil para comer sándwich de chancho es la hueca Don Pepe, que tiene más de 50 años de funcionamiento y en la actualidad está en manos de la tercera generación de la familia y con una sucesión de Josés a su cargo. Aquí, el sándwich de chancho con cebolla y un pedacito de cuero es un manjar!

don-pepe

Si quieren comentar, sugerir algo o hacer una crítica sobre este lugar, no duden en dejar su comentario. Está bueno poder hacer algo interactivo entre el blog y los lectores así todos aprendemos.

A los que les ha gustado este post, los invito a sumarse con un “Me Gusta” en la página de FACEBOOK o a suscribirse al blog para que les lleguen las novedades en su correo electrónico. Gracias!!

, , , , , ,

4 Responses to Cinco imperdibles de Guayaquil

  1. Claudia Fogo 10/18/2016 at 15:03 #

    Es cierto, evité conocer la ciudad de Guayaquil, sólo conocí la central de buses para ir a la costa (una terminal asombrosa por su tamaño y comodidades !). Buenos datos para recorrerla, entre iguanas, escaleras, faro y malecón en flor . Gracias Pablo!

    • polviajero 10/18/2016 at 21:36 #

      Cada vez está mas grande la terminal de Guayaquil! con el shopping enorme ese que tiene encima! muy buena terminal! uno puede resolver todo desde allí. Saludos Claudia!

  2. Marchu 10/17/2016 at 16:37 #

    Que viaje y datos interesantes nos estás compartiendo!!! Las fotos están preciosas!!

    • polviajero 10/17/2016 at 22:21 #

      Gracias Marchu! Viste las fotelis de las iguanas! salieron muy buenas!! un abrazo y buena semana!

Leave a Reply to Marchu Cancel reply

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes