Front page

Menu

[De viaje por EUROPA] // Chartres y el Palacio de Versalles

 

Hoy iba a dejar París por algunas pocas horas para ir a conocer uno de los Palacios más famosos de Francia: el Palacio de Versalles. Por ello, temprano me tomé el tren con destino al pueblito de Chartres, muy cerca del Palacio. El viaje fue de apenas unos 10 minutos, pero en tren de alta velocidad por lo que no recuerdo cuantos kilómetros efectivamente fueron.

Alrededor de las 11 de la mañana llegué al Chateau de Versaillles, un lugar con mucho lujo, que fue sede de la monarquía francesa desde 1682 a 1789, año en que los revolucionarios burgueses franceses asesinaron a los guardias del Palacio y llevaron a prisión al rey Luis XVI y a su reina, María Antonieta. Este relato, que tantas veces había leído en los libros de historia, ahora lo tenía delante de mí. Y resultaba aún más fabulosa que cualquier historia inventada. Aunque en realidad, la historia de Versalles es anterior al reinado de Luis XVI. Su verdadero auge se vive con el reinado de Luis XIV en el siglo XVII. El rey Sol, Luis XIV mandó a construir tan bello palacio para ser sede de su trono y mostrar el poder absoluto de la monarquía francesa.

P1160639P1160646P1160691

La visita al palacio comienza recorriendo “las grandes habitaciones del Rey” que fueron transformadas varias veces y adquieren su decoración definitiva entre 1671 y 1681 gracias a las remodelaciones organizadas por Charles Le Brun. Este artista decoró las habitaciones con obras dedicadas a Apolo, Dios Sol, emblema de Luis XIV. Las grandes habitaciones abarcan 7 salones que tenían distintos roles en las recepciones del Rey a la corte: comida, juego, danza, etc.

Luego la visita sigue por la fabulosa Galería de los Espejos, uno de los lugares más bellos del palacio. Esta galería está conformada por dos salones grandes, el Salón de la Paz y el Salón de la Guerra, decorados por demás, con decenas y decenas de arañas colgantes, espejos, estatuas y pinturas de Charles Le Brun que narran la vida de Luis XIV. La Galería era el lugar de paso cotidiano de los Reyes hacia la capilla y unía las habitaciones del Rey y de la Reina. Además se instalaba allí el trono los días de grandes fiestas. Detrás de esta galería se encuentran los salones de la cámara del rey, donde se realizaban su “ceremonias” de “despertar” y “dormir” y donde muere Luis XIV luego de reinar por más de 72 años. El fastuoso decorado de la “Cámara del Rey” incluye brocado de oro y plata con fondo carmín, y una extravagante colección de pintura seleccionada por el propio Luis XIV sobre sí mismo. Luego se encuentra el Gabinete del Consejo, donde se realizaban las reuniones con su círculo más íntimo y su familia y luego las “habitaciones de la reina”. Porque, obviamente, en un Palacio tan grande, la reina no tenía solamente una habitación sino cuatro recámaras para desarrollar sus actividades. La última en usar estas dependencias fue María Antonieta.

P1160697P1160702P1160720

Versalles es bellísimo. Los grabados en los techos impresionan. Obras que muestras luchas de Marte, a Apolo y en cada detalle, el sol: la marca registrada de este palacio. Sin embargo, lo que marca la distinción y el glamour de Versalles son sus jardines. Ocupan varias hectáreas y a pesar del frío, vale la pena recorrerlos dado que conforman una obra de arte en sí mismos. Ingresé por la parte sur y recorrí los laberintos. Desde allí, fuentes, esculturas, estatuas, columnas… en fin, de todo. La fuente de Latorre marca el inicio de una larga caminata que conduce hasta “El Estanque de Apolo”. Allí me senté a disfrutar un rato de todo lo visto, escribir un poco y luego seguir viaje.

Quería visitar el pueblito de Chartres por lo cual volví para la estación de tren y tomé el tren a Chartres. Era apenas una hora de viaje para llegar a un lugar super pintoresco, que parecía sacado de un cuento.

Símbolo del poder de los obispos de Chartres y centro de la ciudad, la Catedral de Notre Dame de Chartres se eleva majestuosamente sobre su entorno de casitas bajas.  Construida entre los años 1134 y 1260, hoy forma parte del Patrimonio Protegido de la Humanidad de UNESCO. Es un monumento extraordinario, una de las catedrales más grandes de Europa con 2600 metros cuadrados y 172 enormes vitreaux.

P1160741P1160782P1160771

El barrio antiguo rodea a la catedral, con casas que continúan siendo de piedra y están dispersas en callejones que son atravesados por varios arroyos. Pequeñas capillas, puentes de madera, estanques y molinos: en Chartres hay de todo. Ya era casi de noche por lo cual elegí el barcito más lindo de todos los que vi para tomar un café antes de partir de vuelta a París.

P1160785

, , , , , ,

No comments yet.

Si querés, dejá tu comentario...

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes