Front page

Menu

El camino a la cascada de Gocta

La catarata Gocta, conocida localmente como La Chorrera, es un salto de agua con una caída de casi 800 metros que se encuentra en las cercanías de Cocachimba, en el departamento de Amazonas. Se pude acceder con facilidad a este pueblo desde Chachapoyas con taxis compartidos y desde ahí son 6 kilómetros de caminata a la cascada (y por supuesto, 6 kilómetros de vuelta).

Si bien suele ser considera la tercera cascada más alta del mundo por sus 780 metros de caída (luego de la de Salto del Ángel en Venezuela con 979 metros y Túgela en Sudáfrica con 948 metros), no hace mucho que sabemos de la Catarata de Gocta. Si bien siempre fue conocida por los pobladores de la zona, recién en el 2002 comenzó a divulgarse su existencia a partir de la visita del alemán Stefan Ziemendorf.

DSC_0022 DSC_0033 DSC_0032 DSC_0023

Hoy en día es un destino muy popular para los viajeros que llegan a Chachapoyas. Desde allí hay una hora de viaje hasta Cocachimba, el pueblito desde el cual se inicia la caminata a la cascada. Hay que calcular que se demorará entre 5 y 7 horas entre ir y volver. Camino a Cocachimba se pueden ver varios saltos desde lejos que aparecen intermitentes al costado de la ruta. Son solo la antesala del plato fuerte que viene más adelante. El camino se disfruta, incluso cuando se convierte en un malo camino de tierra, con cráteres para sortear porque el paisaje que lo rodea es realmente bello. Los cerros, los saltos, las praderas, el río… la totalidad que conforman cada uno de estos componentes va regalando al viajero postales en cada curva.

En Cocachimba hay un puñado de casas. Serán unas 15 o 20, pero tienen una despensa con provisiones para el camino, dos humildes lugares para comer y  algo de alojamiento. Lo necesario, ni más ni menos. Allí se encuentra la guardia del sendero de Gocta. Hay que ingresar con guía, sin opción, aunque el camino sea solo uno y sea difícil que uno se pierda. Los pobladores de Cocachimba se han organizado en turnos para trabajar todos como guías en el sendero. En nuestro caso, fuimos guiados por Laura, una joven del lugar, que estaba empezando sus estudios en turismo. Desde que salimos, la lluvia nos acompaña.

DSC_0037 DSC_0039 DSC_0048 DSC_0067 DSC_0049

El camino ha Gocta ha sido construido recientemente. Los primeros metros de camino son duros, la subida nos deja sin respiración. Hay  que descansar un par de veces para alcanzar la primera parte llana. La ruta es angosta pero agradable, la sombra de los árboles es un aliado para soportar el calor del sol. Después de una hora de caminata descendemos algunos metros hasta cruzar una amplia quebrada, luego de lo cual volvemos a subir lentamente. Hacia un costado se escucha el rumor del río Cocahuayco que nace de las entrañas de la catarata. Este tramo es el más difícil, hay que caminar sobre el fango. El ascenso se hace duro. Cruzamos un par de veces brazos del río y luego comienza un largo descenso a la sombra de enormes árboles. Se escuchan algunos loros, hay mariposas de vistosos colores y el sonido del río que corre a pocos metros del camino es la constante durante nuestra caminata.

Cuando faltan todavía unas dos horas o un poco más para llegar, aparece una especie de refugio de madera donde se puede recuperar un poco de energías. La lluvia casi que nos acompaña todo el camino. Ahora por momentos desaparece pero luego cae fuerte.  Cerca del refugio hay un par de casas habitadas por lugareños que venden productos básicos a los que llegan a este punto con las provisiones agotadas. Si tienen suerte, hasta una cervecita fría pueden encontrar aunque no sea lo mejor para lo que resta de la caminata.

DSC_0067 DSC_0069 DSC_0070 DSC_0071 DSC_0083 DSC_0084

Desde el refugio son casi dos horas más de caminata. Sigue lloviendo, aunque ahora es casi llovizna. Cruzamos algunos puentes y ya la catarata de Gocta se ve en todo su esplendor. Es realmente algo maravilloso. Está lejos aún, pero verla, ya es un gran estímulo para seguir la marcha.

Los últimos metros se hacen al bordeando el río. El sonido de la catarata se escucha muy cerca y muy fuerte. El bullicio de los loros nos da la bienvenida, aunque no podemos verlos, es evidente  que ellos nos están mirando desde la copas de los árboles. Cuando uno se va acercando a la caída de agua, queda totalmente empapado. Por más que no llueva, la cascada hace que siempre a sus pies, llueva. Hay que trepar un poco para llegar a tener una buena vista de la totalidad de la caída de ‘la chorrera’.

La satisfacción de haber llegado y contemplar tremenda belleza es inmensa. Unos minutos en el lugar bastan para quedar totalmente maravillados y pensando en lo pequeño que somos frente a la naturaleza.

DSC_0091 DSC_0104 DSC_0116 DSC_0136 DSC_0127

Llegar claro, a la cascada, es justo, la mitad del camino. Porque hay que volver y el camino es tan difícil a la vuelta como a la ida. O mejor dicho, es peor a la vuelta porque se acumula cansancio. Y para agravar un poco el panorama, la lluvia que nos acompañó casi toda la caminata ahora se transforma en un verdadero diluvio. Cuesta volver. El barrial es inmenso. Cruzamos a algunos pocos en camino de ida a la cascada y temo por ellos porque si no apresuran el paso, los agarrará la noche volviendo. Lejos, se siguen escuchando los loros. Estoy seguro de que nos están mirando.

Algunos datos para visitar la catarata:

  • Para visitar la catarata, desde Chachapoyas , se toma la ruta con dirección a Pedro Ruíz  hasta el puente Cocahuaico, que está a una hora de distancia. De aquí se sube por una carretera afirmada hasta el poblado de Cocachimba, recorrido que se hace en 20 minutos.
  • Hay que pagar una pequeña suma de entrada y luego , aparte, se paga el servicio de guía.
  • La catarata en meses de lluvia (diciembre a marzo) es majestuosa con una caída  que se escucha desde Cocachimba.
  • El sendero está marcado claramente, pero es de tierra-barro y resbala en algunos momentos
  • La mitad es en subida y la mitad en bajada. Es decir, subi y baja todo el tiempo.
  • En Cocachimba se pueden compra provisiones para la caminata, agua, etc.
  • Para los que no se animan a caminar, se pueden alquilar caballos para llegar hasta la cascada. O bien solo para la vuelta.
  • Imprescindible: llevar protección para el agua y una muda de ropa… igual, no hay forma de no terminar empapado!

Si quieren comentar, sugerir algo o hacer una crítica sobre este lugar, no duden en dejar su comentario. Está bueno poder hacer algo interactivo entre el blog y los lectores así todos aprendemos.

A los que les ha gustado este post, los invito a sumarse con un “Me Gusta” en la página de FACEBOOK o a suscribirse al blog para que les lleguen las novedades en su correo electrónico. Gracias!!

 

, , , , , , , ,

6 Responses to El camino a la cascada de Gocta

  1. Claudia Fogo 08/31/2016 at 18:06 #

    Maraviila que requiere buen ritmo y muchas garra para llegar a ella. Hermosas fotos y agua en todas las direcciones 😉
    Buen camino Pablo! amorabrazo.

    • polviajero 08/31/2016 at 23:27 #

      Tal cual!!! muuuucho esfuerzo pero vale la pena eh!!!!!

  2. Beatriz Arias Valenzuela 08/27/2016 at 21:52 #

    Bellisimo lugar,gracias P
    ablo .como siempre generoso nunca cambies.

    • polviajero 08/27/2016 at 23:07 #

      Buenas! gracias por tu comentario Beatriz! que lindo que te guste!

  3. Marchu 08/25/2016 at 17:09 #

    Wow!!que aventura que viviste para llegar tan cerca d esta Catarata!!! El lugar se ve tipo paraíso jajaja que buena data que das, el trayecto lo haces con un guía local o está todo señalizado!! Saludos

    • polviajero 08/25/2016 at 17:45 #

      Buenas! el sendero es uno solo pero igual te obligan a hacerlo con un guía local. Los chicos del pueblito se organizan para trabajar todos alguna tarde acompañando turistas. Es una gran gran experiencia!

Leave a Reply to Claudia Fogo Cancel reply

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes