Front page

Menu

De viaje por el interior de Lituania: los caraítas y las kibinai

Recorrer los países del Báltico supuso para mí un viaje por culturas realmente desconocidas. Si bien en la escuela nos enseñan bastante de la historia de Europa, es de “la otra” Europa… digamos que de esta región de Europa sabemos muy poco. En el viaje por Lituania aprendí mucho, casi como en una clase de historia a cielo abierto!

Llegué a Trakai una fría mañana de invierno con la esperanza de visitar su castillo. Algo me preocupaba: la noche anterior me había enterado en el hostel que hoy era feriado por una fiesta nacional lituana y quizás muchos lugares estén cerrados. Viajé igual porque había escuchado que la región donde se ubica el pueblito de Trakai es muy bonita por lo cual si el castillo estaba cerrado, de cualquier modo tendría con qué entretenerme. No solamente encontré el castillo abierto, sino que Trakai me encantó como encantan esos lugares que tienen magia: un castillo medieval enorme, un lago (congelado por cierto), un pueblito de casitas pintorescas alrededor… me sentía caminando por un cuento. Vacío por cierto, porque en las calles de esta aldea lituana no había nadie.

DSC_0181 (Copy) DSC_0182 (Copy) DSC_0183 (Copy) DSC_0185 (Copy) DSC_0186 (Copy) DSC_0187 (Copy)

Cuando uno llega a Trakai desde Vilna tiene que caminar un poco más de un kilómetro desde la estación de autobuses para llegar al puente que conecta con el castillo que está en el Lago. La primer parte de la caminata transcurre por la parte moderna del pueblo, pero a medida que uno se va acercando al castillo, el paisaje urbano cambia. Desaparecen las tiendas, los bancos, los cajeros automáticos y los supermercados. Aparecen casitas de madera muy sencillas pero de colores vivos, todas con un formato similar: rectangulares, techo de chapa acanalada, tres ventanas, cortinas blancas en cada ventana y muchas flores. Es que estamos transitando por la tierra de los custodios del castillo: los caraítas.

Resulta que en el pueblito de Trakai vive un grupo de descendientes caraítas. Los primeros caraítas fueron traídos por el Gran Duque Vytautas desde Crimea a fines del siglo XIV. Pero el origen de este pueblo se encuentra en la antigua Mesopotamia… Nunca imaginé encontrar tradiciones del cercano oriente viajando por Lituania pero la compleja historia de Europa hace que todo pueda ser.

DSC_0275 (Copy) DSC_0198 (Copy) DSC_0191 (Copy) DSC_0312 (Copy) DSC_0317 (Copy) DSC_0313 (Copy)

Los caraítas originalmente son judíos ortodoxos que seguían estrictamente las reglas del Tenaj (es decir, los 24 libros de la biblia hebrea) y desconocen la tradición rabínica.  Sus orígenes se ubican en Persia, en los actuales territorios de Irak y Afganistán aunque luego migraron hacia tierras turcas primero y hacia Crimea, después. Hace más de siete siglos, el Gran Duque Vytautas logró expandir las fronteras de Lituania hasta el Mar Negro, convirtiendo en súbditos suyos a los pobladores caraítas que habitaban aquella región de Crimea (hoy Ucrania). Específicamente Vytautas eligió a los caraítas como custodios de su castillo más importante, el Castillo de Trakai. Así se inició la historia de los caraítas lituanos que hoy siguen viviendo a orillas del lago como custodios del emblemático castillo de Trakai. Un dato interesante es que los caraítas lituanos son minoría entre los judíos del país (que son predominantemente rabínicos) por lo cual a lo largo de su historia fueron considerados una minoría dentro de la minoría. Sí, su historia es una historia de sucesivas marginaciones.  

DSC_0308 (Copy)

El emblemático Castillo de Trakai

DSC_0314 (Copy) DSC_0316 (Copy) DSC_0318 (Copy) DSC_0319 (Copy) DSC_0320 (Copy) DSC_0322 (Copy)

Hoy en día quedan pocas familias caraítas viviendo en el pueblo (según dicen, hay solo doce familias descendientes de los caraítas traídos por Vytautas). Tienen su espacio dedicado al culto, llamado kenesa, que es algo así como una sinagoga de estilo tradicional persa, construida completamente de madera. Las kenesas están conformadas por un portal de ingreso, donde los caraítas dejan sus zapatos, un espacio para el culto propio de las mujeres, en lo alto, para no ser vistas por los hombres, un salón principal llamado shulkhan, donde los hombres oran de rodillas por lo que se encuentra completamente alfombrado y donde se ubica el altar. Los caraítas consideran que cada ser humano tiene la obligación de estudiar las Escrituras y determinar por sí mismo el significado correcto de los mandamientos de Dios basándose en su propio razonamiento. Cada persona interpreta la Biblia ya que cada individuo será llamado a dar cuenta de sus propias acciones en el Día de Juicio Final. Una parte importante de la educación caraíta por lo tanto está dedicada a enseñar a interpretar a las Escrituras sin confiar en la opinión de nadie.

Otra de las tradiciones que mantienen los caraítas que siguen habitando el pueblo es el estilo de construcción de sus viviendas: se trata de casas de madera, pintadas de colores vivos, con una particularidad: tres ventanas. Según la tradición, las tres ventanas son un símbolo para dar la bienvenida cada día a Dios, al Mesías y al Gran Duque de Vytautas.

DSC_0324 (Copy) DSC_0325 (Copy) DSC_0326 (Copy) DSC_0331 (Copy)

Un detalle importante: la gastronomía de los caraítas es un imperdible en una visita a Trakai. Particularmente, hay algo muy parecido a las empanadas, las kibinas, que se venden en todos los restaurantes del pueblo y son realmente deliciosas (y bastante baratas). Son empanadas de carne de cordero y cebolla, un buen premio luego de un día de tanta caminata!

DSC_0311 (Copy)

Las kibinas, una buena forma de terminar un largo día

 Cómo llegar a Trakai?El pueblo de Trakai está ubicado a unos 30 kilómetros de la capital de Vilna, en Lituania.  Está ubicado en el territorio de un parque nacional con decenas y decenas de lagos a su alrededor. Algunas opciones para llegar son: – BUS: Desde Vilna se puede llegar en autobús con los buses 28 y 29 (intercity) que salen desde la estación terminal de autobuses cada media hora (o con frecuencia más alta en temporada alta).

– TREN: También desde Vilna se puede llegar en tren (desde la Estación Central de Vilna salen entre 9 y 12 trenes diarios, el trayecto dura unos cuarenta minutos y cuesta menos de 2 euros).

 Para quienes quieran  seguir leyendo sobre mi viaje por los países del Báltico , pueden  visitar la sección del blog referida a Europa                                     
Si quieren comentar, sugerir alguna visita en el destino, crítica o lo que gusten, no duden en dejar su comentario. Está bueno poder hacer algo interactivo entre el blog y los lectores así todos aprendemos. A los que les ha gustado este post, los invito a sumarse con un “Me Gusta” en la página de FACEBOOK o a suscribirse al blog para que les lleguen las novedades en su correo electrónico. Gracias!

 

 

, , , , ,

4 Responses to De viaje por el interior de Lituania: los caraítas y las kibinai

  1. Cristina 06/01/2015 at 21:05 #

    Es realmente interesantísimo tu recorrido, da gusto leerte y disfrutar tus fotos y relatos! Te felicito, lo comparto para que otros puedan verlo. Cuídate mucho.

    • polviajero 06/01/2015 at 23:51 #

      Que genial tu comentario!!! gracia Cristina!!! saludooos

  2. Marchu 05/30/2015 at 21:22 #

    Que hermosas son todas tus fotografías, algún día las tendrías q exponer a todas!! Súper interesante lo q explicas sobre los caraitas, realmente todo es muy didáctico sobre estas culturas tan distantes. Alucinantes de parecidas esa comidas a nuestras empanadas…ya me sorprendieron las pastris galesas, imagínate estas. Cariños

    • polviajero 05/31/2015 at 14:54 #

      Gracias Marchu!! tengo que probar las pastris ahora!!!

      Saludos!!!

Si querés, dejá tu comentario...

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes