Front page

Menu

♣ 2014 // 17º destino – Borobudur (Java – Indonesia)

En la isla de Java, a unos cuarenta kilómetros de Yogyakarta se encuentra el templo budista más grande que alguna vez se ha construido. Maravilla de la arquitectura del milenio anterior, repleto de símbolos y con muchas historias y leyendas que se han transmitido desde hace siglos, Borobudur amerita una visita indiscutiblemente en un viaje a la isla de Java.

La diversidad cultural de la Indonesia actual es resultado de sucesivos procesos de conquista y dominación que fueron cambiando la impronta de estas tierras. Hace más de 1500 años y bajo la influencia India florecieron en estas islas reinos hindú y budista. Algunos siglos después, comerciantes musulmanes trajeron el culto islámico y hoy Indonesia cuenta con la mayor población musulmana del mundo. Luego fue la llegada de los chinos para comerciar, tiempo después de los holandeses e incluso los japoneses a mediados del siglo XX… recién en ese momento Indonesia pudo proclamar su independencia. Esta historia de diversidad ha dejado su impronta en algunos hechos trágicos pero también en fabulosos monumentos: Borobudur es un claro ejemplo de ello. En la isla de Java, a unos cuarenta kilómetros de Yogyakarta se encuentra el templo budista más grande que alguna vez se ha construido. Maravilla de la arquitectura del milenio anterior, repleto de símbolos y con muchas historias y leyendas que se han transmitido desde hace siglos, Borobudur amerita una visita indiscutiblemente en un viaje a la isla de Java.

Una visita a la isla de Java no está completa si no se pasa al menos una tarde recorriendo el gran templo de Borobudur. Es el templo más grande del budismo en el Sudeste Asiático, una gigantesca estructura que, desde hace siglos, convoca peregrinos de todas las latitudes. Si uno dispone del tiempo, lo mejor es quedarse en el pueblo lindero al predio del templo y subir al cerro de noche para ver el templo en el amanecer. Esas imágenes son las mejores que se puede tener de una construcción tan majestuosa emplazada en un escenario natural tan bello. Borobudur emerge como una gran plataforma en medio de la densa selva central de la isla de Java. Dicen que antes la zona estaba cubierta por un pequeño lago que finalmente se secó y el templo semejaba a una flor de loto que nacía en el lago. No sé si alguna vez eso habrá existido. Hoy el gran templo se asienta sobre una colina rodeada de una espesa franja de vegetación y a lo lejos, muy lejos, se alzan los grandes volcanes de la isla. Esta imagen, cuando uno sube a la colina lindante en plena noche apenas se ve y con los primeros rayos de luz, el paisaje va cobrando vida. La bruma, los ruidos de la selva, las aves que despiertan y la inmensidad del templo hacen el resto. Es maravilloso contemplar desde lo alto, cómo Borobudur aparece.

1 (1)1 (3)1 (4)

1 (6)

Para llegar al templo de Borobudur desde Yogyakarta hay que realizar un viaje de unos cuarenta kilómetros. En taxi cuesta la excesiva suma de 50 dólares (una locura pagarlos), en combi con excursión se puede conseguir en 15 o 20 dólares y en moto, con un local y un buen casco, por unos 10 dólares se puede negociar el precio. Para ver el amanecer hay que salir a las cuatro de la mañana de Yogyakarta, y el viaje dura una hora aproximadamente. Al llegar al cerro con el mirador hay que pagar una entrada de 5 dólares (totalmente ilegal, pero bue…) y subir por un sendero unos 15 minutos. Es conveniente llevar linterna (o un buen celular que alumbre) porque este pequeño trekking se hace en el medio de la más profunda oscuridad y el sendero se pierda en la selva. Al llegar al mirador, solo queda disfrutar (y para hacer la espera más amena ahí arriba unos chicos del pueblo venden café bien caliente)

 3 (1)

Un poco de historia y arquitectura

El gran templo de Borobudur fue construido entre el 750 y el 830 d.C. y fue misteriosamente abandonado en el siglo XIV durante la conversión de Indonesia al Islam y el declive del Budismo y del Hinduismo en este archipiélago. En sus años de gloria, fue el templo más importante de la isla y llegar a él suponía cierta preparación por lo cual, los peregrinos pasaban primero por templos menores ubicados en Mendut y Pawon. Nada en Borobudur está librado al azar. Cada detalle de su construcción tiene un sentido dado que fue diseñado como un gigantesco mandala.

La estructura principal de Borobudur está compuesta por 9 plataformas. Las tres plataformas superiores son de forma circular, y se las denomina Arupadhatu, mientras que las seis plataformas inferiores son de forma cuadrada, llamadas Rupadhatu. Además, en 1885 se descubrió una estructura en la base a la que se le denominó Kamadhatu. Cuando llega a la entrada principal del templo (creo que es la entrada este por donde se sube), el viajero se encuentra con una sucesión de escaleras que van conectando cada una de esas plataformas. Desde hace siglos, los peregrinos ascienden por el templo hacia la cumbre simbolizando el camino hacia la “iluminación” espiritual. Los devotos daban dos vueltas en cada plataforma, y meditaban sobre los relieves que encontraban a cada lado de los pasillos. Entre la última plataforma cuadrada y la primera circular hay un arco coronado por una figura intimidante de un guardián. La referencia a un tránsito a un lugar más puro, donde espíritus malignos no tenían acceso. Este es un templo cargado de figuras y símbolos: ese guardián solo dejaría pasar a las almas más puras hacia la cima.

3 (2)

3 (3)3 (6)

Desde que uno ingresa al templo se encuentra con un espacio cargado de relieves y símbolos. Dicen que históricamente habrían tenido un sentido “catequístico”, es decir, de enseñanza, para los devotos. Las escenas talladas en los muros de cada nivel representan la historia del Buda, sus diversas encarnaciones y el camino que los fieles deben seguir para alcanzar el Nirvana.

Las estatuas de Buda, muchas de las cuales se encuentran mutiladas y algunas desaparecidas, se encuentran distribuidas de forma diferente en las plataformas cuadradas que en las circulares.

En de las cinco plataformas cuadradas, las estatuas de Buda, que suman 432, se encuentran en nichos, ubicados en filas mirando hacia el exterior del templo. Ahora bien, el número de Budas disminuye conforme se va ascendiendo de plataformas. Así, la primera plataforma contiene 104 nichos, la segunda 104, la tercera 88, la cuarta 72 y la quinta 64. Las plataformas redondas superiores tienen otra estructura, contienen 72 pequeñas estupas perforadas (que también descienden en número pero aumentan en tamaño a medida que se asciende: en el primer nivel hay 32 estupas, y se reducen a 24 en el segundo y 16 en el tercero. Las estupas en forma de campana de las plataformas circulares tienen aberturas y encierran dentro de sí la figura de un Buda. Esto es algo completamente inusual, que no he visto en otros países del Asia, y tal vez se deba a un sincretismo entre la religión budista y antiguas tradiciones javanesas, en las que los ascetas solían irse a meditar a cuevas. Si bien a primera vista los Budas que se hallan en el interior de las estupas parecen iguales, todos ellos sentados en la posición de flor de loto, es decir, sentados sobre sus piernas cruzadas, la diferente posición de las manos representa diversos estados de meditación.

3 (7)

3 (9)

La última gran estupa, coronada por un pináculo octogonal, no tiene ninguna abertura y en su interior se dice que se hallaba un buda de oro, robado por un explorador holandés, aunque no se ha podido comprobar esta teoría. La simpleza y sobriedad de esta forma contrasta con la riqueza barroca de los relieves que se encuentran más abajo, e imagino que tiene que ver precisamente con la austeridad y simplicidad que pregonaba Buda.

Sobre el recorrido por Borobudur:

Borobudur históricamente fue un centro religioso y hoy en día es uno de los mayores centros turísticos de Java, con todo lo bueno y todo lo malo que eso implica. Es muy fácil acceder a él. Solo hay que saber cuánto uno está dispuesto a gastar:

–       En taxi privado con cualquiera de las empresas que lo ofrecen ya desde el aeropuerto de Yogyakarta: de 50 a 60 dólares

–       En combi con grupo organizado por cualquiera de los hostels de la ciudad: desde 15 a 25 dólares (con un mínimo de 2 personas).

–       En moto, a regatear todo lo que se pueda: yo logré bajar el precio a 10 dólares porque fui de noche y me esperó todo el tiempo que quise… podría ser más barato.

3 (11)

La entrada a Borobudur es excesivamente cara: ronda los 20 dólares. Se puede comprar en el ingreso al templo o bien en los hostels (que dicen que la venden más barata pero no es cierto). Hay descuento para estudiantes presentando una credencial y si se compra para el mismo día la entrada para Prambanan, cuestan ambas 30 dólares (comprarlas por separado supone un poco más de 40 dólares –pero si se compra el combo deben usarse el mismo día y la verdad que es mucho para ver en un solo día-.

El templo de Borobudur está rodeado por un enorme complejo, con un amplio estacionamiento y decenas de pequeños restaurantes / cafeterías donde se puede desayunar o almorzar por unas pocas rupias.

Al ingresar al templo, quienes no lo tengan, deben pasar a recoger una de las típicas telas con las que se cubren las piernas los hombres en Indonesia, por más que uno tenga pantalón largo. Se está ingresando a un templo y se deben respetar las reglas.

4 (1)

En el ingreso al templo hay guías que por unas pocas rupias se ofrecen a acompañarte en el recorrido. En mi caso, lo que hice fue escuchar las explicaciones de los guías de los chinos que estaban por todos lados. Recorrer el templo lleva unas 3 horas si a uno le interesan este tiempo de construcciones… si no, puede ser mucho más breve. Yo aproveché para disfrutar de uno de los pocos días de sol en la Isla, me quedé arriba disfrutando del paisaje y charlando con las decenas de chicos que se te acercan a pedirte una foto o para practicar su inglés. Son muy cordiales, aunque a veces fastidian, pero bueno… aquí me dieron ganas y disfruté mucho de su compañía.

Al salir del templo comienza la carrera contra los vendedores. Son cientos y están casi desde donde termina el último escalón. Para llegar a la salida hay que atravesar un gran complejo de negocios de souvenirs donde se vende hasta lo inimaginable. Lo más bizarro que vi fue una remera con la cara de Justin Biever y detrás el templo de Borobudur. O sea… hay de todo!!!

30 (27)

30 (30)

Algunos datos para tomar dimensión de lo colosal de este templo:

  •     Longitud de cada lado de la base cuadrangular: 123 m.
  •     Altura original: 42 m (Altura actual: 35 m.)
  •    Material utilizado para su construcción: 55.000 m3 de roca de origen volcánico.
  •    504 estatuas de Buda

Si quieren seguir leyendo sobre el SUDESTE ASÍATiCO pueden hacerlo en SUDESTE ASIÁTICO

A los que les haya gustado este post, los invito a sumarse con un “Me Gusta” en la página de facebook (http://www.facebook.com/Viajandoandoporelmundo) o a suscribirse al blog para que les lleguen las novedades en su correo electrónico. Gracias!

, , , , ,

Trackbacks/Pingbacks

  1. Especial del mes de Abril: En el día del constructor - Red ViajAR - 04/16/2014

    […] Se encuentra en la Isla de Java y según Viajando Ando, el templo budista más grande que alguna vez se ha construido: […]

Si querés, dejá tu comentario...

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes